A classe média retrasou as mudanças revolucionárias?

Publicado em: 31/07/2010 às 14:44
A classe média retrasou as mudanças revolucionárias?


Por Pedro Echeverría V.

1. Mi amigo Marcelino me ha sugerido tema mediante interesante reflexión: “Creo que esto que dices de (estar siempre en) “la defensiva” durará hasta que desaparezca la clase media y queden mucho más definidos los polos únicamente entre dos extremos: potentados y pobres; es ahí cuando la entonces ex clase media obligada a empeñar sus pertenencias, a dejar sus entretenimientos por buscar el pan de cada día, obligada a leer más a cerca de lo que no entiende que le a pasado, obligada a organizarse para defenderse de los bancos y los intereses de sus tarjetas, así como de sus prestamos para casas y autos, es ahí cuando de nada servirán los medios de enajenación y se dará esa tan esperada explosión de experiencias acumuladas históricamente. Pero mientras siga existiendo un mínimo de clase media que labore en empresas como Telefónica, Telcel, Televisa, CFE, PEMEX, etcétera… estos no cambiará por más que se quiera”.

2. El bolivariano Marce ha tocado un tema esencial: el papel de las clases sociales, en particular de la clase media, en las luchas revolucionarias. De entrada no puede soslayarse que Marx, Engels, Bakunin, Lenin, Trotsky, Fidel Castro –quizá el 95 por ciento de los luchadores revolucionarios- son originarios de las clases medias. Las clases altas empresariales y burguesas han dedicado su vida a la explotación y a acumular inmensas riquezas; a las clases trabajadoras y oprimidas sólo les ha quedado tiempo para trabajar, es decir, producir riquezas que no disfrutan. Pero el planteamiento es que la inmensa mayoría de las clases medias –por su capacidad de ingresos y endeudamiento- ha vivido mediatizada y enajenada en la sociedad capitalista. Ha sido el sector que más consume tarjetas de crédito, automóviles refrigeradores, celulares, computadoras, etcétera, y quien más endeudado vive.

3. Las clases sociales (burguesía, proletariado, pequeña burguesía, campesinado) han sido categorías usadas en el marxismo y las designaciones clase alta, rica, media, baja, pobre, marginal, han surgido de la sociología burguesa. Mientras estas últimas definiciones hacen pensar que las clases así nacieron y así tendrá que ser siempre, en las definiciones marxistas las clases sociales surgen a partir de la propiedad privada, la división del trabajo y de las guerras; vienen desde el esclavismo, el modo asiático y el sistema feudal. Hoy son producto de la sociedad capitalista, de la acumulación de riquezas entre unos cuantos y explotación de la mayoría de los trabajadores, pero lo más importantes es que no será siempre así porque la lucha de clases entre explotados y oprimidos acabará con la explotación y la opresión para lograr la igualdad de clases o la desaparición de las mismas.

4. En México las clases medias parecen haber crecido y multiplicado a partir de las décadas de los cuarenta y cincuenta de siglo pasado, al mismo ritmo en que las ciudades y los sectores de servicios (salud, burocracia, magisterio, comunicaciones, empresas privadas) comenzaron a desarrollarse en el país. No tienden a desaparecer, al contrario.  Antes las ciudades eran pequeñas y los trabajadores se ubicaban en pequeñas fábricas, en talleres artesanales, en el campo, los servicios eran mínimos y las clases altas estaban más ligadas a los extranjeros que siempre buscaron imitar. Con el crecimiento de las universidades, de las empresas públicas y privadas, las burocracias y los servicios, las clases medias despuntaron como sector más importantes que, por su número, se convirtió en una gran cobertura del sistema capitalista. Incluso sectores del proletariado fueron aburguesándose.

5. Las clases medias y su conciencia “pequeñoburguesa” –de la que el capitalismo se ha aprovechado ideológicamente- han estado, por sus ambiciones de “progreso” y sus ilusiones de riquezas, más cerca de la burguesía que del proletariado. Marx decía que los “elementos medios –el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el campesino, todo ellos luchaban contra la burguesía para salvar de la ruina su existencia como tales estamentos medios; pero pueden ser revolucionarios cuando tienen ante sí la perspectiva de su transito inminente al proletariado, defendiendo así sus intereses futuros y abandonando sus puntos de vista pequeñoburgueses para adoptar el del proletariado”. Sin embargo lo que ha sucedido en los últimos 50 es que si bien las clases medios se han extendido en número, sus ingresos son cada vez más bajos, es decir, avanzan hacia la proletarización.

6. No es muy clara la tesis, ni probada está, que a mayor miseria de los trabajadores mayores posibilidades revolucionarias. Marx, más que de miseria y pobreza, habló de explotación, salariado y capital. La revolución no estallaría porque la miseria y el hambre fuera ya inaguantable, sino porque la explotación fuera tan intensa y las contradicciones de clase tan grandes que el proletariado –actuando con conciencia colectiva- no tendría otra salida que organizarse y luchar. Contrario a las clases medias o pequeñoburguesas educadas en el individualismo y la competencia cuyo único interés ha sido tener mayores ingresos para participar en la sociedad de consumo. ¿No han sido acaso las ambiciones de las clases medias consumir y vivir como las clases altas? Parecen desear los mismos coches, vestidos, perfumes, las formas de caminar y hasta hacer el amor de las clases burguesas?

7. No se si como dice mi amigo Marce, al simplificarse las clases sociales y ser más clara la lucha entre explotados y explotadores, la revolución estaría más cerca. De lo que no tengo duda es que esa numerosa clase media está profundamente penetrada por la ideología burguesa y la maneja a su antojo y que una enorme mayoría de trabajadores son víctimas de la ideología de la clase dominante. Sin embargo eso me lleva a pensar que la batalla ideológica y contracultural de la izquierda debe extenderse y profundizarse. Si bien la burguesía, como clase gobernante ha controlado de manera absoluta la ideología por medio de la familia, la iglesia, la escuela y los medios de información, nosotros tenemos que parir de esa realidad para extender nuestro combate ideológico mediante denuncias, foros, propaganda, medios de información con interpretación clasista, crítica y reflexiva.

http://pedroecheverriav.wordpress.com

Deixe uma resposta