Noctámbulo, sonhador e revolucionário

Publicado em: 04/12/2010 às 10:26
Noctámbulo, sonhador e revolucionário

Por Juan Almendares.

Era la época de la mal llamada “guerra fría”; cuando en verdad fue la “guerra caliente” que encendió  el corazón de América Latina.

Década de los años ochenta;  la era de las tres “T”   (Trauma, Terror y Tortura). Vigente  aún en la primera década  del siglo XXI.

Invasión de marines y asalto tecnológico, militar y policial de la Madre Tierra por las oligarquías parasitarias del Estado, articuladas al capitalismo multinacional

Épocas de desalojos violentos de los pueblos originarios, indígenas, garífunas, misquitos. Aplastamiento frecuente  del campesinado, la clase obrera; las organizaciones estudiantiles (secundaria y universidad) y el magisterio nacional .

Sin embargo éramos y continuamos el camino de los soñadores del vínculo  universidad y pueblo.

Los héroes y  las heroínas  de la historia de liberación de los pueblos de America Latina han sido y serán la conciencia critica de nuestra praxis social.

Entre esas conciencias criticas y comprometidas se encontraba el “Noctámbulo, soñador y revolucionario” Omar Rodríguez”

Fue un defensor autentico y transparente del pueblo. En un país democrático hubiera sido electo  Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

Pocos conocen la inmensa labor de Omar. Tenía la ansiedad revolucionaria del respeto a la vida a través de un amor profundo  a los pobres y a las clases oprimidas.

Lo conocí desde hace más de treinta años. Hablaba siempre  con el corazón desgarrado por la injusticia.

Por su compromiso orgánico  fue torturado, perseguido y amenazado a muerte.

Cuando existían situaciones de peligro;   me visitaba o era de esperar las llamadas telefónicas a las horas de la media noche o la madrugada

Tenía un espíritu huraño; sin embargo al conversar con él; pronto mostraba su alma generosa.

El surgimiento del Frente Nacional de Resistencia Popular  después del golpe militar el 28 de junio del 2009 fue para Omar la transfusión de esperanza en la construcción del hombre nuevo  y la nueva mujer.

En sus “cien años de soledad” fue fundador de  Radio Gualcho y la instaló en su propia casa.

Desde allí defendió la poesía, la música, la danza y las ideas revolucionarias de “Nuestra América “

Su compromiso era insobornable; a pesar  de vivir en la pobreza; rechazaba con dignidad cualquier  soborno a la libertad de expresión por: el aparato represivo, la oligarquía o por  un general golpista  “a quien nadie le escribe”

A Radio Gualcho y al espíritu de Omar los  asedian antes y después del golpe “orejones”, encapuchados y el aparato represivo con el fin estrangular la conciencia de la  garganta popular .

En un viaje a Estados Unidos de América  y Europa  pude constatar que Omar y Radio Gualcho eran ampliamente conocidos.

La Princesa Ángel y los angelitos solidarios  han llevado al mundo la voz  rebelde de  Radio Gualcho.

Hace un mes, me visitó Omar; como si fuera una despedida. Estaba muy enfermo. Tenía conciencia que pronto acompañaría en su vuelo, al colibrí.

Me dijo sonriente: “Lo más grande que he podido vivir en mi vida es el nacimiento  de un pueblo en resistencia. Es un tesoro que debemos defender  y que solo pertenece a la conciencia revolucionaria”.

Amigo y hermano  del pueblo: No pude estar en tu sepelio.

Llore de coraje, por  el enfrentamiento  desigual de los que tienen hambre   frente a los que se han apoderado de la vida y de la tierra mediante las armas y la corrupción

Te salude desde el Aguan con los campesinos de la Comunidad  Guadalupe Carney, del MCA, MUCA, MARCA y todos los campesinos de Honduras que defienden unidos la vida  y   los  derechos de la Madre Tierra

Compañero Omar: ¡No importa donde te encuentres; nuestro pueblo en resistencia  celebrará contigo los sueños de libertad!

Imagem: revistazo.biz

Deixe uma resposta