Quem sustenta a Assange/Wikileaks?

Publicado em: 25/12/2010 às 11:04
Quem sustenta a Assange/Wikileaks?


Por Ernesto Carmona.

Tomado de www.cubaperiodistas.cu.

Después del alborozo unánime que celebró las espectaculares revelaciones de WikiLeaks (WL) del 28 de noviembre se ahonda la polémica entre periodistas y medios serios respecto a probables segundas intenciones de Julian Assange/WL y, sobre todo, recrudece la gran pregunta: ¿quién está detrás de tan sensacionales revelaciones? Muchos creen que Assange no trabaja solo, como aseguraba el servidor del imperio británico creado por el novelista Ian Flemming.

Las sospechas varían desde un simple y llamativo lavado mediático superficial de la estropeada libertad de información mundial para demostrar que la democracia concebida por EEUU y Occidente es tan sólida que se permite tolerar críticas, en apariencia de gran envergadura pero que en el fondo no rebalsan la tradicional chismografía diplomática ya conocida pero que deja incólume a Israel, no alude la guerra secreta de EEUU en Pakistán y se saltó el episodio de la invasión de Líbano en 2006, incluida la derrota de Israel por Hizbulá, entre otros asuntos importantes.

Por añadidura, distrae la atención de la gente relativamente informada y pensante -que no abunda en el planeta- frente a los abiertos preparativos de nuevas guerras que están en las mentes de los gobernantes estadounidenses. Una guerra que podría estallar en Corea y/o Irán. O sea, WL sería otro show mediático a escala global con patrocinios muy oscuros que analistas de la talla del canadiense Michel Chossudovsky y publicaciones tan serias como Global Research, entre otros periodistas y medios, sitúan en Israel, la banca Rosthchild, la familia Rockefeller, el millonario George Soros, la propia CIA y otras instancias de poderes fácticos mundiales.

Lo primero que salta a la vista es el espaldarazo de WL a algunos grandes diarios que se hallaban próximos al rigor mortis. Ocurre que para saber qué dicen los 250.000 papeles del departamento de Estado no queda otro camino que seguir atentos al goteo diario de revelaciones de El País de España, el New York Times, el parisino Le Monde, el británico The Guardian y la revista alemana Der Spiegel, publicaciones insertas en poderosos intereses mediáticos globales. El atenuante es que no habría otro camino porque Assange previó que el sitio www.wikileaks.org sería bloqueado y cerrado, cuestión que no ocurrió tras las anteriores liberaciones masivas de documentos sobre Afganistán e Irak.

El canal informativo elegido por WikiLeaks para difundir los papeles de la política exterior de EEUU fortaleció a nivel planetario a los grandes medios instrumentales de los designios del imperio, como el NYT y El País que agonizaban en el mayor descrédito por su contumacia en fabricar propaganda disfrazada de noticia. La condición de intermediarios exclusivos -obsequiada por Julian Assange- entre los 250.000 papeles filtrados y el público equivale a un poderoso tónico de credibilidad que está creando la ilusión de un aparente tránsito de regreso de esos medios desde la propaganda pro estadounidense desenfadada al periodismo de verdad que alguna vez nos hicieron creer que cultivaban. Y el grueso del público no tiene otra forma de conocer los wikileaks, porque los numerosos sitios espejo únicamente cuelgan lo que ya apareció en los medios elegidos. Ya se supo que esos medios negociaron largamente con Assange y que antes pusieron en conocimiento del departamento de Estado los cables “más peliagudos”. Además, se tomaron la libertad de darles una nueva redacción a muchos mensajes originales, tacharon nombres “por razones de seguridad” y muchos mensajes, simplemente decidieron no publicarlos nunca, por estimarlos demasiado “sensibles”.

Entre los cables que esos grandes medios deciden que deben darse a conocer al común de los mortales tienen prioridad aquéllos cuyo contenido chismoso permiten al New York Times y a El País dar una nueva redacción a los textos originales y “sacarles punta” a fin de lesionar la imagen de países como Irán, Venezuela, Cuba, Bolivia, etc. Entonces, en una era en que la guerra también es mediática, cultural y psicológica, ¿de qué libertad de información se está hablando? Los grandes medios depositarios de los secretos de Wikileaks no han cambiado su carácter pro estadounidense. Tampoco han regresado al periodismo de verdad, o por lo menos a aquel que reveló sin autocensura ni censura previa, Los Papeles del Pentágono de los años 70, que no se entregaron antes al departamento de Defensa para que hiciera su propia evaluación previa. ¿Por qué Assange ignoró a importantes medios latinoamericanos como La Jornada de México y Página 12 de Buenos Aires y dejó a 500 millones de hispanoparlantes a merced del monopolio mediático autocensurado del grupo español Prisa, dueño de El País y signado por su propia línea editorial y sus intereses culturales y políticos globales, como propietario transnacional de grandes medios, radioemisoras y editoriales de libros en diferentes países hispano parlamentes, incluido EEUU?

