O Sol e a democracia real

Publicado em: 29/05/2011 às 17:10
O Sol e a democracia real

Por Narciso Isa Conde.

El Sol en España se posó en la Puerta del Sol de Madrid y se irradió por el país ibérico, transformado en centenares de miles de jóvenes que demandan democracia real, debido a que la llamada democracia española  no es tal.

Lo de “real” no es por favorecer al rey, sino porque la existente es falsa.

La de aquí es peor. Arturo del Tiempo es el enlace entre las dos.

Son “democracias”  de  banqueros, magnates capitalistas, mafias políticas, cárteles y corporaciones.

Seudo-democracias  que generan elites opulentas, desempleo, trabajo precario, desprotección social, insalubridad, alineación, xenofobia, depredación, corrupción, narco-corrupción, sobre-explotación, adulto-centrismo, machismo, saqueo y delincuencia de todo tipo.

“Democracias” mentirosas, estafadoras, administradas por partidocracias despreciables, que operan indistintamente -y con la misma perversidad –  como gobierno y como oposición.

Es un sistema negador de participación y decisiones colectivas, siempre al servicio de cúpulas privadas  y privatizadoras.

Aquí, más aun.

En España mucha juventud y mucha gente se hartó de eso y decidió convertirse en Sol de la democracia real. Sencilla y profunda demanda acompañada de reclamos de empleos, mejores ingresos, seguridad social, vida digna…

Aquí hace tiempo que se viene hablando de la necesidad de una verdadera democracia, participativa, diferente, nueva  e integral. Que se lucha por alimentos para todos/as, luz eléctrica, empleo, derecho a la educación, y la salud, seguridad ciudadana, cese de la impunidad, fin de la represión y de la criminalidad policial.

El problema es que todavía esas propuestas y esas luchas, inestables y  desarticuladas, no han logrado crear un nuevo  sujeto político-social diferenciado y contrapuesto a la partidocracia y a la clase dominante-  gobernante, capaz de tomar las calles con la demanda de democracia real en el centro de su determinación.

Aquí el Sol de la democracia real no ha sido apropiado por la juventud y el pueblo dominicano, aunque hay indicios de que podría hacerlo.

Crece la percepción de esa necesidad, pese a que una parte de las izquierdas partidistas no quiere entender que el camino no es el electoralismo puro y simple ni la aceptación de las reglas del juego del sistema, ni la imitación de los métodos de la derecha, ni la simple sumatoria de grupos y siglas al margen de los nuevos sujetos potencialmente insumisos.

Hay que darle rienda suelta a la imaginación para auspiciar lo diferente.

Deixe uma resposta