François Hollande esquece promessa de campanha

Comunicado de ATTAC Francia.

A la salida de la cumbre europea celebrada los días 28 y 29 de junio, el presidente de la República anunció que va a pedir al Parlamento una ratificación rápida del Pacto Fiscal europeo. Reniega así de una de sus principales promesas electorales, la de renegociar este tratado. Las decisiones tomadas en la cumbre europea no llevan aparejadas ninguna medida dirigida a parar la caída que ha metido a la zona euro en un pozo sin fondo económico, social y democrático. La ratificación del Pacto Fiscal europeo y de las políticas de hiperausteridad que este exige van por el contrario a acelerar la caída. Para ATTAC, la única manera de evitar este desastre es que los ciudadanos hagan suyo el debate y exijan ser consultados en referéndum.

Durante la campaña electoral, François Hollande había afirmado repetidas veces que Francia no ratificaría el pacto fiscal europeo sin haberlo renegociado sustancialmente. Y él mismo había precisado los tres puntos clave de esta renegociación: la posibilidad de que el Banco Central Europeo pudiera financiar directamente a los Estados, la creación de euro-obligaciones para que los países de la zona euro pudiesen solicitar prestamos solidariamente, y medidas para relanzar el crecimiento en Europa. A pesar del entusiasmo habitual después de cada “cumbre de la última oportunidad”, de editorialistas y mercados financieros ante “medidas finalmente valientes y decisivas”, el fracaso sobre estos tres puntos es total:

No solo el BCE no va a financiar directamente a los Estados, sino que después de la cumbre del 28-29, tampoco tendrá que comprar obligaciones de los países atacados por los mercados financieros, como había tenido que hacerlo a su pesar en 2011. De ahora en adelante, será el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (y después el Mecanismo Europeo de Estabilidad que le sucederá) el que intervendrá para reducir la presión sobre los Estados atacados. Tampoco el FEEF (y después el MEDE) podrán ser financiados directamente por el BCE: tendrán que buscar financiación en los mercados. Además los países que soliciten ayuda al FEEF-MEDE – como España y próximamente Italia – tendrán que firmar un memorándum de sometimiento a la troika (Comisión Europea, BCE, FMI).

La perspectiva de las euro-obligaciones se ha enviado ad calendas grecas y ni siquiera se ha citado el tema en las conclusiones de la cumbre.

Por lo que se refiere al “pacto por el crecimiento” de 120 mil millones de euros, es una operación de propaganda política sin gran significado económico. 60 mil millones provienen de fondos estructurales “recolocados”: cantidades ya votadas y programadas para 2012-2013. Es como volver a colocar un regalo en su envoltorio para ofrecerlo de nuevo… La otra mitad son préstamos hipotecarios del Banco Europeo de Inversiones para “grandes proyectos” de inversión privada sobre los que no se conoce todavía nada.

Esta cumbre europea es una etapa más en la descomposición de la solidaridad y la democracia en Europa. Aun partiendo del hecho que nosotros considerábamos las tres promesas de François Hollande muy insuficientes para remediar la crisis, su abandono significa una renuncia. Tanto en Francia como en Europa, son los movimientos sociales y ciudadanos los que deberían oponerse a esta decisión de los dirigentes europeos. La petición iniciada por ATTAC y la Fundación Copernic puede ser una herramienta en este sentido.

Fuente: http://www.attac.es/

Foto: http://dialogospoliticos.wordpress.com

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.