O uivo da matilha

 Por Ricardo Salgado.

Como anticipamos, el golpismo, dirigido por los grupos de poder del país, han iniciado una intensa campaña contra el partido Libertad y Refundación (LIBRE), basada en el viejo cazabrujismo de la derecha continental, y una serie de argumentos que se mueven entre las mentiras usuales, la calumnia y la cobarde descalificación personal. No nos ha tomado por sorpresa, no esperábamos que fueran creativos y propusieran algo nuevo; es un hecho que sus medios y los gánsteres de la información y deformación de la verdad, no disponen de muchas salidas para justificar la desastrosa situación en que vive Honduras, después de 30 años de aplicación en dosis letales de neoliberalismo recetadas por el Consenso de Washington.

Dos individuos, uno con un seudo noticiero de televisión, y otro auto nombrado analista que gusta creer que es intelectual, ambos piezas clave del Golpe de Estado, han servido de punta de lanza para acusar al Partido Libre de “comunista”, “ateo”, “antidemocrático” y “dictatorial”. Buscan sorprender a nuestro pueblo con estos viejos fantasmas anticomunistas; aunque ellos niegan las violaciones sistemáticas a los derechos humanos, los asesinatos, la pudrición del sistema de justicia en Honduras, la pobreza extrema en que nos ha hundido el sistema operado por una clase dominante cada vez más cavernaria. Cómplices de todos estos actos, sabiendo que no se pueden borrar de la mente de la población, y que además, son imperdonables, Wong Arévalo y Juan Ramón Martínez, se echan a cuestas nuevamente la misión de iniciar lo que bien podría llamarse “el golpe de Estado permanente”.

No es casual que sean estos dos y no otros. Ambos tienen una larga trayectoria en el oficio de deformar la opinión pública en beneficio de sectores específicos. La historia nos muestra como a quienes se han negado a pagar favores, se les hizo caer en la desgracia por medio de amplias campañas de desinformación, que muchas veces sirvieron también para esconder a los “peces gordos”. Nadie puede tampoco olvidar la incondicionalidad de estos sujetos con los dueños de los medios de comunicación conspiradores ni su “militancia” en el golpismo y sus ataques furibundos contra el gobierno democrático y constitucional que finalmente fue derrocado por la vía de las armas den 2009. Carentes de moral, con un espíritu de mercaderes, estos se han jactado más de una vez de que son capaces de convertir las monedas de cincuenta centavos en lempiras, esa es su motivación, y su trabajo son la mentira y el chantaje. La estrategia del sistema contra LIBRE sale de sus dos mejores exponentes de la vileza y la inmoralidad.

Apenas nos acercamos a la convocatoria a elecciones, y ya argumentan que somos “enemigos de la democracia”, aunque no dicen que ellos instigaron el Golpe de Estado que destruyó la frágil democracia que vivía el país, y que se había estancado en la falsa ilusión de la representatividad. Justamente cuando se preguntó al pueblo si quería renovar el sistema democrático, y llevarlo a ser más igualitario y que fuera garantía del bienestar y el progreso de las mayorías, estos individuos, a nombre la malévola oligarquía, instigaron la salida a tiros del presidente constitucional de la República, e instauraron la dictadura más brutal de la América Latina en el siglo XXI.

Hoy invocan el Estado de Derecho que ellos han violentado mil veces, y piden al pueblo que condenan todos los días a la miseria, que vote por los fundamentalistas y militares que hace poco más de 24 meses llenaron de luto muchas familias hondureñas, que fueron cómplices de violaciones a nuestras mujeres y levantaban enormes campos de concentración en El Paraíso, y otros tantos sitios que difícilmente podemos nombrar en este escrito. Como siempre, las grandes y pequeñas “calabazas” que nutren el pensamiento de la derecha, recurren a la bajeza, al insulto vil, e incluso a la incoherencia para acusar al pueblo de ser malo si quiere libertad, y se atreven a decir que lo que es bueno, es seguir como estamos ¡Su desvergüenza no conoce límites!

