O retorno do Comandante

Publicado em: 09/07/2011 às 13:34
O retorno do Comandante

Por Orlando Balbás.

Volvió el presidente Chávez. Larga vida y reflexión. Se fortalece la esperanza y la fe; el Comandante Chávez en sus pedagógicos discursos, nos guía en valores de solidaridad, igualdad y respeto a nuestra identidad. Desde el balcón del pueblo, este 4 de Julio de 2011 dijo: “Un abrazo a los niños y niñas de Venezuela…mi agradecimiento personal por tanto apoyo y amor…” Como siempre, ante una eventualidad adversa, demuestra su centrada actitud y apego a principios de humildad. ¿Triunfarán los planteamientos humanistas ante la propaganda violenta utilizada por sus adversarios? ¿Las naciones del sur se sumarán todas en contra del imperialismo norteamericano? ¿Qué hará ahora la oposición? El discurso del vacío de poder quedó en el limbo. ¿Qué dirán ahora? La presencia de ministros y diputados, confundidos con el pueblo ese 4 de julio, legitimando en la calle el liderazgo de Hugo Chávez, fortaleció la unidad popular, incidiendo en la inclusión social. Es el pueblo convencido de que la unión latinoamericana, garantiza la soberanía de nuestras naciones. Esta concentración frente a Miraflores, demostró que el poder popular se consolida con la presencia del presidente Chávez. El regreso del Comandante derrumbó todo el plan de los vende patria, quienes ya estaban en línea directa con la Casa Blanca para darle paso a la campaña del vacío de poder y la falta absoluta del Presidente. Se quedaron con los crespos hechos, como siempre. A través de los medios de comunicación se pudo apreciar a una oposición que está en una especie de tregua y dentro de una gran contradicción. Aceptan el problema de salud del presidente venezolano, pero expresan mucha desesperación y desatino. Evidencian ser unos contendores totalmente atomizados y confundidos. Deben demostrar distanciamiento de la política nacionalista y patriota de Chávez, se autocensuran y mantienen un silencio sepulcral ante la celebración del bicentenario de la independencia. De todas maneras el nivel de pugnacidad fue neutralizado, se quedó atornillado en las gargantas de los que quieren tumbar a Chávez para volver al poder. Con la celebración del bicentenario el 5 de julio de 2011, millones de venezolanos alzaron la bandera de la patria; en nuestra tierra se ha restituido el espíritu nacional, de sentimiento patriota y bolivariano, sin embargo, hay que insistir en la conciencia ciudadana para identificarse con los hechos históricos que han marcado la vida del país. Recordemos que el 19 de abril de 1810 un movimiento cívico-militar, derrocó al capitán general Vicente Emparan, comenzó a organizarse entonces el gobierno independiente para desarrollar la lucha armada contra el imperio español, culminando el 24 de junio de 1821 en las sabanas de Carabobo donde el ejército patriota venció a las fuerzas de España y dio continuidad a la derrota del dominio español en Ayacucho un 9 de diciembre de 1824. Hoy vuelve la historia a unir a  civiles y militares en la búsqueda de una definitiva independencia, esta vez contra el poder militar y tecnológico de los Estados Unidos, que mantiene el dominio y la explotación en el mundo. Solo consolidando  la Gran Patria Latinoamericana será posible. El Presidente Chávez nos habla del retorno, del nuevo triunfo sobre la muerte, de la  lucha que hay que emprender de manera pacífica para fortalecer la construcción del socialismo. Dos prácticas políticas se desarrollan en el mundo, una de expansión del poder y el control de las fuentes energéticas que generan destrucción y guerras, bombardeos y contaminación y la otra es la que nos legó el libertador: liberar las naciones y enlazarlas.

 

[email protected]

 

Deixe uma resposta