Brasil com temperamento de mulher

Publicado em: 01/11/2010 às 14:40
Brasil com temperamento de mulher

Por Raúl Crespo.

“Dilma debes cambiar ese perfil de oficinista para identificarte mas con el pueblo” le sugirió  en marzo del 2008 el presidente Luis Lula da Silva, a su jefa de la casa civil. Ni el cáncer linfático detectado en el 2009 a Dilma Rousseff, detuvo a Lula, para convertirla en la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) sin nunca haberse presentado a una elección.

Hija de una maestra brasileña y del inmigrante búlgaro Petar Rusev, el apellido recibió retoques presidenciables a Rousseff, creció en un hogar de clase media en Belo Horizonte, el golpe de Estado en 1964 la encontró estudiando en el colegio Estadual Central, un polo efervescente de izquierda en la época.

A los 16 años estaba compenetrada con la organización política obrera, a los 19 años se caso con Claudio Galeno, y paso al comando de liberación (Colina) que derivo en el grupo vanguardia popular revolucionario Palmares, perseguida, encarcelada, torturada, después de su divorcio conoció a Carlos de Araujo, con quien tuvo a su única hija Paula en 1976. El mes pasado, le dio su primer nieto Gabriel.

“Yo la vi mejor que todos los candidatos al Ministerio de Energía, llego con su “netbook” hablaba claro y mostraba mucha competencia, entonces la elegí” recuerda Lula. En enero pasado con su cabello creciendo tras haber superado el cáncer lanza el plan “Mi casa Mi vida” para construir un millón de casas populares, dejo el cargo para ser la presidente de Brasil, primera mujer que gana la presidencia de la mayor economía de Latinoamérica y la octava economía del mundo.

Recibe el país con un desempleo del 6.2%, 30 millones de pobres, 9.6% de analfabetismo, una reserva de 282.961 millones de dólares, un PIB en alza situado en 7.5% con una inflación acumulada en 3.6%. Para el 2009 Brasil, recibió una inversión de más o menos 26.000 millones de dólares, tiene un superávit comercial de 25.348 millones de dólares, estadística del 2009, lo que le permite un PIB perca pita de 8235 dólares.

Brasil, está marcado por un buen crecimiento económico y un liderazgo internacional que le puede permitir acceder al Consejo de Seguridad y ubicarse en el próximo G10. Empresas como Embraer pudieran ser contratistas del Pentágono, y Petrobras, Odebrecht, entre otras, multiplicando sus operaciones continentales lo dice la revista América Economía del 7 de julio pasado.

América Economía da cuenta de la expansión de firmas brasileñas en el ranking de las 500 mayores empresas de América Latina, 226 empresas son de Brasil, 14 más que en el 2008 representan el 45% del total de corporaciones evaluadas. En volumen de ventas se llevan el 48%, 9% más que en el año 2009.

Brasil es el primer productor de soya, carnes (res, pollo y cerdo) también de café, azúcar, tabaco, maíz, algodón, cacao, etanol, biocombustible producido en base a la caña de azúcar, de la cual Brasil es cómplice de las más de 600 millones de hectáreas deforestadas para favorecer los mono cultivos transgénicos.

Casa adentro la primera mujer presidente tiene los mayores problemas sociales a pesar que la Fundación Getulio Vargas de Rio de Janeiro, dice, “en las 2 administraciones de Lula, 20 millones de pobres pasaron a la clase media accediendo a los bienes básicos de consumo”. Sin embargo, el Instituto brasileño de Geografía y Estadísticas manifiesta que, “entre 1998 y el 2008, 272.462 jóvenes entre 15 a 24 años murieron violentamente, el doble de las muertes naturales situadas en 119.864 personas registradas en la misma década.

Sao Pulo y Rio de Janeiro, son ciudades entre las más violentas del planeta. Adalberto Agozino, especialista en temas sociales señala que, “la inseguridad es parte de la deuda de Lula, 68 personas mueren diariamente de forma violenta, este cuadro se incrementa por el aumento de los grupos criminales que desafían el monopolio de la violencia por parte del Estado”.

En su artículo publicado en Voz del Mundo Agozino, dice, “para complicar aún más la inseguridad florecen los escuadrones de la muerte para policiales, las milicias privadas y las llamadas auto defensas”.

Según el BID, el país invierte todos los años en promedio el 10% del PIB en seguridad. Agozino, manifiesta “que el sector privado invierte en seguridad unos 25000 millones de dólares por año de los cuales solo 1000 millones corresponde a la banca y al sector financiero”.

Otro pendiente para la presidenta es la modernización del Estado, por el burocratismo que frena el crecimiento de la población, América Economía agrega. “reformar la maraña de leyes y regulaciones es central para el debate sobre el rol del Estado. Se necesitan 120 días para constituir una empresa”. En promedio las empresas brasileñas utilizan 2600 horas para pagar impuestos, llenar formularios, tramitar, sellarlos, entregarlos. El plazo dado por Lula, en el 2008 para aligerar la lenta y pesada maquinaria burocrática no se cumplió.

Hay que arreglar la casa y Brasil, tiene una mujer para hacerlo con agilidad, eficiencia y proyección futurista, las mujeres tienen mucho más que ver en la solución de la violencia y de la burocracia.

El desarrollo de Brasil, nos interesa a todos los vecinos latinos por ser el segundo socio comercial de la región. Dilma, representa un continuismo que requiere cambios, sostener al real controlando la inflación y el capital golondrina que entra y sale.

Adelante Brasil.

Deixe uma resposta