O Tigre atacará a Fiscalia?

Por Roberto Quesada*.

En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él.” — John F. Kennedy.

Para quienes nos leen fuera de Honduras, luego de que cayera asesinado el periodista número 23, Alfredo Villatoro, el gobierno, desesperado, busca salidas a la invivible nación centroamericana, y cambia de mando la jefatura policial, entra en acción el conocido Juan Carlos “Tigre” Bonilla, sindicado de violaciones de los derechos humanos.

La fauna política hondureña está revuelta, agitada en la violencia que produce la miseria, la flora es cada vez más escasa y aun así hay mucho pasto para unos pocos y poco pisto  (dinero)–casi nada– para las muchas y muchos. Y, por supuesto, la escasez junto a otros ingredientes dan como resultado un coctel letal de inseguridad, desesperanza y abre las compuertas del intervencionismo directo.

El Oso Negro (César Ham, Ministro Agrarario) sigue enfrentado al aceitero de la Palma (Miguel Facusse, terrateniente), que dicen que palma a quien se le oponga, mientras el lobo se ha visto acorralado una y otra vez, pero a colmillo y garra defiende a su protegido, ya sea engañando con tortillas voladoras o creando falsas ilusiones con fogones.

Ante la desesperación pues hay que sacarse, cual astuto mago de Las Vegas, las últimas cartas para ver si Hondutanic evita el hundimiento total, cosa que para muchos ya es inevitable: caían periodistas neutros, luego periodistas de la oposición y ahora hasta quienes acuerparon la degradación del país (profético Bertolt Brecht). Los campesinos son asesinados, al igual que los miembros de la resistencia, pero cada vez eso produce menos ruido, se está convirtiendo en una simple estadística. Etnias que a través de la historia han vivido pacíficamente, ahora se ven forzadas a otro estilo nada envidiable de vida, como unos garifunas peleando contra un pistudo (adinerado) quien les disparó y ellos en respuesta le incendiaron el auto, o misquitos pescadores que desde el cielo nocturno fueron alcanzados por las balas de helicópteros tripulados por miembros de la DEA y por las fuerzas del orden de Honduras, en donde entre otros cayeron dos compatriotas embarazadas.

La muerte se ha convertido en la dieta del hondureño/ña: el ayuno que alimenta.

En este torbellino de incertidumbre salta el Tigre Bonilla, ahora el alto jefe policial, hay quienes le acusan de un pasado violador de derechos humanos y no falta quienes lo elogien como capaz de impartir justicia a lo parejo. Lastimosamente al Tigre le han dado la bendición nada más ni nada menos los señores del golpe de Estado, ya con esto queda estigmatizado pues un criminal no puede sino bendecir a otro.

El Tigre lleva como misión depurar la policía, pero no es allí poniéndole la pistola a sus compañeros que podría lograr eso sino yendo, cual héroe hollywoodense, a la caza de la cabeza del mal, no de la cola. Y una de estas cabezas de la maligna serpiente venenosa es la Fiscalía, que sí funciona, pero para sus propósitos del mal: No ha dejado que el Lobo se lleve una gallina siquiera sin su permiso, tiene invertido el libro de las leyes, que hoy por hoy en Honduras es para proteger el mal y castigar el bien.

Los políticos pecadores quienes bautizaron a la serpiente del mal, comieron de sus frutos hurtados al pueblo hondureño, ahora ya no hallan qué hacer para deshacerse del engendro a quienes ellos adularon y contribuyeron a su desarrollo. No son las maras, no es la delincuencia común, no son los policías corruptos infiltrados o corrompidos dentro de la misma policía, no señoras y señores, el mal mayor se llama impunidad. Y desde que se dio el fatídico golpe de Estado también allí mismo se firmó el acta de muerte al pueblo hondureño y destrucción del país… Impunidad y otros premios para quien realizara el trabajo material (sucio –asesinar) de parte de los asesinos ‘intelectuales’. Y mientras persista esa impunidad no habrá paz posible.

Ahora quieren meterle una inyección sedante de una vez al pueblo, hablando de delincuencia común y crimen organizado, de esta forma el pueblo olvidará el causal principal de todo este desastre y a sus ejecutores principales, los criminales mayores, quienes asestaron el golpe de Estado. Este es uno de sus últimos recursos para forzar al pueblo al olvido de los delitos que ellos cometieron. y continúan cometiendo. Y no olvidemos que con el golpe en Honduras fuerzas exteriores combinadas con los sobalevas criollos intentaron hacer una especie de “primavera árable”, que bien podríamos parodiar como “el verano latino”, pero como no les resultó, no podemos dudar que la nueva estrategia de este proyecto sea la declarada y descarada militarización de Honduras.

Hoy precisamente, 23 de mayo del 2012, en Londres, Amnistía Internacional (AI) denunció que “en Honduras persiste la impunidad por las violaciones de los derechos humanos durante el golpe de Estado de 2009, y que durante el año pasado hubo muertos y desalojos forzosos por conflictos de tierras (….) la organización defensora de los derechos humanos recuerda que, en abril de 2011, el Gobierno de Porfirio Lobo estableció una Comisión de la Verdad y la Reconciliación, cuyo cometido era analizar los sucesos que desembocaron en el golpe de Estado de 2009.

La citada comisión reconoció que los acontecimientos que rodearon al derrocamiento del presidente Manuel Zelaya constituyeron de hecho un golpe de Estado, durante el que se cometieron numerosas violaciones de los derechos humanos.

Sin embargo, según AI, al finalizar el año 2011, “nadie había comparecido ante la justicia o había rendido cuentas por estas violaciones de derechos humanos”.

Hondureñas y hondureños, estos políticos y empresarios, los que asestaron el golpe de Estado, por supuesto, creen que el hondureño es papo (tonto, idiota) y está hecho de paja, que por eso le gusta alimentarse de pura paja, por eso llevan como candidato al “pajerito” Villeda por un lado, y a Ricardo Alvarez por el otro, la idea es que uno de estos dos sea el “ganador” de las próximas elecciones, pues ambos están hechos a la medida del más recalcitrante fundamentalismo, cegados por el odio ideológico solo terminaría de hundir un poco más nuestra ya semi hundida patria. Desde ya están conspirando contra el Partido libre, que es mayoritariamente favorito en Honduras, y que lleva como candidadata a Xiomara castro de Zelaya, esposa del Coordinador general, presidente Manuel Zelaya.

Pero como demostrado está que ninguno de los dos representantes de la oligarquía tiene la venia popular, lo siguiente será crear el caos, que ya está encaminado, para evitar elecciones y continuar gobernando ellos con las fuerzas de las armas y la condena de muerte contra quienes se opongan. ¿Nos dejaremos?

Veamos si el afamado “Tigre”  Bonilla tiene suficiente garra y colmillo para enjuiciar a la Fiscalía, les aseguró que si se atreve a tocarle la barba a cualquiera de las cabezas de la serpiente del mal, lo veremos pasar en un cajón o saldrá maullando como un gatito abandonado queriéndose refugiar bajo el calor de las tetitas de su mamá gata.

¡Miau!

 Nueva York NY 24/05/2012.

* Tiempo, Honduras.

Versión internacional desacato.info

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here