Los cables de Julian Assange/WeakeLeaks (WL) difundidos por los diarios The New York Times, El País, The Guardian, Le Monde y la revista Der Spiegel excluyen a Israel pero aluden de preferencia a gobiernos “hostiles” a la política exterior de EEUU, como Corea del Norte, Irán, China, Rusia, Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros, destacó el periodista canadiense Michel Chossudovsky en un extenso análisis en Global Research, cuyo título pregunta ¿Quién está detrás de WikiLeaks? (1).

Organizaciones progresistas, personalidades políticas y publicaciones de izquierda de todo el mundo elogiaron el trabajo de WL, brindándole extenso apoyo y cobertura. Las filtraciones se tipificaron como una victoria sobre la censura de los grandes medios corporativos. Pero ahora surgen voces que cuestionan los nexos de WL con campeones de la desinformación y la propaganda de guerra, como The New York Times, y destapan antiguas relaciones WL-Fredom House, entre otras vertientes poco conocidas de la peculiar organización de Julian Assange.

Diferentes voces críticas resaltan que no haya aparecido un solo cable redactado en la Embajada de EEUU en Jerusalén. También recuerdan que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel había “tomado la iniciativa” para limitar los daños causados por las fugas, y añadió que “no hay ningún documento israelí confiable que haya sido revelado por Wikileaks” (2). Asimismo, el premier fue presentado por Assange como “un héroe de la transparencia y la apertura”, en una entrevista en revista Time (3). El fundador de WL elogió a Netanyahu como “un modelo de líder mundial que cree que la publicación de los documentos ayuda a la diplomacia internacional” y que “no es políticamente ingenuo (…) Él entiende lo que dice!” El propio primer ministro afirmó que las revelaciones eran “buenas para Israel”.

En otro antecedente, Zbigniew Brzezinski, consejero de Seguridad Nacional de Jimmy Carter y fundador de la Conferencia Trilateral en los años 70, dijo: “Lo importante es saber quién está engordando a Wikipedia con este asunto… Wiki… Wiki…. Wikileaks, quiero decir”. Curiosamente, los contenidos de la Wikipedia sobre Israel también se cuestionan como marcadamente sionistas y sesgados con respecto a Palestina (4).

¿Quién paga la música?

Los grandes medios se conectaron temprano con los promotores del sitio WL cuando aún era proyecto. En enero de 2007, WL solicitó asesoría a Freedom House (FH) -ONG con sede en Washington que se autodefine como “organización de control de los gobiernos que promueve la libertad en el mundo”- y le ofreció un asiento en la junta de asesores. Un e-mail de WL a FH -citado por Chossudovsky- dice: “Buscamos uno o dos miembros para la junta -procedentes de FH que nos aconsejen en lo siguiente: 1) Las necesidades de FH como receptáculo de filtraciones que denuncien corrupción política y comercial; 2) Las necesidades de fuentes de filtraciones según la experiencia de FH; 3) Recomendaciones de FH de otras personas que puedan ser miembros de la junta de asesores; 4) Recomendaciones generales sobre financiamiento, desarrollo de alianzas, operaciones descentralizadas y contexto político” (WikiLeaks, Leaks, enero 2007).

WL también contactó a varias fundaciones corporativas en busca de fondos. El eje de su red de financiamiento es la organización alemana Wau Holland Foundation. “Estamos registrados como una biblioteca en Australia, como una fundación en Francia, como un periódico en Suecia”, dijo Assange. WL está asociada en EEUU con dos organizaciones caritativas que gozan de exención de impuestos, conocidas como 501C3, que “sirven de fachada” para el sitio web, agregó. No ofreció los nombres diciendo que “podrían perder alguna fuente de financiamiento por sensibilidad políticas”. Assange asegura que cerca de la mitad de los fondos WL provienen de donaciones modestas conseguidas por el sitio web, y la otra mitad de “contactos personales” , incluyendo “gente millonaria que nos contacta por iniciativa propia…” (WikiLeaks Keeps Funding Secret, WSJ.com, 23 de agosto, 2010). Chossudovsky sugiere que tras esa “gente millonaria” podrían estar poderes fácticos del mundo financiero que tienen su propia agenda de intereses.

