Remendando Honduras

Publicado em: 26/06/2011 às 22:49
Remendando Honduras

Por Ronnie Huete.
Después de la falsa independencia que la otrora aristocracia criolla del siglo XIX ofreció a las provincias centroamericanas, la provincia hondureña sigue remendando su rumbo, ahora sobre el poder de los descendientes de los moros involucionados en burgueses terroristas.
Tegucigalpa, 26 de jun. “Hacer una revolución no es ofrecer un banquete, ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado; no puede ser tan elegante, tan tranquila y delicada, tan apacible y amable. Una revolución es una insurrección, es un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra”.

La milenaria cultura china, actual potencia mundial que se antepone al imperio terrorista de los Estados Unidos de América (EUA), asumieron esta frase histórica de su líder Mao Tsetung. Países como Irán que recientemente  difundieron ante los medios de comunicación internacional  a  EUA como una nación que promueve el terrorismo, lo enfrenta sin vacilaciones.

Está claro, cualquier nación del mundo que lucha por su emancipación total contra EUA, este país norteamericano lo condena como terrorista porque desea obtener sus recursos naturales, puesto que junto con Europa están quedando sin el valioso tesoro que la naturaleza brinda.

Recursos como el agua, el petróleo, en fin los que determinan la vida de la humanidad son los puntos álgidos por los que asesinan despiadadamente a civiles como el presente ejemplo de Libia, Afganistán, Irak, Siria, Yemen y el intento de querer hacerlo en nuestra patria grande, Latinoamérica, cuyo territorio habían olvidado lo volvieron a retomar, a través del Golpe de Estado del reciente 28 de junio de 2009, para obtener el preciado liquido negro que yace en las costas atlánticas como lo menciono el ex presidente José Manuel Zelaya en un medio de comunicación venezolano.

Dos  años

A dos días de cumplirse dos años de este acto de terror que promovió cierto sector de la iglesia católica (Opus Dei), y evangélica, las familias Kattan, Nasser, Facusse, Átala, Ferrari, Villeda, Canahuati, Larach, en fin esas familias que ahora suenan como terroristas retrogradas ante el mundo, contradiciendo la lucha que emprende su pueblo de origen y que ahora son la vergüenza funesta de este corazón de América, Honduras, pretenden nuevamente mantener su estatus quo. Bajo un falso proceso electoral que ellos mismos financian y tildan a sus intereses económicos dando las respectivas órdenes a la milicia analfabeta que tortura a los que sobreviven en Honduras, el pueblo.

Pero la fuerza opositora respondió bajo el lema del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), constituido hoy como un Frente Amplio que pretende participar en las próximas elecciones de 2013 bajo las leyes del Tribunal Supremo Electoral, cuya hegemonía ha sido controlada por el bipartidismo que mantiene literalmente en las Honduras a nuestra nación.

El minúsculo poder económico que controla el país, ya tienen redactado el guión de la historia de Honduras para los próximos años y el actual FNRP está incluido para amansar la fuerza insurreccional que un principio destellaron ante el mundo, pero que hoy piden a través de una carta, negociar con el continuador del régimen de facto Porfirio lobo Sosa, participar en las elecciones.

Este contradictorio hecho, seguramente no lo comprenderían, los mártires que surgieron después del golpe de Estado o los mártires de las décadas pasadas, como los del Jute, entre otros, quienes deseaban encaminar a Honduras en un proceso insurreccional hecho por el pueblo y para el pueblo sin discriminar a los indígenas, afro descendientes, comunidad lésbico-gay, o a la señora que todos los días madruga para hacer tamales y venderlos en un mercado local desde hace treinta años.

Censura indígena

Hoy se censuró a un líder indígena del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Salvador Zuniga que tuvo que bajarse del estrato bajo los ruidosos abucheos de un pueblo cegado por el caudillismo y que olvidó que durante quinientos años los pueblos originarios indígenas han resistido vejámenes indescriptibles.

Pero la emotividad descarto esta violación a expresarse y las organizaciones pequeñas de jóvenes con ínfulas de estar sentados ya en el poder, precipitadamente aunaron este hecho déspota, descrito solo en democracias autoritarias en donde un grupúsculo de seudo lideres deciden el rumbo de millones.

Sentados bajo el seudónimo de coordinación y otros adjetivos políticos que resuenan bajo el FNRP, como una estructura que pareciera que toma en serio la experiencia de Alicia en el país de las maravillas y visualizan alcanzar el poder a mediano plazo, y bajo las reglas de los mismos que hoy ostentan el poder, y que recién propiciaron el golpe de Estado.

Estos burócratas de la seudo izquierda que toda su vida han vivido de enormes ganancias que reciben del exterior y que ahora han impuestos a sus hijos para determinar el rumbo de un movimiento de masas, no se han dado cuenta quien verdaderamente son la esencia de esas masas y quienes las tomarán bajo los típicos colores políticos rojo y blanco.

País de maravillas

Pero sus características arrogantes desde su vestimenta, hasta decidir quién hablará es una ficción en donde ellos mismos producen la película y obtienen grandes ganancias, contrario a los que han entregado su esfuerzo convertidos en ese hombre nuevo que irradiaba Ernesto Ché Guevara de la Serna.

Porque no hay un acto más revolucionario de aquel  hombre que da su vida para rescatar a otro. Pero este epígrafe se ha borrado de estos mercaderes del movimiento social, puesto que antes llamaban oponerse a la continuación del régimen y ahora desmesuradamente irán ante el títere de los oligarcas, Porfirio Lobo para pedir un referéndum.

Los hijos del desierto nacidos en Honduras, vieron el espectáculo de hoy y coincidieron que su semejanza al bipartidismo para decidir los puntos, estuvo bien, porque los seudo revolucionarios seguirán bordando y alimentándose de los banquetes provenientes del exterior o quizá mandados desde el “club de coyolito”.

Nuestros pueblos originarios merecen el respeto para seguir construyendo la enorme patria latinoamericana.

El autor de las fotografías y este artículo es corresponsal  voluntario de la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica,  La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina y El portal http://desacato.info editado em Florianópolis, Brasil



Deixe uma resposta