Petrobras e “As mãs companhias”

Publicado em: 23/11/2011 às 19:26
Petrobras e “As mãs companhias”

Por Juan Luis Berterretche.

AFP

Petrobras se ha rodeado de “malas compañías” para la explotación petrolera del “Pré-Sal”. El domingo 20 de noviembre, el jefe de operaciones de Chevron, George Buck, dijo que la corporación estadounidense “asume toda la responsabilidad del incidente” refiriéndose al derrame que desde el 7 de noviembre se intenta detener en un pozo en perforación a 1.200 m de profundidad, cerca del Campo Frade, a 370 km al noreste de Río de Janeiro. Como es habitual en estas empresas, la compañía no notificó a las autoridades con la rapidez necesaria luego de que se detectó la fuga, mintió minimizando el derrame y no está manejando apropiadamente las operaciones de limpieza.

Comencemos por decir que no fue Chevron que dio la alarma del siniestro sino que el aviso del derrame, fue dado el 7 de noviembre por Petrobras, que opera un pozo en una región vecina. Todo indica que Chevron intentó ocultar el “accidente”.

Hasta el 15 de noviembre, el derrame había provocado una mancha de unos 163 km2 y estaba a unos 120 km del litoral, según la Agencia Nacional de Petróleo (ANP). El mismo día martes, la empresa Chevron anunciaba el exitoso sellado de la grieta por donde se producía el derrame, con lodo pesado y cemento. Sin embargo cinco días después, el domingo 20/11, la ANP informó que continuaba manando petróleo “en algunos puntos” del lecho marino de la costa atlántica del país, donde hace dos semanas comenzó el vertido de crudo. El ente regulador contaba con imágenes submarinas tomadas el sábado 19/11 por un vehículo controlado de forma remota e informaciones de un barco de la Marina que navegó el domingo pasado por la región donde está ubicada la fisura de 400 metros en el lecho marino, por donde brotó el crudo.

Ante la evidencia del optimismo injustificado de la semana anterior el ejecutivo de la transnacional reconoció que seguían derramándose entre 1.600 y 15.000 litros diarios de crudo y se negó a estimar cuándo podría detenerse la fuga. La ANP evaluó en la primera semana del derrame, que este sería de 230 a 300 barriles diarios.

“Imágenes satelitales obtenidas por la NASA indican un derrame 10 veces mayor” a los 330 barriles diarios que calculó la ANP y “la extensión de la mancha vista desde el aire llevan a un cálculo de 3.700 barriles de petróleo por día”, aseguró Greenpeace, que realizó el viernes 18/11 una protesta en Río de Janeiro.

Mientras Chevron presume “optimista” que la fuga es de 330 barriles por día, el geólogo estadounidense, John Amos, director del portal SkyTruth dedicado a interpretar fotos de satélites con objetivos ambientales, considera que el mismo puede llegar a 3.738 barriles diarios.

La policía federal ambiental brasileña investigará si Chevron está usando métodos ilegales para encubrir el derrame de crudo que se filtró por uno de los pozos en la cuenca de Campos, frente a la costa de Río de Janeiro. Según informan hoy medios brasileños, las investigaciones responden a una denuncia hecha por el secretario de Medio Ambiente de Río, Carlos Minc, quien acusó a la petrolera de usar chorros de arena a presión para empujar el petróleo bajo la superficie marina, lo que constituiría un delito por contaminación. “Minc pudo observar que seis embarcaciones vertían arena sobre la mancha de crudo para acelerar su dispersión mecánica”, informó la Secretaría de Medio Ambiente de Río, después de que el titular sobrevolara la región accidentada. Con esta denuncia cobró sentido la declaración del jefe de operaciones de la petrolera que aseguró que “es inaceptable para Chevron que haya petróleo en la superficie del océano”.

El responsable por la investigación de la policía federal ambiental, comisario Fabio Scliar, (jefe de la Policía de Medio Ambiente y Patrimonio) destacó que los funcionarios de Chevron “Estaban completamente desprevenidos para manejar una emergencia como esta”, y agregó que de comprobarse el uso de arena para obtener que se sumerja el petróleo, Chevron puede ser condenada por delito ambiental e impedida de participar de licitaciones por cinco años. El eventual uso de arena para “paliar” el derrame puede perjudicar seriamente la flora y la fauna del océano Atlántico, advirtió Scliar. “Si eso realmente estuviera sucediendo, todo el bioma del Océano Atlántico podrá verse afectado”, señaló. El derrame se produjo en una ruta migratoria de ballenas y delfines.

Texaco Chevron, un contaminador contumaz /1

El 14 de febrero del 2011 fue emitido un fallo por el juez Nicolás Zambrano de la Corte Provincial de Sucumbío en Nueva Loja (Ecuador) contra Texaco Chevron. La sentencia obliga a la petrolera a indemnizar por valor de 9.500 millones de dólares al Frente de Defensa de la Amazonía (o el doble, si la corporación no se disculpa públicamente), esta acción popular fue entablada en 2003 en la corte de Nueva Loja (una pequeña ciudad que todo el mundo llama Lago Agrio, nacida con el petróleo).