La familia Rockefeller

El autor llamó a observar la afinidad de los socios de Assange en el NYT con el Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations, CFR), llamado también “la cara oculta del poder global” o “el gobierno mundial invisible”, con unos 3.600 miembros que operan en la sombra, grupo selecto influido por grandes banqueros y, entre otros factores de poder, la familia Rockefeller.

Chossudovsky desconfía del acuerdo de colaboración y difusión entre el NYT y WL, primero porque la línea editorial del diario sigue generando mentiras, y segundo, porque el pedigrí de David Sanger, el corresponsal en jefe de la oficina de Washington que tuvo un papel relevante en la redacción de las filtraciones, se parece mucho al de un agente de inteligencia. “Revisamos los cables cuidadosamente para tratar de reescribir el material que pensamos que podría perjudicar a individuos o afectar a operaciones en proceso”, explicó Sanger en una entrevista sobre el tratamiento dado por el NYT a las filtraciones (5). “Hasta tomamos la medida inusual de mostrar alrededor de 100 cables al gobierno de EEUU y preguntarle si tenía sugerencias sobre la redacción de los cables”. El desenfado del corresponsal jefe del NYT en Washington parece más propio de un agente encubierto que de un periodista.

Para Sanger, “es la responsabilidad del periodismo de EEUU, desde la fundación del país, dar la cara, tratar de involucrarse en los temas más difíciles de la actualidad y hacerlo independientemente del gobierno”. Chossudovsky pregunta, socarronamente: “¿Cómo lo pueden hacer “independientemente del gobierno” y, al mismo tiempo, pidiéndole al gobierno de EEUU que haga sugerencias sobre la redacción de la noticia?”. En conclusión, “no se puede describir a David Sanger como un modelo de periodista independiente”, sostuvo el periodista y economista canadiense. “Es miembro del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) y del Grupo Estratégico del Instituto de Aspen, al que pertenecen entre otros Madeleine Albright, Condoleeza Rice, el ex Ministro de Defensa William Perry, el ex director de la CIA John Deutch, el presidente del Banco Mundial Robert B. Zoellick y Philip Zelikow, ex director ejecutivo de la Comisión 11/9.

En términos similares se pronunció F. William Engdahl, articulista prestigioso que con frecuencia escribe en Global Research sobre temas de economía política, quien opina que “la verdadera historia del señor Assange todavía no se ha contado”. (6) “Una mirada más atenta a los detalles, hasta ahora cuidadosamente filtrados por la mayoría de los grandes medios de comunicación internacionales más ultraconservadores del stablishment, como el New York Times, revela una agenda clara. La coincidencia es que esa agenda sirve para apuntalar la agenda geopolítica de EE.UU. en todo el mundo, desde Irán a Rusia y a Corea del Norte. WikiLeaks es un grande y peligroso trabajo de inteligencia de EE.UU. Por lo que probablemente se utilizará para las políticas de Internet”, sentenció Engdahl.

La ironía es que después de haber promovido constantemente la desinformación, el NYT ahora es socio de WikiLeaks. Y por añadidura, “ha sido acusado de conspiración”, observó Chossudovsky. “¿Por qué? ¿Por revelar la verdad? ¿Por manipularla?”.

El periodista canadiense citó al senador demócrata Joseph Liberman: “Creo que WikiLeaks ha violado el Acta de Espionaje, pero, ¿qué pasa con las organizaciones periodísticas -incluyendo The New York Times– que aceptaron distribuir las filtraciones? Para mí, The New York Times ha cometido, al menos, un acto anticívico y si ha cometido un delito o no, creo que merece ser objeto de una investigación a fondo por parte del Departamento de Justicia” (7).

