América Latina e a conservação

Publicado em: 15/11/2010 às 15:43
América Latina e a conservação

Por Raúl Crespo.

Los latinos miran el mapa e impresionados por su tamaño, la extensión de sus costas, la enormidad de la Amazonía, piensan que los habitantes todavía son pocos y no hay suficiente daño ambiental para preocuparse. Por la necesidad de salir de la pobreza y del subdesarrollo se busca la industrialización en base a la energía fósil, la energía limpia en las tecnologías que se busca no pasa del papel.

Cuando se viaja por Latinoamérica hay la sensación de recorrer el presente viajando al pasado, agua y aire puro fuera de las ciudades se encuentran en abundancia en un ambiente de calma, admirando paisajes inolvidables los latinos deseamos una energía limpia para preservar una forma de vida ancestral, porque el mundo, nos damos cuenta hoy, no esta preparado para las constantes inundaciones, sequías, huracanes y tormentas extremas, que se cobran miles de vidas y cuantiosos gastos económicos que afligen no solo a las naciones mas desarrolladas y ricas.

Latinoamérica, es un continente en vías de desarrollo, el calentamiento global y los cambios climáticos que este produce son provocados por el CO2. La secretaria sobre cambio climático Cristina Figueres dice, “las concentraciones de CO2 hoy rondan las 384 partículas por millón, se requiere disminuir las emisiones en al menos un 80% hasta el 2050.

Este es el punto por el que fracasan las cumbres EEUU, China, y las naciones más industrializadas no quieren oír hablar de frenar la producción por cambiar la industria en base al petróleo por otra de energía mas limpia masificándola por los gastos económicos que eso implica. La reducción de los gases de efecto invernadero para detener el calentamiento global esta totalmente ligado a la economía mundial y las naciones subdesarrolladas son las que mas pagan las consecuencias por la adaptación.

Para la ONU la adaptación a los cambios climáticos es una de las principales salidas y los países desarrollados deberían invertir unos 100000 millones de dólares, cantidad que no se de donde salio, pero, a todas luces es una cantidad insuficiente considerando la cantidad de humanos habitando los continentes mas pobres como Asia, África y América Latina, además, son continentes acreedores de la deuda externa por la explotación de sus recursos.

Para Figueres este año 2010 es la fecha tope para tomar acciones concretas, eso rezan las cumbres ambientales, luego esas fechas sufren modificaciones por la presión de los países grandes, viene ocurriendo desde Kioto, Copenhague, Bonn, New York, Brasil, y la próxima en Cancún, México, será la misma cosa. “Cada año que pasa tras esa fecha añadirán unos 500 billones a la inversión en planes de mitigación global, por fenómenos asociados a los cambios climáticos” dice Figueres.

Frenar la deforestación y la degradación de los bosques como mecanismo para reducir las emisiones de CO2, es un manejo sostenible como herramienta de la ONU. La estrategia de REDD proyecto de reforestación con pobres resultados al menos para la Amazonía. Brasil, en mayor escala y otras 7 naciones que limitan con el pulmón del mundo transforman ese bosque en una sabana sin considerar que es la región más biodiversa de Sudamérica, alterando significativamente el patrón  húmedo de circulación mundial provocando impactos bruscos en la tierra.

Lo cierto es, que el efecto invernadero se les fue de las manos a las naciones más desarrolladas y las cifras de desastres climáticos se multiplica. El número de tormentas hay que multiplicarlo por 12, las inundaciones por 4 y la cantidad de afectados por 8 demuestran estudios del Programa de Naciones Unidas para el medio ambiente, PNUMA.

Se aproxima la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Cancún (COP16) en donde se “definirán” estrategias para afrontar las alteraciones del clima.

Jan Kappen, coordinador regional de PNUMA analiza la condición de vulnerabilidad de 5 ecosistemas de la región latina.

-Los arrecifes del Caribe, afectados por las altas temperaturas producto del aumento del dióxido de carbono (CO2) Hace dos años los arrecifes en un 80% comenzaron a blanquearse, antesala de su muerte, se produjo una recuperación, pero, desde septiembre el panorama empeoro. De producirse la muerte de los arrecifes, el impacto para la pesca y el turismo serán enormes. Si se mantiene la tendencia en 50 maños o menos los arrecifes desaparecerán, quedando los arrecifes artificiales de los barcos hundidos. El costo anual del blanqueo de lo corales se sitúa entre los 9 y 11000 millones de dólares.

Otra ruptura se ubica en la región andina, en los glaciares que son reservas naturales de agua para afrontar las sequías están desapareciendo. En la Patagonia, un 35% de la masa glacial se hay perdido, en la sede de la ONU en México, por video Kappen, enseño fotografías de los últimos 10 años de nevados en Colombia, Ecuador, Bolivia, Chile, evidenciando el retroceso acelerado del hielo afectando los paramos considerados fabricas de agua subterránea.

Cada vez mas la tierra de los nevados absorbe mas calor, el hielo podría desaparecer en unos 20-30 años y hay que pensar en otras reservas de agua para la agricultura. Inundaciones, salinización, mayor incidencia de elementos extremos son amenazas para las costas que es otro punto de quiebre en la región latina.

La desaparición de los manglares desde hace unos 30 años, de los humedales, producen la extinción masiva de especies y o su desplazamiento, igual a la deforestación que también produce migración de especies o la desaparición, a la vez, a paso seguro aniquila la cuenca del Amazonas.

La ONU tiene en sus manos desde el 2008 un informe titulado “Humanitarian Cost of Climate Change” los costos humanitarios del cambio climático, que será tema de otro artículo.

Imagem: oasisdeisa.wordpress.com

Deixe uma resposta