Eleições venezuelanas: um conflito social

Publicado em: 11/11/2011 às 16:45
Eleições venezuelanas: um conflito social

Por Orlando Balbás.

Un gran porcentaje de venezolanos, consideran todavía el escenario electoral como un simple evento, algo así como un juego de beisbol donde se apuesta a un ganador y al final todo termina tranquilo y se espera la próxima temporada para aupar al equipo preferido. Ya los gobiernos de turno que se traspasaban el poder para mantener un sistema social en común, desaparecieron o están en su ínfima expresión.

El evento electoral del próximo 7 de octubre de 2012, hay que tomarlo como otra batalla, otra prueba contundente del proceso político de transformación nacional, en que se pondrán en juego las fuerzas del sector Revolucionario y Socialista, sus estrategias y las acciones en beneficio de un pueblo que despertó del letargo y hoy protagoniza dinámicamente, dándole sentido y dirección a la revolución. Se trata nada más y nada menos que de un futuro de desarrollo autónomo, soberano y libre o volver a las cadenas que nos envolvieron y dejaron en la pobreza y el atraso.

Hay una preocupación planetaria y es el escenario desatado salvajemente por las grandes potencias occidentales fundamentalmente hacia el norte de África y Medio Oriente. La gran crisis económica de Europa y los Estados Unidos, los ha conducido a reacomodarse en la geopolítica mundial, recolonizar territorios y obtener nuevas fuentes de energía. Esto necesariamente implica la búsqueda de un orden mundial favorable a la recapitalización y reactivación del sector financiero, que está en el caos.

Por esas razones, es una obligación advertir siempre que las elecciones en Venezuela, no son un hecho aislado, se corresponde con la situación que viven todos los países que cuentan con suficientes recursos naturales que permitirían la recuperación de esas economías que atraviesan la más grande crisis estructural que pone en peligro el sistema capitalista. De allí surgen los planes que desde el 2001 activan la ocupación de territorios con importante producción petrolera y otros recursos, pero además cuentan con gobiernos patriotas opuestos a la dominación de las potencias.

Considerar las candidaturas de la oposición como simples adversarios guiados de buenas intenciones y de benefactores sociales es estar de espaldas a la realidad global mundial, sustraerse de los verdaderos intereses internos y externos. Existe en Venezuela una clase social opuesta abiertamente a la independencia y la liberación. Ellos constituyen la avanzada política de un poder mundial que utiliza fuerzas internas de las naciones como un recurso de debilitamiento de las fuerzas del cambio y en nuestro caso se trata de hacer de la campaña electoral un medio de descalificación del Presidente Hugo Chávez. ¿Cómo descalificar a un líder de la talla de Chávez, con una popularidad del 60% y más? Allí está la contradicción del discurso difuminado y débil de los oposicionistas, quieren gritar que hay dictadura pero participan en unas elecciones. Quieren decir que no hay libertad de expresión pero opinan abiertamente toda clase de atrocidades y acusaciones contra el primer mandatario de la República Bolivariana de Venezuela.

Deixe uma resposta