Chossudovsky recordó que varios periodistas estadounidenses miembros del Consejo de Relaciones Exteriores han entrevistado a WikiLeaks, incluyendo a Richard Stengel, Time Magazine (30 de noviembre, 2010), y Raffi Khatchadurian, The New Yorker (11 de junio, 2007). También dijo que el NYT “ha estado históricamente al servicio de la familia Rockefeller en el contexto de una larga relación. El actual presidente Arthur Sulzberger Jr. es miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, hijo de Arthur Ochs Sulzberger y nieto de Arthur Hays Sulzberger, quien fue administrador (trustee) de la Fundación Rockefeller. Ethan Bronner, editor del periódico, al igual que Thomas Friedman, entre otros, son miembros del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR)”. Añadió que “los Rockefeller, a su vez, poseen una porción considerable de acciones en varias corporaciones de medios estadounidenses”.

Para Chossudovsky, “nadie debería sorprenderse de que David Sanger y sus colegas del NYT centren su atención en una difusión altamente selectiva de los cables de WikiLeaks, enfocándose en áreas que apoyan los intereses de la política exterior de EEUU: el programa nuclear de Irán, Corea del Norte, Arabia Saudí y el apoyo de Pakistán a al-Qaida, las relaciones de China y Corea del Norte, etc. Estas filtraciones se usaron como material para artículos y comentarios del NYT”.

En resumen, los cables de la Embajada y del Departamento de Estado proporcionados a estos medios por WikiLeaks fueron editados y seleccionados para usarlos con fines de propaganda de guerra. No conforman un hilado conjunto completo de memorandos, ni tienen continuidad. Las filtraciones extraídas de una selección arbitraria de cables se usan para justificar la agenda estadounidense de política exterior. Un caso típico es el supuesto programa nuclear de Irán, al que se refieren numerosos cables del Departamento de Estado, al igual que el alegado apoyo del reino de Arabia Saudí al terrorismo islámico.

CIA-medios, una vieja relación

Chossudovsky recordó extensamente la documentación histórica de las relaciones de la CIA con los grandes medios corporativos de EEUU, remontándose al célebre trabajo de Carl Bernstein (periodista del caso Watergate) “The CIA and the Media”, publicado en la revista Rolling Stones en 1977. Y Chossudovsky afirmó que el NYT “sigue manteniendo una relación estrecha no sólo con los servicios de inteligencia de EEUU, sino también con el Pentágono y, más recientemente, con el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security)”.

Asimismo, citó la operación “Mocking Bird”, un plan pionero de la Oficina de Proyectos Especiales de principios de los años 50 -cuando fue fundada la CIA- cuyo objetivo fue ejercer influencia sobre la prensa nacional y extranjera. Desde su fundación, la CIA reclutó gente de los medios estadounidenses e incluso varios de sus directores y jefes de sección fueron primero reporteros de la United Press International (UPI). Bernstein citó a Frank Wisner, Cord Meyer Jr., Richard Bissell, Desmond FitzGerald, Tracy Barnes, Thomas Karamessines (jefe de la acción encubierta en Chile en 1970, que involucró el financiamiento de El Mercurio y el asesinato del comandante en jefe del ejército René Schneider) y el director Richard Helms (8), quien escribió las notas sobre “hacer chillar la economía” durante la reunión con Richard Nixon y Henry Kissinger en la que decidieron en Washington derribar al gobierno de Salvador Allende.

Desinformación para la guerra

“Desde 2001, los medios de EEUU han tomado un nuevo papel en la sustentación de la “Guerra Global contra el Terrorismo” y en el camuflaje de los crímenes de guerra patrocinados por EEUU”, escribió Chossudovsky. “Después del 11-S, el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld estableció la Oficina de Influencia Estratégica, u ‘Oficina de Desinformación’, como fue apodada por sus críticos: ‘El Departamento de Defensa dice que necesita hacerlo, y van a plantar historias falsas en países extranjeros con el fin de influir en la opinión pública mundial’” (Entrevista con Steve Adubato, Fox News, 26 de diciembre de 2002).

