Em contra de quem é a guerra agora?

Publicado em: 08/05/2011 às 18:28
Em contra de quem é a guerra agora?

Por Raúl Crespo.

Obama se inclina agora pelos conflitos de baixa intensidade

Campos petroleros, cañones, tanques, helicópteros, aviones y barcos de combate, gobiernos títeres, destruidos y alegremente renovados por los países que forman el Consejo de Seguridad Permanente de la ONU, son los prósperos mercaderes de armas y conflictos trabajando a tiempo completo en países desbastados por la pobreza, con endebles economías y cultura subdesarrollada por la Iglesia y la educación. Todo florece con eficiencia sublime para la guerra como política de las potencias imperiales aliadas.

La política exterior de Estados Unidos es guerra. EEUU, con la muerte de Bin Laden agotó su repertorio terrorista, el más buscado del mundo fue encontrado y asesinado. Enterrada su racionalidad democrática los norteamericanos se dedican a la manipulación informática que tanto gusta  los periodistas subdesarrollados encabezados por CNN.

Con el calificativo de terroristas o gobernantes que ayudan al terrorismo mundial solo queda Ahmadinejad y Chávez. Saddam Hussein era el nuevo terrorista, ya esta muerto, George Bush para justificar la invasión a Irak, mintió sobre la existencia de armas de destrucción masiva en poder de Hussein, Bush dijo “no somos fanáticos como Hussein, pero, esta es una guerra entre el bien y el mal”. Hace unos 1000 años Carlomagno, según los historiadores, manifestó lo mismo antes de su cruzada ¿casualidad?

Recién para Washington surge un problema, el gran problema, el terrorismo esta mucho más extendido en el mundo gracias a  la política exterior de EEUU, que sigue siendo la concepción clásica de Maquiavelo, política es guerra, “la continuación por otros medios” y el objetivo de esta política es aniquilar al adversario, al otro, al que sienta y piensa diferente.

El centro de gravedad de los conflictos y guerras esta en EEUU, Europa e Israel, por su decidida política expansionista-petrolera con la complicidad de príncipes de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait, Omán, Bahréin, generosos y con mucho petróleo entregado al G7 a cambio de protección contra la chusma chiita fundamentalista e integracionista dirigida por el nuevo y peligroso terrorista Ahmadinejad, socio de otro peligroso terrorista Latinoamericano Hugo Chávez. Ese, es un nuevo escenario conflictivo para la segunda administración Obama.

Cuando tomo la posta Obama, se dedico por entero a Afganistán, Osama Bin Laden, murió asesinado por comandos SEAL en una casa en Abbottabad a una hora de Islamabad en Pakistán. Asesinado porque estaba desarmado según la casa blanca, este asesinato no establece mucha diferencia entre el terrorismo de Estado practicado por EEUU, al cual Osama declaro la guerra y los ordenados por el, a su agrupación en la guerra global contra el terrorismo que data de la época de Bush, que convirtieron a Irak, Pakistán, Afganistán, México, en países inviables, muy lejos de la pacificación, o como Libia hoy, o como lo estarán otros países del Norte de África y del Medio Oriente, por el expansionismo israelí que ayuda a la geopolítica estadounidense.

Otro posible escenario de conflicto político traducido en una guerra, es el tradicional ubicado en Palestina, una vez que Fatah y Hamas llegaron a un acuerdo político después de 4 años en pugna. Hamas controlaba Gaza y Fatah Cisjoirdania, anunciaron, “por la eternidad pasamos la página negra de la división” declaro el presidente palestino y jefe de Fatah Mahmud Abas, quien aprovecho para advertir a Israel que, “tenia que elegir entre la colonización y la paz”. Por su parte Jaled Mechaal por Hamas, dijo, “nuestro único combate es contra Israel”.

El pueblo señala que es uno de los días más importantes para Palestina, después del último encuentro celebrado en el 2007 semanas antes que Hamas asumiera el control de la franja de Gaza.

El acuerdo firmado en el Cairo, prevé una constitución de un gobierno compuesto por tecnócratas en la perspectiva de convocar elecciones presidenciales y legislativas dentro de un año. Por supuesto que esto molesta a Tel Aviv, Benjamin Netanyahu, premier israelí, en muchas ocasiones afirmo que un acercamiento entre Fatah y Hamas pondría en riesgo la paz con Israel, diálogos bloqueados por la arbitraria colonización israelí en Cisjordania.

Por supuesto que este acuerdo entre los grupos palestinos incomoda a Washington, que no le conviene por Israel, porque la comunidad internacional reconozca un Estado palestino sin acuerdo previo con el Estado Judío, así el Departamento de Estado encabezado por Hillary Clinton manifieste lo contrario, ¿por que? Porque Israel, esta en posesión de lugares estratégicos como las alturas del Golán, Gaza, Cisjordania, Jerusalén, El Sinaí, parte del Líbano, con los cuales manipula geopolíticamente su entorno con la  ayuda de EEUU.

Este es un eterno conflicto sostenido con la ayuda del capitalismo e imperialismo contra el mundo musulmán por la lucha por el petróleo que tiene su origen en Irán. La Anglo Company propietaria de las concesiones obtenía ventajas 3 veces superiores a las que recibía el gobierno de Teherán. Durante 10 años los iraníes negociaron para nacionalizar su petróleo, esas negociaciones fueron dramáticas a pesar que Irán, como el resto de naciones lograron su independencia en las dos primeras décadas del siglo XX, pero, siempre fue una independencia vigilada. Después, en la península arábiga se descubrió otra zona de mayor importancia petrolera en circunstancias que el mar Rojo y el Golfo Pérsico eran lagos británicos.

La precipitada e intransigente occidentalización de Irán, con el Sha Reza Pahlavi, produce la secularización, el relegamiento y la represión de las costumbres musulmanas e islámicas en las instituciones, funciones y personalidades religiosas, muchas de las cuales fueron prohibidas hasta que llego la revolución de los ayatolas, y en los últimos años con Ahmadinejad, restableciendo el integrismo musulmán cuya cabeza visible son los chiitas de las naciones árabes de donde constantemente saldrán Osamas, ayatolas, declarando la Jihjad a los EEUU.

Venezuela, es otra alternativa considerada por el equipo de Obama, para que lo ayude a su reelección, sin Lula, es mucho más fácil proyectar otro golpe o desestabilización mayor contra el gobierno del presidente Chávez. La administración Bush, después del golpe del 2002 no insistió por temor a unir definitivamente a los pueblos Sudamericanos quienes con el liderazgo de Chávez se oponían al ALCA y porque la multiplicación de gobiernos revolucionarios en Chile, Uruguay, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, frenaron las aspiraciones de Washington, de participar directamente en la desestabilización de Venezuela; encargando el trabajo al gobierno de Álvaro Uribe Vélez, con el plan Colombia, y la instalación de bases norteamericanas en Colombia, que esperan la orden de Washington, para ayudar a Barack Obama.

 

 

 

 

Deixe uma resposta