Ressarcimento humano, segue impune

Publicado em: 08/09/2011 às 20:45
Ressarcimento humano, segue impune

Por Ronnie Huete.

Em tempo: Este artigo foi escrito um dia antes do assassinato do militante social Mahadeo Roopchand Sadloo Sadloo, Emo.

O Programa Nacional de Reparações aprovado no governo de José Manuel Zelaya em 2008, segue engavetado em um epicentro de impunidade e intolerância contra os direitos humanos.  

El Programa Nacional de Reparaciones (PNR), aprobado en el decreto ejecutivo número PCM-028-2008 en el gobierno de José Manuel Zelaya, aún no es una realidad.

Según el artículo 1 de este decreto el fin especifico de este programa es el resarcimiento, individual colectivo de las víctimas de violaciones a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad, cometidos durante la década de 1980 hasta 1993.

El PNR está adscrito a la presidencia de la República, y el cual puede denominarse “Programa Integral de Reparación”, sin embargo su contexto aun no ha sido discutido en el Congreso Nacional de Honduras.

Este programa nace como consecuencia de las constantes denuncias que hacen organismos no gubernamentales de derechos humanos entre ellos el Comité de Familiares, Detenidos y Desaparecidos en Honduras (COFADEH), que ha documentado los hechos ocurridos en la década de los ochentas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Tomas Natívi

Según el COFADEH a través de este decreto se tiene establecido la creación de un proyecto educacional en materia de derechos humanos, el que tiene como propósito desarrollar este tema de forma académica y cuyo nombre sería “Instituto de Derechos Humanos Tomas Natívi” en honor a este mártir desaparecido hace treinta años.

Los documentos proporcionados por el COFADEH confirman que en la década de los ochentas hay un total de 185 desaparecidos y después del golpe de Estado de 2009 existen 10 desapariciones forzadas hasta la fecha.

La existencia de un ente gubernamental que efectué una investigación de los responsables de estos casos, es una ausencia en este país, recién abatido por un golpe de Estado, y que ahora sufre los daños colaterales del mismo.

Según la coordinación del COFADEH el Estado fallido en que vive Honduras, hace que el tema de derechos Humanos sea inexistente, puesto que los intereses oficiales están encaminados a mantener el estatus quo que ha predominado históricamente hasta la fecha.

Parlamento Europeo

En relación a este tema el pasado mes de mayo de 2011, el portavoz de la sub Comisión de Derechos Humanos, del Parlamento Europeo, Richard Howitt manifestó ante los medios de comunicación en Honduras e internacionales, que el programa de reparaciones podría efectuarse con el apoyo de la Unión Europea (UE).

Howitt, participó en jornadas de entrevistas con sectores del gobierno, organizaciones de derechos humanos, la Fiscalía Especial de Derechos Humanos, y diplomáticos, para conocer la situación sobre derechos humanos que prevalece en Honduras, sin embargo aun es inexistente la discusión del Programa Nacional de Reparaciones (PNR).

Uno de los considerandos del PNR enfatiza en el caso de los seis estudiantes conocido en la década de los ochentas, cuyas vidas fueron expuestas al rapto y la tortura, y que debido a este hecho el Estado de Honduras fue demandado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no obstante aun no hay ambiente para practicar este programa.

La petición de este caso fue presentada por el COFADEH ante la CIDH por violaciones a los derechos humanos de; Ana Rivera, Adán López, Gilda María Rivera, Edwin Dagoberto López, Milton Jiménez Puerto y Marlen Jiménez Puerto.

Doctrina de seguridad

Este caso se suma a otras peticiones y casos  pendientes de resolución, en las que figuran hechos que se circunscriben en el mismo escenario de la doctrina de seguridad nacional en la década de los ochentas en Honduras.

El tema de derechos humanos en esta nación centroamericana, no está en la agenda de los responsables gubernamentales para que se respeten los mismos, puesto que las cifras de violencia y desapariciones forzadas en Honduras, siguen caracterizándola como una de las naciones más violentas de Latinoamérica.

Al establecer el Programa Nacional de Reparaciones, el COFADEH instauraría el instituto de Derechos Humanos “Tomas Nativi”, cuyo proyecto pretende desarrollar académicamente, el estudio de los derechos humanos como forma fundamental del respeto, que debe perseverar entre la humanidad en el Estado hondureño.

El autor de este artículo y fotografías  es corresponsalía  voluntaria de la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica,  La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil

Imagem: ellibertador.hn

Deixe uma resposta