En 1977, Bernstein describió algunos entresijos de la relación CIA-medios: “Más de 400 periodistas estadounidenses han desempeñado tareas secretas para la CIA, según documentación de la misma agencia (1950-1977). Las relaciones de algunos de estos periodistas con la Agencia eran tácitas; las de otros eran explícitas… Los reporteros compartían sus notas con la CIA. Los editores compartían sus ayudantes. Algunos de estos periodistas habían ganado el Premio Pulitzer… La mayoría eran menos destacados: corresponsales en el extranjero que se dieron cuenta de que su asociación con la CIA les resultaba beneficiosa para su carrera…”

Entre los ejecutivos que colaboraron con la CIA se encuentran William Paley de Columbia Broadcasting System (CBS), Henry Luce de Time Inc., Arthur Hays Sulzberger de The New York Times, Barry Bingham Sr. de Louisville Courier Journal y James Copley de Copley News Service. Entre otras organizaciones que colaboraron con la CIA figuran American Broadcasting Company (ABC), National Broadcasting Company (NBC), Associated Press (AP), United Press International (UPI), Reuters, Hearst Newspapers, Scripps-Howard, Newsweek Magazine, Mutual Broadcasting System (MBS), Miami Herald, el viejo Saturday Evening Post y New York Herald-Tribune (Carl Bernstein).

Bernstein: “El uso que la CIA realizó de los medios de comunicación estadounidenses ha sido mucho más extenso de lo que reconocieron públicamente funcionarios de la CIA en sesiones con miembros del Congreso”. En los últimos años, la relación de la CIA con los medios se ha vuelto más sofisticada y compleja, destacó Chossudovsky. “Nos encontramos frente a una red de propaganda masiva, de la que forman parte varias agencias del gobierno”.

Chossudovsky: “La desinformación de los medios se ha institucionalizado. Las mentiras y fabricaciones son más y más descaradas si se las compara con las de los años 70. Los medios estadounidenses se han convertido en portavoces de la política exterior de su país. Agentes de la CIA “plantan” rutinariamente desinformación en las salas de redacción de los principales periódicos, revistas y canales de televisión: “Unos relativamente pocos corresponsales con buenas conexiones proporcionan las primicias, que reciben cobertura en las relativamente pocas fuentes de noticias dominantes en el medio, donde los parámetros del debate están fijados de antemano y la “realidad oficial” está establecida por quienes alimentan la basura de las cadenas de noticias” (Chaim Kupferberg, The Propaganda Preparation of 9/11, Global Research,19 de septiembre, 2002).

El NYT y El País ¿se volvieron “transparentes”?

Chossudovsky : “Hoy los medios corporativos de EEUU son instrumentos de propaganda de guerra. Por ello hay que preguntarse: ¿Por qué el NYT va repentinamente a promover la transparencia y la verdad en los medios apoyando a WikiLeaks en la difusión? ¿Y por qué la gente en el mundo no se detiene a cuestionar las bases de esta relación incongruente?”. Este cuestionamiento al NYT también es aplicable a El País de España.

En la superficie no hay ninguna prueba de que WikiLeaks sea una operación encubierta de la CIA, aseguró Chossudovsky. Sin embargo la relación estrecha y estructurada de los medios corporativos con los servicios de inteligencia de EE.UU., sin mencionar las conexiones de ciertos periodistas con el aparato de seguridad nacional, hacen relevante la cuestión del patrocinio de la CIA.

Notas:

1) http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=22389. En castellano, ver http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118839 y http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118917.

2) www.haaretz.com/print-edition/news/netanyahu-wikileaks-revelations-were-good-for-israel-1.327773

3) Time’s Julian Assange Interview: Full Transcript/Audio. Time. Wednesday, Dec. 01, 2010. http://www.time.com/time/world/article/0,8599,2034040-2,00.html

4) A Wikileaks se le ve el plumero, 3ª parte, Alfredo Embid, http://www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol339.htm#_ftn18

5) PBS Interview, The Redacting and Selection of WikiLeaks documents by the Corporate Media, PBS Interview on “Fresh Air” with Terry Gross, 8 de diciembre, 2010.

6) F. William Engdahl, Wikileaks: A Big Dangerous US Government Con Job , Global Research, 10 de diciembre, 2010. http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=20580

7) WikiLeaks Prosecution Studied by Justice Department – NYTimes.com, 7 de diciembre de 2010.

8) Carl Bernstein, “The CIA and the Media”, http://tmh.floonet.net/articles/cia_press.html

Fuente: http://www.cubaperiodistas.cu/columnistas/ernesto_carmona/31.htm

3 Comentários para "Quem sustenta a Assange/Wikileaks?"

  1. VIANEI CORAZZA   09/01/2011 at 15:17

    “Sem paz Deus não está presente, onde existem guerras e conflitos Deus está ausente”
    “NOS TEMPLOS DE DEUS ONDE EXISTE PAZ, DEUS ESTA PRESENTE, NOS TEMPLOS ONDE EXISTE GUERRAS E CONFLITOS, DEUS ESTÁ AUSENTE”
    ONDE NÃO TEM JUSTIÇA NÃO TEM PAZ.

