E no Vietnã também foram derrotados

Publicado em: 23/04/2011 às 16:14
E no Vietnã também foram derrotados

Por Orlando Balbás.

Recientemente, se celebró en la República de Cuba, el 50º aniversario de la victoria de playa Girón y la declaración del Socialismo como organización de la sociedad cubana luego de la Revolución que derrotó a la dictadura de Batista, que estaba apoyada por el imperio Norteamericano. En 1959, Los jóvenes del ejército revolucionario llegaban a las principales ciudades y poblados de Cuba, liderados por Fidel Castro, el Ché Guevara, Camilo Cienfuegos y muchos otros luchadores en armas contra la opresión y el saqueo a Cuba. Este país se había convertido en el casino de los mafiosos, políticos y millonarios de los Estados Unidos, quienes tenían en ese país su centro de diversiones. Además del atraso, el analfabetismo y la explotación a que sometían a los trabajadores de la isla de Cuba.

Una vez vencida la conspiración abierta contra la sociedad cubana revolucionaria, esta se declara  Socialista. El gobierno de los Estados unidos preparó la invasión por Bahía de cochinos en playa Girón. La CIA, organismo de inteligencia norteamericana empezó a armar y preparar a los contrarrevolucionarios y el 16 de abril de 1961, iniciaron el bombardeo e invasión a Cuba. El pueblo y ejército cubanos respondieron con la organización y la defensa del territorio nacional cubano, derrotando las pretensiones de la potencia más poderosa del mundo y haciendo prisioneros a centenares de mercenarios pagados por el Estado norteamericano.

Se considera esta victoria de la revolución cubana, como la primera derrota del imperio norteamericano en América, pero en las primeras décadas del siglo XX, el mercenario norteamericano Williams Walker, con sus tropas armadas, invade nicaragua y es derrotado por el pequeño ejército de Agusto Cesar Sandino.

La invasión a Cuba por playa Girón, se realiza bajo el recién instalado gobierno de John F. Kennedy, plan que ya estaba trazado por el pentágono y la CIA. Se debe tener en cuenta que la nación norteamericana estado unidense, se encuentra a 90 millas de la Nación Cubana y para la época de la invasión, Cuba poseía menos de tres millones de habitantes. Por lo que la derrota propinada al gobierno norteamericano es mucho más impactante y significativa. Mientras invadía Estados Unidos a Cuba revolucionaria, ya se gestaba el plan de intervención militar norteamericano a Vietnam. Para  el año 1965, cientos de miles soldados norteamericanos, infinidad de helicópteros artillados, aviones de combate de diferentes países aliados a los yankys, invadían por aire, mar y tierra, a Vietnam del Norte, jóvenes norteamericanos de origen humilde, afros descendientes, descendientes de padres latinoamericanos, eran enviados  a matar a los pobladores de los campos de Vietnam. Familias y aldeas enteras eran masacradas, niños, mujeres, ancianos, jóvenes, sometidos a las balas y torturas de los miserables que siempre hacen la guerra pero acusan a otros de terroristas. De allí, los gringos también salieron derrotados, humillados y traumatizados. Por las calles de las ciudades de Estados Unidos circulaban drogadictos, mendigos y locos, producto de la guerra de Vietnam. Allá en Vietnam, donde acabaron las plantaciones con el famoso producto químico “agente  naranja”, arrojaron el napalm con las bombas, destruyeron las cosechas campesinas, el arroz, el ganado. Los norteamericanos demostraron la clase de políticos que son, su idea del superior para matar a diestra y siniestra. Pero fueron derrotados. En 1975, tuvieron que firmar un acuerdo de paz. Hoy en pleno siglo XXI, el síndrome Vietnam es evidente. ¿Han cambiado los gringos? No. Siguen invadiendo y asesinando. Irak, Afganistán, Libia. ¿Cual será el próximo país a invadir? Ya la excusa se conoce de antemano: dictadores, violación de derechos humanos, antidemocráticos.

La política de los Estados Unidos, se concentra en los recursos energéticos  como el petróleo y en el agua dulce. No merecen perdón. Pido  reflexión. No a la invasión.

 

[email protected]

 

Deixe uma resposta