Frente unida com o Vaticano

Publicado em: 26/11/2010 às 11:27
Frente unida com o Vaticano


Por Raúl Crespo.

Nunca la guerra es una guerra solo de aviones, tanques, soldados y barcos, exclusivamente, en las fases no militares de la guerra la Iglesia tiene formidables recursos. Una fe arraigada en las mujeres y en los hombres con que oponerse al progreso del socialismo.

El Vaticano promueve con la jerarquía eclesiástica una organización disciplinada que penetra en la sociedad desde los niveles mas elevados hasta la masa, dos mil años de experiencia y las lecciones asimiladas en este tiempo. Llevan dos siglos oponiéndose al comunismo y en la época actual al socialismo. Ayudaron a destruir a la URSS desde Polonia, el sentido común más simple, por lo tanto, señala a la Iglesia con los países desarrollados y el imperio norteamericano en un frente unido firmemente asentado en intereses objetivos.

Los intereses pasados y los que son, están relacionados con las ilusiones del Vaticano, vivir al lado de los fuertes, el imperio, las naciones desarrolladas, las monarquías, que ayudan a sostener, porque, la Iglesia no puede sobrevivir bajo un sistema con poder social.

Los acontecimientos en China, Rusia, Cuba, ahora en Venezuela, son testimonio elocuentísimo de este hecho, de tal suerte que, la Iglesia se ve obligada a compartir el objetivo de la lucha mundial contra el socialismo arrimada al poder económico del imperialismo. La Iglesia y el capitalismo se necesitan mutuamente, siempre fue así, tienen además, mucho que ganar estando unidos.

Desde Constantino la Iglesia católica comprendió los usos del brazo secular, la Iglesia colabora con notables medios con los servicios secretos en la persuasión, planificación y organización de las contrarrevoluciones a cambio de lavar dinero falso de las mafias, y otros acontecimientos en países con procesos revolucionarios.

El Papa Benedicto XVI y 150 cardenales, la cúpula mundial de la Iglesia católica se reunieron para analizar el avance del socialismo en el mundo y otros temas. El jueves pasado el Vaticano, advirtió a China, que no obligara a los obispos leales al Papa a acudir a la ordenación de un obispo que es miembro de la Iglesia respaldada por el Estado, y que no reconoce al Pontífice.

El actual pretexto para convocar a la jerarquía eclesiástica mundial al Vaticano es, “una lucha eficaz y coordinada contra la pederastia en la Iglesia católica y la actualización de la legislación canónica frente al delito de abuso sexual del menor” informo el Vaticano. La ola de abusos estallo a fines del año pasado en Irlanda, luego se extendió a Alemania, Austria, Italia, Holanda, Bélgica, EEUU, Brasil, Perú, Argentina, Chile, Paraguay. En mayo pasado Benedicto, reconoció que la mayor persecución que sufre la institución no viene de los “enemigos de afuera” sino de sus propios pecados.

El Vaticano se decidió incorporar a loa anglicanos. El vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi,  informo que el objetivo del Papa es escuchar con atención a los cardenales. La jerarquía católica de Venezuela, constantemente se queja del gobierno del presidente Chávez.

La religión católica según el Vaticano tiene 1200 millones de fieles, en esta reunión el Papa ordeno a 24 nuevos cardenales entre ellos un ecuatoriano, cada uno de ellos es un contrarrevolucionario que luchara al lado del imperialismo y de la oposición para defender sus intereses, acto celebrado en el consistorio o Basílica de San Pedro.

Es ridículo que el condón abra la puerta del siglo XXI a la Iglesia católica. El uso del condón estaba prohibido por el Vaticano, Benedicto facilita la flexibilización del uso del preservativo, declaración que el mundo aplaudió lo mismo que la OMS por su lucha contra el Sida. Prohibiciones hipócritas son el sello del Vaticano, y resulta desagradable para millones de seres humanos cuando hay tantas infecciones venéreas, muchas de ellas usadas de manera violenta por el propio sistema que la Iglesia defiende.

Esta falsa moral es trasmitida a todas las Iglesias del mundo de manera equivocada por no clasificar los problemas en su real dimensión y en un orden ético adecuado es, en gran parte una estrategia para sostener los prejuicios que alimentan la falsa moral que utiliza la Iglesia desde hace 2000 años como estrategia política. Prohibiciones, abiertamente irreales de una Iglesia aliada del imperialismo internacional no tiene, aparte de su verdad o de su falsedad, nada que ver con la realidad social y cultural de sus mismos seguidores.

Admitamos o rechacemos el acertó de que el Vaticano fue o podría ser junto al imperio Estados que quieren gobernar el mundo, lo cierto es que el mundo ya no se halla bajo la amenaza del Vaticano, pero, la amenaza de gobernar el mundo por parte de EEUU, con ayuda del Vaticano es cada vez mas real.

Un frente unido de acción de la variedad imperialista-católica es un expediente para devorar a los pueblos, frente unido que no es unidad, nunca podrá serlo entre EEUU y el Vaticano, juntos es, meramente, una colaboración para propósitos específicos que comparten, terminar con el Islam y con la izquierda política.

Algo muy difícil de conseguir porque la mayor parte de sus fieles en el catolicismo como en el islamismo son sociedades materialmente atrasadas, también es, en la realidad, una poderosa fuerza anticapitalista. Desde hace siglos la religión católica ha querido destruir a los musulmanes y no ha podido, y desde hace 200 años el capitalismo con la ayuda de la Iglesia combate al comunismo.

La importancia estratégica de las zonas musulmanas es notable y no solo en el Medio Oriente, la presencia de los musulmanes esta en África, Indonesia, China, Pakistán, Rusia, Afganistán, y de apoco penetran en America Latina, ya lo hicieron en EEUU, contrapeso para loa miles de agentes y asesores adiestrados en escuelas especiales en EEUU, Europa y en el Vaticano, encargados de sostener la propaganda contra el socialismo, por eso, su éxito no es el esperado siglos después.

La política ejecutada en el Medio Oriente, asegurando la enemistad de todos los amigos en potencia dentro de todos los campos, es una estrategia hoy  ejecutada en Asia, en África, con ayuda del Vaticano, tantos libros hablan desde hace décadas sobre el despertar de las masas asiáticas, es en realidad, el despertar de grupos de intelectuales educados en EEUU y en Europa, que pueden levantar y usar ciertos sectores de las masas a conveniencia.

Hoy, igual que antes, los cardenales hablan de Sumatra, Birmania, Corea del Norte, Irán, India, China, Rusia, Venezuela, Cuba, en términos de gobiernos amigos de EEUU, mediante la mágica repetición de formulas, tierras en la que, junto a America Latina sus pueblos carecen de industrias y de una mejor cultura, inestables políticamente y en un permanente subdesarrollo, en ese terreno, las mejores intenciones del Vaticano, rinden frutos domesticando a la población, fácilmente producen y sostienen gobiernos que descansan sobre los fusiles y la falsa moral de la Iglesia.

Deixe uma resposta