    PLEBISCITO SOBRE A REFORMA AGRARIA

    Custo do programa Bolsa Família previsto no Orçamento de 2011 (R$ 13,4 bilhões) corresponde apenas a 4% do que os 150 mil brasileiros mais ricos têm aplicado na ciranda financeira (R$ 337 bilhões, segundo levantamento feito recentemente pela Associação Brasileira das Entidades dos Mercados Financeiros e de Capitais – Anbima). Um punhado de milionários detém disponíveis para investir e reinvestir, 96% mais dinheiro do que receberão os 40 milhões de brasileiros que dependem Bolsa Família para comprar algum alimento e enganar a fome.
    A necessidade de recorrer ao benefício do bolsa família é vista pelos beneficiários, como uma humilhação. Acredito se o país desse oportunidade de educação cursos técnicos de preparação para o trabalho e terra para trabalhar para as pessoas que estão passando fome, eles saberiam agarrar a oportunidade e produzir. O governo Lula deu comida para 40 milhões de irmãos nossos que estavam passando fome durante certo período, Agora já está mais do que na hora de dar trabalho e terra para que essas pessoas produzam divisas para o país e gerem vida. Essa reforma agrária para 40 milhões de pessoas que estão passando fome além de aquecer toda cadeia produtiva agrícola e industrial, indústria de máquinas agrícolas, tratores, colheitadeiras, plantadeiras, incrementaria mais receita no PIB brasileiro. Assentar sobre as terras agricultáveis consideradas improdutivas, filhos de pequenos agricultores rurais sem terra que possuem experiência na produção agrícola, desalojados pelas barragens, desalojados pelas demarcações de terras indígenas, pequenos agricultores que tiveram de sair de cima das terras onde eram reservas indígenas, tipo reserva da serrinha no norte do Rio Grande do sul, ou na reserva raposa serra do sol em Roraima etc. Pegar o modelo da fazenda chapada em Vacaria-RS, onde se produz agricultura familiar aliada á agricultura moderna com rotação de culturas e implementar nesses assentamentos, colocando os agrônomos, os técnicos agrícolas ou os profissionais desse segmento para ensinar esse povo trabalhar. Implementar produção agrícola para produção de alimentos, não utilizando transgênicos, e venenos em geral. A parte desse pessoal que não sabe cultivar as terras receberia cursos técnicos e superiores para atuar nas indústrias que seria aquecida pela produção de maquinário agrícola.
    Estatísticas do INCRA mostram que 1% dos proprietários rurais detém mais de 40% das terras agricultáveis no Brasil. Infelizmente, o governo Lula não teve coragem de enfrentar a oposição do agronegócio e a imposição de cortes orçamentários feita pelo FMI. Preferiu o caminho demagógico do assistencialismo barato.
    Em vista de toda essa problemática venho através desse documento sugerir um plebiscito ou um referendo sobre a reforma agrária em terras improdutiva terras que não cumprem a função social, criação de uma secretaria especial no governo da Dilma para fazer esse plebiscito de vital importância para a nação brasileira.
    Um assentamento bem planejado rende ao país não somente os frutos sociais de quem ganhou a terra, mas tb o retorno em produção, alimentos, impostos, etc. Muita gente critica aqui pelo que ve na televisão. Tomam por referência apenas as badernas que aparecem na mídia. Parecem nem se importar que enquanto escrevemos aqui, milhões de irmãos brasileiros estão na penúria. Gasta-se tanto dinheiro com tanta bobagem nesse país, pq não investir em assentamentos planejados? Temos know-how pra isso sim senhor
    Desde as capitanias hereditárias que nossas terras são roubadas por famílias influentes. Um verdadeiro assalto contra a União. O MST tem que invadir mesmo…reforma agrária sai na marra, doa a quem doer. Políticos da direita usa os meios de comunicação para desmoralizar o movimento.
    Pior que o MST são esses latifundiários que se dizem produtores. Basta o governo fazer um levantamento pra descobrir o histórico dessas propriedades. A grande maioria pertencia a União, cujos poderosos do Brasil colônia se apossaram. Uma verdadeira invasão. Bem feito pelo inferno que o MST provoca.

