PSOE e PP a mesma merda são!

Publicado em: 22/05/2011 às 09:56
PSOE e PP a  mesma merda são!

Por Raúl Crespo.

A través de Internet los jóvenes españoles se convocaron. “Toma la calle el 15 de mayo” decían los mails. El movimiento democracia real o 15M culpan a los partidos socialistas (PSOE) de José Luis Rodríguez Zapatero, y al partido popular (PP) de Mariano Rajoy, de una dictadura bipartidista, de ser una ilusión política y de no representar la verdadera democracia. “PSOE y PP la misma mierda son” es el grito de miles de españoles en la emblemática plaza madrileña Puerta del Sol, llamada hoy “plaza solución”.

“Que paguen la crisis los culpables. Más impuestos para sanidad no para 35000 coches oficiales. Menos policías mas educación. Los derechos se conquistan. Rebeldes sin casa. Paraos moveos”. ¡Demócratas no te calles, a la calle!

Rosa María Artaz, periodista española dice” la situación en España no es comparable a la de los países árabes. La respuesta española surgió antes que sea demasiado tarde”.

“Indignaos” libro de 60 páginas de Stephane Hessel, se rego como pólvora para hacer estallar el polvorín, ya se publica en 30 idiomas. “Es tiempo de acción, de participación no de resignación. Es tiempo de movilizarse, de ser actores, no solo de espectadores impasibles. Es parte del prologo de “Indignaos” que jóvenes en Londres, Ámsterdam, Berlín, Buenos Aires, Paris, leen. “Es tiempo de actuar” pidió Hessel a los jóvenes y estos están reaccionando en estas ciudades, según los medios de comunicación.

“El libro es bastante informativo y ha hecho mella porque la indignación es latente, tan solo faltaba la espoleta y esa espoleta se condenso en 10 razones para cambiar el rumbo de la nave, aunque los lideres continúen al mando y al timón” dice Artaz.

Hessel, fue miembro de la resistencia francesa y superviviente del campo de concentración alemán de Buchenwald, además es el único redactor vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

“Los políticos como los medios viven alejados de la realidad, ellos están en el Olimpo y no miran hacia abajo, no quisieron enterarse y ahora ven peligro y atacan” manifestó Hessel.

Los medios publican que esta indignación es “flor de un día” porque no tiene contenido, pero, ¿por qué exigir a la sociedad lo que no dan los políticos? “Los medios en sus programas carecen de propuestas, ahora, hay propuestas concretas” agrega Artaz. “Y, es que se amaneció con un catalogo de ideas para combatir el desempleo, la crisis inmobiliaria y para controlar a la banca” concluyo la periodista.

Los jóvenes creen que las ideologías políticas lo que fue, lo que ha sido y lo que será, no va más. Es la percepción de lo que se ve en las ultimas revueltas de Egipto, Túnez, Siria, Libia, España. Hay que verlo desde el punto de vista ideológico que no ha hecho nada por una democracia real. Estas protestas dicen basta a la democracia prostituida, corrupta y en extremo politizada por los perros que aúllan a media luz por sostener medias democracias pálidas y sin rumbo.

Algo más grande y más estable que una ideología política se requiere para marcar diferencias dentro de una economía global. La economía no es ni socialista ni comunista, es exclusivamente capitalista, de no veamos lo que ocurre en China, hoy por hoy la segunda economía del mundo, o en Rusia, potente economía emergente, administrados por partidos comunistas, pero, con economías capitalistas. Cuba, con cambios políticos-económicos privados se requieren para revitalizar su revolución.

El capitalismo ya no es un accidente como en sus inicios, ahora, es un interés político que mutila las dimensiones humanas y naturales primordiales para sostener la desigualdad social. Desde hace siglos busca definirse con la triple herencia de militarismo, pobreza e ignorancia, comida para sostener la rebeldía que a su vez alimenta  las revoluciones que se extienden por la tierra como un elemento básico de sobrevivencia. Lamentablemente poco aprovechadas por el gusto al poder.

Para otra suerte democrática es necesario romper con las costumbres políticas, culturales e informativas en el entorno social para poder construir un prototipo de democracia participativa que supere la democracia electoral y que viva de la realidad. Después, en su momento, iniciar una nueva lucha regional con alcance global con la participación de las bases, los únicos capaces de inyectarle nuevo espíritu rebelde, con los nuevos conocimientos de la juventud a las revoluciones.

Los jóvenes quieren construir la utopía. Nuestra obligación revolucionaria es ayudarlos para que no sean barridos por la represión de los gobiernos y los hábitos culturales del egoísmo y la indiferencia. Hay que aprovechar la ruptura mental que encuentra adeptos. Es la primera generación revolucionaria que utiliza la tecnología para masificar las protestas superando el control mediático por parte de los gobiernos.

Es la primera generación que enfrenta masivamente las ideologías políticas de uno y otro por una democracia participativa real. Ni exclusivamente política ni exclusivamente informática cuyo poder lo tenían los medios de comunicación y los partidos, ahora, constantemente superados por las redes sociales en el Internet. Nuevo elemento tecnológico utilizado por los jóvenes para construir nuevas democracias.

A falta de espacio político democrático hay que hacer revolución. Las revoluciones controladas por el Estado, se contentan con lo ordinario justificando el orden existente en nombre de la democracia partidista. En el 2011 los jóvenes del mundo usando la tecnología buscan una ideología más simple, práctica y más participativa por lo tanto más real. Es un fenómeno revolucionario que, por el bien de la humanidad debe ser universal.

Se requiere una resocialización en las bases del pueblo para un socialismo desde abajo capaz de desconectar los hábitos síquicos, capaces de romper con la idolatría representativa y con las medias revoluciones.

Hay que multiplicar esta desconexión para que no sea solo emocional sino intelectual, hay que reorganizar el conocimiento revolucionario de la mano con la tecnología capaz de incidir en la cultura desde el modo de comer y dormir, así, como sus tontas costumbres y prohibiciones, y su gran piedad con la mediocridad.

Las nuevas revoluciones ya nacieron para su propagación.

Imagem: pressbrowser.com

 

Deixe uma resposta