Prêmio anticastrista, em troca do quê…?

Por Roberto Quesada.

“La justicia no espera ningún premio. Se la acepta por ella misma. Y de igual manera son todas las virtudes”. —Marco Tulio Cicerón.

En estos tiempos en que nuestro país es cada vez menos nuestro, la injerencia externa parece no tener fin, y es por ello que debe de preocuparnos no el premio en sí sino las razones por las que se premiará al presidente Porfirio Lobo Sosa.

Aunque el nombre suene rimbombante  Instituto Congresional de Liderazgo Hispano de Estados Unidos, en realidad es una organización no solo anticastrista sino que intenta detener todos los procesos ni siquiera revolucionarios sino reformistas en la América Latina y tienen nexos y acciones directas con los sectores más conservadores y retrógrados en los diferentes países latinoamericanos.

Su presidente es Lincoln Díaz Balart, también lo integra su hermano Mario Díaz Balart y, por supuesto, la conocida congresista Ileana Ros-Lehtinen, además, entre otros el congresista texano Henry Cuellar, el puertorriqueño Pedro Pierluisi,  Devin Nunes de origen portugués y otros por el estilo, unidos por el común denominador de ser ultraconservadores (www.chli.org/).

Tanto los Díaz-Balart como Ros-Lehtinen, adquirieron renombre por su férrea oposición a la revolución cubana, en esos tiempos su objetivo era Cuba y especialmente Fidel Castro. Al paso del tiempo y con los incontables fracasos por derribar al gobierno revolucionario, comenzaron a atacar a quienes se decían amigos del gobierno cubano. Y en fechas recientes ante la fortaleza —pese al embargo estadounidense,  la caía de la Unión Soviética y otras vicisitudes—de la Cuba revolucionaria, tomaron como objetivo más cercano y posiblemente  no tan afirmado en el poder como los Castros, al presidente Hugo Chávez Frías. Pero  subestimaron la revolución bolivariana y también allí no han sido exitosas sus campañas, entonces, como vía para continuar con su objetivo cubano-venezolano, aprovecharon a la avara y retrógrada oligarquía hondureña, a un enfermo por el poder como lo es Roberto Micheletti y se unieron para asestar el golpe de Estado que hoy por  hoy tiene a nuestro país en ruinas y con la amenaza latente de ir a peor.

Ahora ha ido personalmente Lincoln Díaz-Balart a notificar a Lobo Sosa de haber obtenido el premio de ellos “por unanimidad”. En el fondo el premio es lo de menos sino que se busca afianzar a Honduras como la plataforma para la agresión a otros países vecinos. Y es así que los enemigos de otros gobiernos y los enemigos internos del pueblo hondureño han llevado a Honduras a convertirse en una especie de territorio de nadie y donde florece todo lo que sea conspiración, crimen, antihumanismo.

El año pasado este “premio” fue otorgado al presidente mexicano Felipe Calderón, y como  deja claro el reporte de Claudia Herrera y David Brooks (La Jornada, de México, Jueves 12 de mayo de 2011, p. 5),  siempre es a cambio de algo: “Washington, 11 de mayo. La presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, la republicana Ileana Ros-Lehtinen, premió al presidente Felipe Calderón y le pidió cambie la política del gobierno mexicano en materia de deportación de cubanos oprimidos por el régimen de Raúl Castro.

El mandatario mexicano no dio respuesta, pero Ros-Lehtinen había sido enfática en “llamar su atención” sobre la necesidad de modificar la política migratoria mexicana a partir de la muerte en Cuba del activista Juan Wilfredo Soto, la semana pasada.

“Espero que esto lo lleve a reconsiderar la posición de México sobre la deportación de cubanos de regreso al régimen que los oprime”, expresó la congresista, una de las más poderosas de este país.”

Como se ve con claridad absoluta,  el señor Calderón con esa “llamada de atención”  no fue tratado como presidente sino como mandadero.  Y continúa La Jornada:

“Calderón fue galardonado con el Premio al Liderazgo Internacional, por el Instituto de Líderes Hispanos del Congreso (CHLI, por sus siglas en inglés), que encabezan Lincoln Díaz Balart y Ros-Lehtinen, dos de las figuras más conocidas del lobby anticastrista y conservador de la comunidad cubano-estadunidense de Miami.

De hecho, Díaz Balart resaltó, al inicio de la ceremonia, que su organización apoya “a los oprimidos de Cuba, la lucha en Venezuela contra su dictador y sus tentáculos en Ecuador”. Tanto Díaz Balart como la congresista eran simpatizantes y ayudaron al terrorista Luis Posada Carriles y a Orlando Bosch.”

Y tampoco La Jornada se olvidó de nuestra patria, Honduras:

“El presidente Calderón llamó a los latinos a trabajar para evitar la hostilidad y el odio hacia esta comunidad. Aseguró que él trabaja para crear empleos y dar salud a los mexicanos para que no emigren a Estados Unidos. Ahí fue elogiado por la congresista (Ros-Lehtinen), quien se ha distinguido por su defensa de gobiernos conservadores en el hemisferio, y porque fue una de las primeras en justificar y defender el golpe de Estado en Honduras. También ha sido muy explícita en su condena a los gobiernos de Hugo Chávez (Venezuela) y Evo Morales (Bolivia), entre otros”.

Unas y unos pocos están metiendo a nuestro país en guerras que no son nuestras: unos quieren combatir la revolución cubana, otros la revolución bolivariana, hay quienes pretenden combatir el narco o crimen organizado, no faltará quienes quieran atacar al sandinismo… Y  no es de dudar que estos premios y estos viajes son los preparativos para evitar que Honduras tenga elecciones libres y transparentes, tal parece la conspiración ha comenzado—o no se ha detenido—contra el pueblo hondureño. Alerta Honduras.

Por supuesto, debe entenderse que don Pepe Lobo no debe renunciar al premio, pues ya de por sí no lo quieren por lo que ellos consideran “sus coqueteos con Hugo Chávez”, y de hacerlo se consideraría un desaire y le caerían con todo a su debilitado gobierno. Quizá una respuesta sencilla y sincera que puede dar en el caso de que intenten imposiciones es responderles: “Recuerden que yo no soy el dueño del país, soy solamente el presidente, el dueño es el pueblo y no lo sabían sino hasta hace poco empiezan a darse cuenta… Desde que a algunos/as se les ocurrió asestar un golpe de Estado”.

Nueva York NY 29 febrero 2012

[email protected]

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.