Honduras: A festa dos urubus

Publicado em: 13/03/2014 às 11:14
Honduras: A festa dos urubus

Buitres

El mandato del poder ejecutivo que ordena el cierre de más de 5 mil organizaciones no gubernamentales en Honduras, se asemeja al preámbulo de un escenario estatal de acabar con el pensamiento crítico y las alternativas que hacen frente, a la desidia de las Honduras.

Por Ronnie Huete S.*

Latinoamérica, 11 de mar.  Con la clausura del Comité por la Libertad de Expresión C-Libre, cuyo mandato gubernamental se publicó recientemente en el diario oficial La Gaceta de Honduras, se responde a la iniciativa que ha tenido está institución en defensa de los derechos humanos, la promoción de la libertad de expresión y pensamiento.

En el anterior gobierno de Porfirio Lobo Sosa, se intento realizar una reforma a la ley del espectro radioeléctrico, a través de la iniciativa que presentó C-Libre en su momento, con el fin de democratizar la información en la nación centroamericana, sin embargo las reacciones del minúsculo grupo monopólico que posee el control de la información en Honduras, fueron contrarias a la democratización de la información.

Esta propuesta que presentó C-Libre para el desarrollo de la libertad de expresión y pensamiento en Honduras, fue objeto de discusión en diversas ex ponencias con sectores a favor y opuestos a este intento de reforma de la ley.

Ante los señalamientos que hizo C-Libre, en cuanto a la programación desinformativa y degenerativa que publican estos emporios de la comunicación en Honduras, fueron respondidas con una guerra mediática, en donde los conceptos de libertad de expresión y democratización de la información, se mudaron literalmente a una “ley mordaza”.

                                                                   Enajenamiento
                                                                               

Fue el tercer mes de 2013 cuando algunos medios escritos, televisivos, radiales y electrónicos, en un acuerdo unísono iniciaron a publicar que C-libre propugnaba “una ley mordaza”.

La acción mediática contra las intenciones de C-Libre inmediatamente causó entre los receptores una apología del odio, como producto de la manipulación informativa que tergiverso los hechos.

La poca validez que posee la información que se produce en Honduras, responde más al enajenamiento de las masas que a desarrollar su criterio como opinión publica o a educar y orientar en pro del respeto de los derechos humanos, la tolerancia, la solidaridad y los valores que enaltecen la virtud de un ser humano, para convivir en paz.

Al contrario, los dueños de los medios de comunicación tradicionales en Honduras intentan sesgadamente incitar a la violencia, crear estigmas en ciertos poblados, como la criminalización de la pobreza, y  la alabanza desmedida a iconos artísticos internacionales.

                                                                  Realidad paralela

Elementos mediáticos que causan un espejismo de realidad hondureña, muy legos de la esencia real en que viven aproximadamente 8 millones de habitantes.

Esta leve descripción de los intereses de manipulación del pensamiento de las masas en un país como Honduras, fue un señalamiento que valientemente C-Libre efectuó en 2013, sin embargo los poderes facticos apañaron tal iniciativa, creando una realidad paralela.

El mandato que clausura oficialmente a C-Libre como institución defensora de la libertad de expresión se asemeja aun daño colateral social en respuesta a las acciones nobles que esta institución no gubernamental, ha desarrollado desde su nacimiento.

En sus inicios, C-Libre apoyó a periodistas que en su momento fueron también victimas de la censura mediática de los dueños de los medios tradicionales en esa nación centroamericana, y que ahora enmudecen en el más impune silencio al no denunciar este acontecimiento dictatorial.

                                                                    Vulnerabilidad

El actual gobierno que administra este Estado latinoamericano de Honduras, fue elegido en unas cuestionadas elecciones presidenciales por observadores internacionales, quienes adujeron un posible fraude.

Lejos de esta cuestionada elección presidencial, actualmente Honduras, es golpeada en su libertad de expresión y pensamiento, puesto que el cierre de C-Libre, sitúa a este país que reporta más de 30 periodistas asesinados en los últimos 4 años, en un estado de mayor vulnerabilidad.

Un camino viable y tolerante para el rescate del trabajo que ha desempeñado C-Libre es solicitar el respaldo internacional ante las organizaciones internacionales, que trabajan por la libertad de prensa y expresión en el mundo, cuyo derecho humano, se convierte en columna vertebral de la Carta Universal de los Derechos Humanos.

Estas acciones autoritarias o dictatoriales, ubican en peligro el pensamiento de la humanidad  que habita Honduras, y su derecho a la información.

Acciones que se asemejan al ímpetu natural que posee el buitre al esperar la putrefacción del cuerpo sin vida, para después saciar su hambre con el banquete que produjo la muerte. Pero, ¿cual será la insatisfacción personal que orillan a estos grupos monopólicos a través de su gendarme gubernamental del Estado, para efectuar estas acciones que hacen agonizar la paz en el corazón de América?

*Corresponsal voluntario de la revista Caros Amigos editada en São Paulo (Brasil) para Centroamérica, de la agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red, del portal  http://desacato.info , editado  en Florianópolis (Brasil) y de  hondudiario.com. Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan el Estado de Honduras y sus órganos paramilitares.

Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan el Estado de Honduras y sus órganos para militares.

 

Deixe uma resposta