La indemnización de 9.500 millones de US$ corresponden ser distribuidos por el Frente de Defensa de la Amazonía de la siguiente forma: 600 millones de dólares irán para la limpieza de aguas subterráneas, 5.396 millones a remediación de suelos, 200 millones (a 10 millones anuales por 20 años) a la recuperación de flora y fauna, 150 millones a planes de agua potable, 1.400 millones por daños imposibles de reparar, como la salud perdida; 100 millones de dólares por daño cultural y “restauración étnica”, y 800 millones como fondo de ayuda para la salud pública. Este último punto surgió como compensación de las muertes por cáncer. No hay indemnizaciones a personas particulares sino al colectivo de damnificados representados por los demandantes en esta “acción popular”.

El juez Zambrano obliga a pagar a la Chevron-Texaco una “penalidad punitiva”. La sentencia resuelve que efectivamente Chevron-Texaco debe pagar el doble de las cifras arriba señaladas (lo que lleva el total a casi 20.000 millones) si en 15 días no pide disculpas públicamente en anuncios en periódicos de Ecuador y de Estados Unidos. Esta cláusula se establece en virtud de la conducta intencionadamente dilatoria de Chevron Texaco hasta pocas horas antes de que se dictara sentencia, por su efecto disuasorio en otros casos, y también por “las mayores ganancias obtenidas por un menor costo de la producción petrolera”.

Texaco no pagó en su momento los costos que hubiera debido pagar para que sus operaciones no causaran daños (echando el agua de formación en piscinas que se desbordan, quemando el gas, etc.) y utilizó prácticas que nunca hubieran sido aceptadas en su país de origen que sabía que eran dañinas. La sentencia usa más las conclusiones de la Chevron Texaco que de los demandantes, respecto a la medida de la contaminación en las casi mil piscinas (de unos 40 por 60 metros) así como en sus alrededores, que quedaron como residuo de la explotación petrolera de Chevron-Texaco en la Amazonia ecuatoriana, durante dos décadas (1972-1992). Cómo vemos la petrolera estadounidense tiene un pésimo historial de destrucción ambiental, que no puede ser ignorado por Petrobras.

Transocean RIGN.VX: vieja conocida

Los graves errores de British Petroleum /2 y sus contratistas, causaron el mayor derrame petrolero costa afuera en la historia de Estados Unidos, dice el informe final de una investigación del Gobierno de EEUU emitido en Washington/Houston, el 14 de setiembre 2011. Los investigadores de la Guardia Costera y de la Oficina de Administración de Energía Oceánica culparon a las compañías involucradas, del accidente que se produjo en el Golfo de México en abril-mayo-junio del año pasado. Según el informe oficial, el accidente de la plataforma Deepwater Horizon fue resultado de múltiples causas, que involucró la participación de varias partes, incluyendo además de BP a las empresas Transocean y Halliburton.

Transocean RIGN.VX propietaria y operadora de la estallada, incendiada y sumergida plataforma Deepwater Horizon fue responsabilizada por los errores en la perforación del pozo y la falta de seguridad en la plataforma que cobró 11 vidas. Halliburton era responsable del sellado del pozo del derrame que demoró en obstruirse más de dos meses.

Transocean RIGN.VX es la misma corporación propietaria de la plataforma Sedco 706 desde la que se perforaba el pozo de Campo Frade para la empresa Chevron. Según el ejecutivo de la filial brasileña de Chevron “la presión de los depósitos fue subestimada”, En base a esa información incorrecta, la compañía habría usado un tipo de material que no tenía el peso necesario para contener el crudo. Es decir se utilizaron materiales e instrumentos inadecuados para la operación. Como resultado, el petróleo que estaba bajo una alta presión pudo filtrarse. Y aunque el pozo se intentó cerrar, la presión del escape causó que la boca del pozo se rajara, permitiendo la salida del crudo a través de grietas para emerger en la superficie del océano. Un error similar al cometido en el Golfo de México. Y muy posiblemente, el uso de material inferior al necesario tenía como objetivo una disminución de los costos.

Los piratas de Halliburton

En enero de 2008, Petrobras anunció el descubrimiento de una reserva gigante de gas denominada Campo de Júpiter a 37 km. del mega-campo de petróleo de Tupi /3. La prospección fue realizada por el navio-sonda NS 21 y los laptops y memorias que habían acumulado la información del descubrimiento fueron trasladados a tierra, para ser enviados a Macaé en un conteiner por un camión de la empresa Transmagno. Luego de un viaje “accidentado” con paradas no previstas en la ruta, al llegar el camión a Macaé se comprobó que todo el material sigiloso de Petrobras había sido hurtado.

