Newmont impôe a Ollanta: Conga sim vai!

Por Ubaldo Tejada Guerrero.

 “La empresa siempre actúa en dos frentes al mismo tiempo: el mercado y el Estado. Influir en el Estado, garante del orden, es vital porque cuando está en contra del sector privado no se puede hacer empresa. Los gremios son entonces son respuestas empresariales a cuestiones políticas (elecciones, cambios de política económica, tratados). Sin embargo, cabe acotar que mientras el mercado envuelve a todos los empresarios, la relación con el Estado se limita a líderes” (Francisco Durand – “El Ceal, nuevo organismo cúpula” en Business, junio 1999, pág. 50).

Analistas del mundo siguen con lupa lo que sucede en Conga. El presidente Ollanta Humala al anunciar su vieja orden militar, que el proyecto minero Conga sí va, lo único que hizo es anunciar una victoria pírrica en contra de los intereses nacionales, sólo agregó que deberá cumplir una serie de requisitos que pondrá el gobierno, y ratificar lo esencial del Acta que el señor Oscar Valdés Dancuart, no pudo imponer el 04-12-11. Es decir, ser celoso guardián del modelo neoliberal “exitoso”, garantía para el “Arco del Pacífico” de los EE. UU. junto a Chile, Colombia, Panamá y México, dentro de la nueva geopolítica mundial global.

Los periodistas conscientes de Cajamarca (http://www.panoramacajamarquino.com/noticia/si-conga-va-le-sigue-el-quilish%E2%80%A6/ ) expresan: “Los Pizarros modernos de la megaminería no sólo quieren robarse el oro sino también nuestra agua. Y juran y perjuran que pueden reemplazar nuestras lagunas naturales con cisternas y represas artificiales.

En otras palabras, quieren convencernos de que pueden sustituir en un corto período de meses o años aquello que a la naturaleza le llevó millones de años en crear todo ese complejo tejido hídrico que existe debajo y alrededor de las lagunas. Es como si Yanacocha les pidiera su corazón natural, sano y vivo para reemplazarlo por un corazón mecánico… ¿ustedes se lo darían?”

Podemos resumir el anuncio de Ollanta “Conga si va con modificaciones” así: no se utilizarán las lagunas de Azul y Chilca como desmonte de materiales, segundo que se amplíe la capacidad de almacenamiento de los reservorios, deberá ser significativo y cuadruplicar la cantidad de almacenamiento, el Estado invertirá 5 mil millones de soles para obras en infraestructura, salud y educación, la electrificación rural llegaría al 73% en la región.

Un dato especial. Después de una exhaustiva revisión del Estudio de Impacto Ambiental de Minas Conga, los especialistas del RENAMA acaban de denunciar que a sólo 150 metros de la futura represa que sustituiría a la laguna El Perol existe una tremenda falla geológica no contemplada en el mencionado EIA; y segundo, por su proximidad a la línea ecuatorial, el agua es un recurso que se está agotando progresivamente por el calentamiento global, lo cual ocasiona igualmente un incremento en el proceso de desertificación que avanza rápidamente en Cajamarca.

A ello agregamos la “oportuna” decisión que el Tribunal Constitucional (TC) declaró fundada la demanda de inconstitucionalidad contra la Ordenanza Gobierno Regional de Cajamarca, que declaraba inviable el proyecto minero Conga, presentada por el Fiscal de la Nación, José Peláez Bardales. El cual, debe ser apelada a la CIDH, pero desde esta tribuna, sólo nos queda advertir, que la CIDH es un organismo muy dependiente de la ONU, manejado por el poder imperial.

Existe en la población de Cajamarca un temor fundado, pues con el anuncio de Ollanta, aquellas masivas movilizaciones del pueblo cajamarquino para evitar que Yanacocha explote el oro del cerro Quilish,no habrán servido para nada si el proyecto Conga va de todos modos con el aval del gobierno; ese el peligro para imponer el slogan: “Somos un país minero y la minería sólo trae progreso y bienestar”.

Ahora se inicia una campaña mediática del gobierno en Cajamarca, propondrán: Primero, instalar una “Mesa sobre el Proyecto Minero Conga”, cuya finalidad es atender desde una perspectiva técnica jurídica y ambiental las observaciones a las actividades de la empresa (Peritaje Internacional sobre la viabilidad o no del proyecto Conga, no sólo sobre el agua).

Pero el centro del debate sigue siendo: dejar constancia que las organizaciones sociales y autoridades regionales y locales presentes en esta reunión solicitaron el “retiro de la maquinaria” del proyecto Conga, y la “inviabilidad del proyecto” (esto último nunca podría ser aceptado por la Newmont, las razones son obvias, por ello Ollanta siempre se afirmó “¡Conga sí va!”).

Segundo, instalar una “Mesa sobre el Desarrollo de la Región Cajamarca”, cuyo objetivo es elaborar el “Plan de Desarrollo de la Región de Cajamarca”, reafirmando la voluntad y compromiso de las organizaciones sociales, colegio de profesionales, universidades, autoridades locales y regionales para formular consensualmente dicho plan de desarrollo, sobre la base de un “Proyecto de Ordenamiento Territorial” alineándolo al “Plan Nacional de Desarrollo” y a las “Políticas de Inclusión Social y Económica”. Es decir, más asistencialismo del Banco Mundial y el FMI, pero no un proyecto regional propio alterno al modelo depredador extractivo, primario exportador.

Tercero, comprometerse a garantizar el agua poniendo como prioridad el consumo humano; las actividades renovables (agricultura, ganadería, entre otras), y en tercera prioridad las actividades no renovables (actividades extractivas). Ello no prosperará en la dirección de Yanacocha, que necesita utilizar las lagunas como botadero de desechos tóxicos, afectando el ecosistema.

El Perú “real” le recuerda a Ollanta que Cajamarca tiene una larga historia de luchas sociales, de vencedores: la lucha de recuperar las tierras de los años 70 del siglo XX, la creación de la genuina ronda campesina en 1976, única en el mundo, hasta la defensa heroica del Cerro Quilish en el año 2004. Los cajamarquinos son indomables, solamente recordemos que la Guardia Civil del Perú se crea para reprimir al primer montonero peruano, Benel, cuya historia no aparece en los libros de historia “oficial”, sencillamente porque el pueblo no debe ser artífice de su futuro.

Hoy la lucha es contra una transnacional canadiense, la Newmont, lo que sienta el primer precedente a nivel Latinoamericano y del Caribe en la dura construcción soberana. ¡Conga no va!

Analista Global – [email protected]

Imagem tomada de: celendinlibre.wordpress.com

 

COMPARTILHAR
Artigo anteriorAcompanhe a cobertura
Próximo artigoConga: Risos e farsa

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.