Crápulas!


Por Narciso Isa Conde.

Abundan los(as) políticos corruptos. Los hay -y no pocos- que bien podrían ser calificados de mafiosos.

Corruptos y corruptores.

Expertos en tráfico de influencia, especialistas en narco-conexiones, socios de cárteles de la construcción. Con maestrías en clientelismo y doctorados en “show mediáticos”.

Unos en venta y otros sobornadores.

Tránsfugas.

Armadores de sistemas de privilegios, contrabandistas y socios de clanes militares conectados a todas las formas de corrupción.

“Panas full” de empresarios inescrupulosos.

Políticos promotores de fraudes electorales, espionajes telefónicos y chantajes.

Entreguistas. Depredadores. Acosadores. Violadores.

Racistas. Trujillistas. Balagueristas.

De la CIA y el Mossad.

Los hay caudillos nacionales y caciques provinciales o locales.

Todos/as conforman la estructura dominante de la partidocracia, que desplegando constantemente su capacidad de corrupción y enajenación mediática masiva, se reproduce a través de la perversión del sufragio, del voto ensuciado, de elecciones y reelecciones condicionadas por el dinero fácil y por el poder del lumpen-capitalismo criollo y mundial.

Ha habido -y hay- escándalos Peme, Renove, Sun Land, Bono-gas, Quirino, Nelson Solano, Marbella, Paya, Agosto, Atiemar, “barrilitos”, sobrecitos, Rolls Royce, desayunos contaminados, Barrick Gold, cuartos y pollos desde helicópteros, “sectores externos” contaminados, igualas con la Lotería y otras instituciones, concesiones mineras dolosas; legisladores, fiscales, magistrados electorales y contables mercenarios.

Hay jefes de policiales bañados en sangre, droga y corrupción, protegidos por eminencias políticas, la curia perversa y el gran capital. Responsables del poder criminal de bestias como  Adriano Román.

Esos políticos dan asco. .

Pero lo hay peores entre los muy malos, los cuales reúnen en sí mismo todas estas malas mañas sin pudor.

Un concentrado de inmundicia y fechorías,  de fortunas al vapor, mansiones veraniegas escalofriantes, helicópteros y áreas estatales convertidas en botines; prestos a venderse al grupo que mas beneficios le de; capaces de cualquier fechoría e inmunes a evidencias y acusaciones fundadas.

Cínicos. Desfachatados. Impúdicos.

¡Crápulas políticas!

Pero después de todo, cuando observo bien la dinámica de este sistema de corrupción, me pregunto: ¿son ellos los peores o son todavía más perversos los que los contratan y usan?

Y entonces brota mi indignación frente al poder que nos domina y ella se encarga de espolear el deseo de enfrentarlo hasta hacerlo añicos para crear lo nuevo.

COMPARTILHAR
Artigo anteriorFatOX RelevanteX
Próximo artigoAs viúvas de Eike Batista

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.