    VIANEI CORAZZA – (54) 3601-1548 (54) 9162-7615 – [email protected][email protected]
    PRESIDENTE DO BLEBICITO OU REFERENDO SOBRE A REFORMA AGRÁRIA

    NÓS TRABALHADORES BRASILEIROS ESTAMOS SERVINDO DE ESCRAVOS AO CAPITAL INTERNACIONAL, LÁ ELES SABEM QUE SOMOS OS ESCRAVOS MODERNOS DO MUNDO, LÁ ELES NÃO FAZEM ESSE TIPO DE TRABALHO POIS TEM AS BESTAS AQUI NA AMERCIA LATINA QUE FAZEM, POR FALTA DE ORGANIZAÇÃO POLITICA DE NOSSAS BASES, A MAIORIA DOS TRABALHADORES OPERACIONAIS DA SADIA, FRANGOSUL, BANCO DO BRASIL, PETROBRAS, CORSAN E OUTRAS TANTAS EMPRESAS, SAEM DO CAMPO, SÃO FILHOS DE PEQUENOS TRABALHADORES RURAIS SEM TERRA, DESALOJADOS POR BARRAGENS, PELA DESAPROPRIAÇÃO DAS TERRAS PARA RESERVAS INDÍGENAS, COMO RAPOSA SERRA DO SOL, RESERVA INDÍGENA DA SERRINHA NO RIO GRANDE DO SUL, RESERVA DE NONOAI E TANTAS OUTRAS, DESDE A DÉCADA DE 40 VIVEMOS O EXODO RURAL NO BRASIL E O BRASIL É O ÚNICO PAÍS DO MUNDO QUE AINDA NÃO REALIZOU A REFORMA AGRÁRIA. PRECISAMOS INICIAR O PROCESSO AQUI PELO SUL DO BRASIL ONDE TEM MAIS PESSOAS QUE SÃO ORIGINÁRIAS DA AGRICULTURA, PESSOAS QUE HOJE TRABALHAM NA SADIA, FRANGOSUL E OUTRAS EMPRESAS PARA VIVER PRECARIAMENTE COMO RELATO DE TRABALAHDORA DA SADIA VIVE NUM PORÃO COM A FILHINHA, QUE DIGNIDADE PODEM TER ESSAS PESSOAS, QUE ESPECTATIVA DE VIDA TEM ESSAS EPSSOAS QUE RECEBEM 600,00 MENSAIS, O CAPITALISMO GERA VIDA MAS NÃO VIDA EM ABUNDANCIA VIDA EM PLENITUDE, PRECISAMOS INICIAR UM PROCESSO DE ORGANIZAÇÃO DE TODA ESSA MASSA POPULACIONAL ,PARA QUE REVEJAM SUAS VERDADEIRAS RAÍZES, A PRIMEIRA PROPOSTA É O PLEBICITO SOBRE LIMITES DE PROPRIEDADES RURAIS IMPRODUTIVAS.

    Responder
  2. Rolando (Honduras)   31/12/2010 at 11:59

    Interesante aporte al que puedo agregar mi sospecha de que el poder judio es quien en realidad esta detras de todo y que en el presente estaria funcionando como ujna forma de chantaje contra la debilitada posicion de Obama de obligar a Israel a abandonar los asentamentos en territorio palestino. Hay demasiados judios en el medio y demasiadas contradicciones y demasiadas cosas que se van quedando en las mangas. Gracias Desacato

    Responder
    • Raul Fitipaldi   31/12/2010 at 15:33

      Estimado Rolando, gracias por leer Desacato desde nuestra querida Honduras. Al respecto de su comentario apenas es necesario precisar que no toda persona judía es sionista, personas de origen judío que sí tienen ese poder que asola nuestros pueblos y tienen su centro en Estados Unidos e Israel. Por ejemplo, nuestro sitio tiene varios compañeros de origen judío que no son sionistas, y son anticapitalistas y antiimperialistas como Desacato. Puede leer las reflexiones de nuestra directora Tali Feld Gleiser contra el Estado de Israel y el Sionismo, desde la perspectiva de una persona judía, latinoamericanista y bolivariana. Un abrazo cordial, Raúl Fitipaldi, Coordinador Editorial.

      Responder

Deixe uma resposta