Acusan a un ministro de oponerse al Golpe de Estado, lo critican por “tener una carga ideológica”, cuando en realidad lo que hace es abrir una a una las cloacas inmundas de la corrupción que han destruido el sistema educativo en esta pequeña y empobrecida nación. Recurren al miedo, le dicen a los empresarios que les quitaran lo que tienen, cuando son ellos los que expropian por la vía bancaria a los emprendedores; es un pequeño cartel de delincuentes de alta alcurnia, disfrazados de grandes señores, los que se apropian indebidamente de las propiedades y los sueños de millones hondureños.  Hablan de la propiedad privada como “el pilar fundamental” de la democracia, pero no mencionan los remates y los embargos que día a día dejan en la calle a miles de familias, esas son las verdaderas expropiaciones. No dicen que los magistrados del sistema judicial tienen patrocinadores a quienes les pagan con decenas y centenas de fallos amañados en contra de la propiedad de los que menos tienen.

Repiten a coro que el que esta con Libre no cree en dios, olvidando que entre nuestros miembros contamos con cientos de sacerdotes y pastores que entienden la misión cristiana como la defensa de los que no tienen nada, y además que nosotros nunca perseguimos a ningún líder religioso, algo en lo que ellos se especializan: Falsamente nos quieren estigmatizar porque pensamos, nos critican porque abrimos las puertas a todos los hondureños decentes que anhelan una patria justa. Ninguno de nuestros miembros ha sido irrespetado nunca por su fe religiosa; Somos el partido político más respetuoso de los derechos individuales, y nunca hemos ordenado la expatriación y la represión de ningún ser humano por sus ideas.

¿Porque mienten? será la pregunta que se harán muchos compatriotas, porque no son capaces de enfrentar las culpas que acumulan por generaciones. ¿Por qué no nos explican las razones que producen el hambre que sufren nuestros hijos e hijas diariamente?, ¿Por qué invocan el nombre de dios si callan contra pecados imperdonables como el asesinato, la violación y el robo?, ¿Por qué le hablan de democracia al pueblo pero lo castigan con bestialidad por querer opinar?. ¿Cuándo comenzaran a explicar porque en Honduras prácticamente ha dejado de existir la agricultura? ¿Por qué es cada día más caro comer las tortillas que nos heredaron nuestros antepasados?, ¿Por qué no nos explican la razón por la que en este país es más barato morirse que enfermarse, porque no dejan que tengamos acceso a medicamentos y a atención médica?, Que  nos digan de una vez porque es prohibido comer para las mayorías, mientras ellos se hartan en raciones injustificadas e inmorales.

Ahora resulta, según estos genios de la economía, almas redentoras de nuestras miserias, que nuestro problema no es la falta de tierra sino nuestra incapacidad de producir; interesante propuesta, es como decirle al acribillado que él es culpable por haberse atravesado en el camino de las balas. Increíble que traten de sostener esta charada, en lugar de decir que los que controlan el dinero y la riqueza, prefieren especular con el dinero que ponerlo a la disposición de la producción de aquello que nos falta para vivir dignamente; han de creer que somos infinitamente tontos, y que siempre pueden manejarnos como marionetas.

Descarados buitres se atreven a llamarnos violentos cuando ellos encubren a los asesinos, ocultan la verdad y nos persiguen con casos falsos, fabricados por sus funcionarios.  Nos dicen intolerantes, aunque las víctimas, todas sin excepción, han sido compañeros y compañeras nuestras. Nos dicen vagos, cuando ellos son los responsables de que más de la mitad de los que podemos trabajar no tengamos oportunidad de ningún tipo. Ellos, que son un cartel, una pequeña banda de truhanes que ha secuestrado este país, nos quieren señalar por los crímenes que ellos cometen a diario.

 Digamos que la jauría de chacales ha comenzado a aullar para que el pueblo se encierre aterrado por los espíritus del mal producidos en fábricas de fantasmas contra la gente, esta vez no nos tragamos lo que nos dicen; esta vez exigimos que nos den explicaciones por todas sus fechorías: No esperamos que se sometan al juicio de una justicia verdadera, pero al menos que dejen de irrespetar nuestra capacidad de entendimiento.

Ya basta, aunque sigan escupiendo veneno esta vez exigimos que rindan cuentas, y mientras más aúllen más cerca estamos de la victoria.

19/abril/2009

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.