Violentam direitos de cinegrafista hondurenho

Publicado em: 11/07/2011 às 22:37
Violentam direitos de cinegrafista hondurenho

Por Ronnie Huete.

Después de haber sido torturado por la Policía Nacional, camarógrafo de televisora hondureña es objeto de irrespeto a sus derechos laborables.

Tegucigalpa, 10 de jul. El seis de mayo de 2011 la historia se vuelve a repetir, y acentúa la violación a la libertad de expresión, pensamiento e irrespeto a la prensa, que padece Honduras.

Esta vez, el escenario fue la ciudad de San Pedro Sula, al norte de esta nación centroamericana, en donde se efectuó la conferencia  “honduras open for business” y que participó uno de los hombres más ricos del mundo, el mexicano Carlos Slim.

Motivo por el que diferentes organizaciones sociales opuestas al Estado fallido en que se encuentra Honduras, y a la continuación de políticas neo libelares que han empobrecido al resto de Latinoamérica, se apostaron frente al edificio en donde se realizó este encuentro de empresarios nacionales e internacionales.

Distintos medios de comunicación de Honduras difundieron la información de lo ocurrido, sin embargo el camarógrafo hondureño Uriel Gudiel, quien trabaja para una televisora local de esa nación, llamada “globo tv” fue torturado públicamente por elementos de la Policía Nacional.

Saña policial

Según la entrevista proporcionada por este trabajador de la comunicación, los policías se abalanzaron sobre él, con saña, a tal punto que los médicos tuvieron que hacerle 10 puntos en su cabeza y tres en sus labios,  para costurar la piel que se desangraba.

Gudiel, un joven de 22 años relata que los policías le advirtieron que no grabara con su cámara de video la protesta pacífica que luego se transformó en una salvaje represión contra los manifestantes.

“Me gritaron con palabras ofensivas, mientras me golpeaban fuertemente la cabeza, la espalda y las piernas, hasta dejarme inmóvil” relata el joven quien también estudia periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Uriel, añade que los policías le señalaban y decían; “ese es, agárrenlo” de milagro no perdí mi vida agregó el camarógrafo de manera exaltado y con un tono de impotencia al estar en un Estado de indefensión.

Difícil recuperación

Una vez en recuperación intensiva, esa misma semana Gudiel solicitó permiso en el canal televisivo en donde trabaja “globo tv”, puesto que los médicos sugirieron que reposará quince días para poder recuperarse de las fuertes contusiones que había recibido de parte de la policía Nacional de Honduras.

Al regresar a Tegucigalpa, Uriel conversó con el dueño de la empresa televisiva, Alejandro Villatoro, sin embargo Villatoro le confirmó al camarógrafo que no tenía derecho de recibir el salario por los 15 días que estuvo incapacitado.
El joven confesó que le intentaron despedir y castigar dentro del medio televisivo, y los administradores de “globo tv” le dijeron que buscara a la policía para que le pagara los gastos médicos, ya que habían sido ellos los responsables de su tortura y, no el canal.

Este medio de comunicación también le pidió al camarógrafo Uriel Gudiel, que debía de pagar el daño que le habían hecho al equipo de la empresa.

“Estoy marginado, nada más soy un camarógrafo con conciencia social y soy testigo de lo que sufre el pueblo en las calles” manifestó Gudiel.

Sin derechos

El camarógrafo de “globo tv”, aseveró que esta empresa televisiva no se responsabilizó del daño que le habían hecho los policías, pese a que estaba trabajando, cumpliendo con su deber de archivar la historia, a través del equipo televisivo e la empresa en que trabaja.

Gudiel posee un año siete meses de trabajar con esta empresa, sin embargo no es beneficiado del seguro social que normalmente el código de trabajo de Honduras le asigna a todo hondureño con goce de un salario, ni a los demás derechos laborales como ser vacaciones, y a un salario intermedio que se paga en esa nación a mitad de año y que llaman catorceavo mes.

Según Gudiel, fue el primer camarógrafo que se contrató en “globo tv”, puesto que la televisora es nueva en el mercado de la comunicación hondureña. “Mi deseo sólo ha sido de hacer las mejores tomas, para que el canal salga adelante” aseguró el afectado.

Piedra en el zapato

Sin embargo, empleados de la misma televisora han tildado a Uriel Gudiel como la “piedra en el zapato” que calza el dueño de “globo tv”, Alejandro Villatoro, por las constantes exigencias que hace Gudiel para que se le respete su derecho como cualquier trabajador.

“Hasta el momento no me han despedido porque tienen miedo de que vaya  a la Secretaria de Trabajo, afirmó el camarógrafo”. Sin embargo, Uriel asegura que en varias ocasiones algunos empleados y el dueño del canal, le han dicho que se retire de la televisora para no pagarle sus derechos.

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil.

Deixe uma resposta