A partir de ese momento las informaciones dadas por la petrolera oficial fueron contradictorias y confusas. Mientras que el director de la Asociación de Ingenieros de Petrobras (AEPET) Fernando Siqueira, denunciaba que el robo era reincidente ya que hacía un año y medio que venían siendo hurtados varios laptops en casa de técnicos envueltos en la información sigilosa sobre la Cuenca de Santos.

Sin lugar a dudas la desaparición era responsabilidad directa de Halliburton que era la empresa encargada de trasladar el conteiner. La transportadora Transmagno era una compañía subcontratada por Halliburton. En nuestra nota sobre el incidente, de febrero de 2008 /4 vertimos una extensa información sobre las actividades de Halliburton, una sub contratista del Pentágono de EEUU para acciones con mercenarios e interrogadores (torturadores) en los distintos países intervenidos u ocupados por fuerzas de la OTAN. Halliburton debe su expansión y crecimiento de los últimos años a la intervención del ex vicepresidente (mentiroso pertinaz y defensor de la tortura) Dick Cheney, (CEO chief executive officer o ejecutivo en jefe) y accionista de Halliburton desde que fue secretario de Defensa del presidente Bush senior. Las innumerables acusaciones de sobornos y fraudes en EEUU de sus ejecutivos llevaron a que la transnacional se trasladara a Dubai (Emiratos árabes Unidos) en 2007 para evitar juicios y pagar menos impuestos. A esta empresa pirata, Petrobras confiaba la información confidencial.

A pesar de sus antecedentes, en enero de 2010, Petrobras y Halliburton firmaron un acuerdo de cooperación tecnológica en Río de Janeiro. El acuerdo estaba volcado hacia la investigación y desarrollo de las reservas en el “Pre-Sal. El convenio de cooperación entre las dos empresas resultaría en la implantación en 2011 de un Centro de Tecnologías y Soluciones Halliburton Brasil en Rio de Janeiro, en la isla del Fundão. Conociendo la trayectoria de Halliburton, podemos sospechar que, el personaje que intermedia a favor de Halliburton en Petrobras se enriquece velozmente.

Petrobras también responsable

Pero Petrobras no sólo tiene responsabilidad en el accidente por las corporaciones a las que se asocia. Como socio de Chevron en la explotación del pozo con una participación del 30%, no sólo tiene derecho a parte de las ganancias del negocio, tiene también obligación de arcar con los costos ambientales del desastre. En el aspecto monetario y en el aspecto ético. Es importante que Petrobras explique cuál es el control técnico que realiza sobre las operaciones de sus socios. ¿O no lo hace?

Pero el control de Petrobras o de la ANP, como partes interesadas de las operaciones, no resuelve el imprescindible control de la sociedad en su conjunto sobre actividades que la pueden afectar directamente. La ANP demoró 11 días para enviar un aparato bajo control remoto que fotografiara la fisura en el lecho del océano. Comprobando que el sellado de la pérdida era mentira. Por otra parte, ya se denunció que el derrame puede perjudicar la actividad de 500 pescadores que trabajan en la zona.

Desde que se comenzó a plantear la explotación petrolera en mar abierto existe una propuesta de organizaciones ambientales de conformar una Comisión Independiente que monitoree las actividades de las petroleras. Comisión, independiente del Estado, integrada por científicos, técnicos, ambientalistas, organizaciones ecologistas, trabajadores de la industria, u otras organizaciones sociales, etc. No solo nacional sino también con especialistas de otros países. El problema de los derrames, no afecta estrictamente al país responsable del “accidente”. La industria petrolera es una actividad que afecta al planeta.

Lo del título. Petrobras está rodeado de malas compañías. Y hasta ahora se mueve como si sus socios no tuvieran una larga trayectoria de delitos ambientales. Con toda propiedad y sin doble sentido, la petrolera estatal podría afirmar con Serrat en Las malas compañías: “mis amigos son unos sinvergüenzas”, “mis amigos son unos malhechores”

23 de noviembre 2011

Isla de Santa Catarina

Brasil

Tali Feld Gleiser realizó la corrección de este artículo

Notas

1/ El texto del subtítulo proviene íntegramente del documento en PDF de Joan Martínez Alier: El caso Chevron Texaco en Ecuador: una muy buena sentencia que podría ser un poco mejor. Universitat Autonoma de Barcelona, 21 de febrero de 2011.

2/ Véanse mis artículos: British Petroleum: Exterminador del Futuro 12 05 2010 y Derrame British Petroleum, Chernobil de EEUU 30 06 2010. Desacato.info

3/ El mega-campo de Tupi dispone de una capacidad de 90 millones de millones de barriles de petróleo equivalente (boe), medida que incluye petróleo y gas natural. Este descubrimiento elevaría a Brasil a la condición de tercero o cuarto mayor productor mundial de hidrocarburos.

4/ Véase mi artículo Petrobras confía su información sigilosa a los piratas de Halliburton. Febrero/2008. Desacato.info

Deixe uma Resposta

Your email address will not be published.