Ianques contra Evo

Publicado em: 01/10/2011 às 21:53
Ianques contra Evo

 Por Pedro Echeverría V.

Derrocar o boliviano Morales, objetivo do imperio ianque e dos terratenentes da “Meia Lua”

1. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo hoy que detrás de la marcha de indígenas amazónicos, que rechazan la construcción de la carretera en la Amazonia, que uniría a los departamentos de Beni y Cochabamba, se oculta un plan de la derecha política para hacer fracasar las elecciones judiciales del 16 de octubre próximo, que por primera vez se realizarán para elegir a 56 magistrados de todos los tribunales del país. Morales dijo que las fuerzas derechistas, que en agosto de 2008 intentaron sin éxito sacarlo del poder mediante un referendo revocatorio, tratarán ahora de sabotear los comicios judiciales y para lograrlo utilizarán la marcha de los amazónicos, que tienen previsto reanudar su protesta en breve, desde el departamento de Beni, en el noroeste del país. Otra vez el imperio y los poderosos capitalistas tratan de derrocar al presidente indio más digno de América.

2. Son dos problemas: a) la construcción de la carretera y, b) la elección de magistrados. De entrada podría decirse que los indígenas pueden tener razón –como al parecer siempre la han tenido- al rechazar la construcción de la carretera porque probablemente ésta atravesaría sus tierras, saben que podría destruir el habitad con la contaminación de los automotores, que tendería a extender el comercio de tierras, aguas y a una mayor explotación de recursos naturales. Saben que por estos medios se introducen cambios que nunca los han beneficiado. Los campesinos han vivido muchas décadas de experiencia sobre la invasión capitalista que siempre en nombre del “progreso”, de la “civilización”, la apertura de medios de comunicación y la creación de empleos, destruyen tradiciones, costumbres, formas de vida comunitaria que durante siglos en las familias.

3. El segundo problema, el de la elección popular de magistrados o miembros del poder judicial, es sin duda una política avanzada que quizá sólo se practica en uno o dos países de América Latina. En México el Poder Judicial –de la federación, electoral, como todo- se hace por designación presidencial, por acuerdos entre partidos y por propuestas de hombres muy poderosos y, precisamente por ese motivo, los jueces sólo sirven a los intereses de sus apoyadores. La elección por voto directo de la población puede ser importante cuando ésta es controlada por la misma población; aunque en México –por más vueltas que se de a los procesos de elección- la población termina por elegir a los funcionarios que le presente la clase política y empresarial. Ejemplo: faltan tres representantes al IFE y los partidos en México, en más de un año no se han puesto de acuerdo.

4. No debe olvidarse que a lo largo de 49 años, entre 1953 y 2002, se distribuyeron 36 millones de hectáreas sólo en el departamento de Santa Cruz. Se estima que el 73 por ciento de esas tierras fue a parar en manos de medianos y grandes empresarios y sólo el 6 por ciento de distribuyó entre los pequeños. Esos latifundistas como Branco Marinkovic son los que en Santa Cruz, Pando, Tarija y Beni, en la Amazonía boliviana que representa casi el 70 por ciento del territorio del país que tiene 1 millón 100 mil kilómetros, son los que siempre ha querida romper la unidad de la nación, exigiendo la aplicación del “estatuto autonómico” que los convierte en un estado dentro del estado para que nadie toque sus privilegios sobre la tierra y están puestos los terratenientes a oponerse a sangre y fuego a la nueva constitución porque ésta refunda la

nación.

5. Sin embargo lo que debe quedar muy claro es que no es un problema de construcción de carretera o de elección de magistrados; del aumento de las gasolinas o el cambio de la capital del país, sino la búsqueda del imperio yanqui y sus aliados terrateniente de Bolivia, de crear las mayores dificultades posibles al gobierno de Morales; busca el imperio enredar a Morales con una represión para desprestigiarlo con el fin de que la población le exija su renuncia. El gobierno de Evo no es socialista y está muy lejos de serlo, pero busca servir a los indígenas, campesinos, obreros y sectores pobres que durante siglos se han defendido de la explotación y el saqueo de sus recursos. Después de casi someter a Rafael Correa del Ecuador, de poner en desbalance a Hugo Chávez en Venezuela, ahora el imperio y sus agentes se ha lanzado contra Morales. ¡Estemos atentos!

http://pedroecheverriav.wordpress.com

Deixe uma resposta