Posturas perante a guerra: de San Agustín hasta Hiram Abif

Publicado em: 30/08/2011 às 18:31
Posturas perante a guerra: de San Agustín hasta Hiram Abif

Por Henry Rueda.

Siendo el primero una realidad Humana,  Histórica e intelectual y el segundo una manifestación mítica e iniciática.

“La guerra es licita y aun necesaria cuando es el único medio de conseguir, defender o asegurar nuestros derechos”.

“se llaman justas las guerras que vengan las injusticias, cuando un pueblo o un Estado, al que hay que hacer la guerra se ha descuidado en el castigo de los crímenes de los suyos o en la restitución de lo que ha sido arrebatado por medio de esas injusticias”

“entre Cristianos solo es justa cuando peligra la unidad de la iglesia; contra los Judios,los heréticos, los paganos, ha de evitarse la violencia, ya que la verdad no se impone con la fuerza. El  cristiano debe convencer, y solo se justifica una guerra cuando es defensiva”.

1-la postura realista, según la cual la guerra es básicamente una cuestión de poder, de interés, de necesidad, incluso de sobrevivencia, y en este sentido el análisis moral abstracto queda materialmente descartado. La pregunta es aquí si frente a la amenaza de muerte o de extinción ¿tiene algún sentido la reflexión moral? Ideas más cercanas a este planteamiento pueden ser por ejemplo la de “matar en defensa propia”

2-la segunda postura es la de la guerra santa: Dios autoriza la coerción y la muerte de los infieles, los incrédulos de los partidarios de una ideología laica frente al estado teocrático.

3-la tercera postura es la pacifista, según la cual toda guerra es eminentemente inmoral.

4-la cuarta es justamente la guerra justa: la convicción que afirma que la razón moral universal, o ley moral natural puede y debe aplicarse a la guerra.

5- la quinta y última postura seria aquella que sostiene que la guerra es válida solo para garantizar la paz, lo cual sugiere una linda paradoja solo admisible en las doctrinas y en las ideologías militares del tipo “guerra fría” que tanto animo la segunda mitad del siglo 20.

La guerra de los Estados Unidos y la OTAN contra Libia, Irak, Afganistán o cualquier otro pequeño país: ¿es una guerra justa?

¿Implementaran los que se creen los amos del planeta tierra, su matazón Humanitaria en Venezuela, porque no les conviene su sistema político y su presidente no acepta el vasallaje?

 Si bien es cierto que, ante el derecho internacional todos los Estados son iguales entre sí, la verdad es que una guerra entre una o varias potencias militares y un país más débil seria de entrada, inmoral, porque no se justifica  el uso de la fuerza cuando la fuerza sale sobrando.

Las guerras antiguas, justificadas o no, legitimas o no, eran más aceptables , incluso éticas, en tanto tenían una “causa” un sentido de misión, un estandarte, una bandera que enarbolar y defender  con la dignidad del cuerpo y de la lucha frontal, “cara a cara. Pero las guerras actuales justas o no, licitas o no, legales o no, legitimas o no, son guerras de la aniquilación, guerras de la inmolación y del exterminio, son guerras a distancia, guerras en las que predomina la supremacía tecnológica, económica y militar, y ya no la potestad del valor, de la fuerza y del patriotismo, si no el ventajismo de la tecnología científico- electrónica. Que es lo mismo, en el caso de la guerra, que el predominio de la cobardía.

Mi postura personal es que la guerra es inmoral y demuestra lo poco que hemos crecido como seres Humanos, pues toda la tecnología que se ha logrado en los últimos cien años nos puede tener en el puesto ocho o nueve, pero como seres humanos civilizados no pasamos del puesto cuatro o cinco y creo que soy benevolente. (En el caso de que existiera una valoración)

Patria Socialista, es vida-Viviremos y Venceremos.

Deixe uma resposta