Duró poco el Acuerdo de Cartagena

Publicado em: 16/06/2011 às 13:33
Duró poco el Acuerdo de Cartagena
El régimen revela su verdadera cara
Por Ricardo Salgado.
El caso seguido al compañero Enrique Flores Lanza ha estado impregnado desde siempre de un contenido profundamente político. El sistema de administración de justicia, participante directo en la ejecución del golpe de Estado Militar de junio de 2009, corrompido desde hace muchos años, nos hace reflexionar y concluir que hemos ingresado en un terreno tenebroso en el que el Estado hondureño es incapaz de garantizar el respeto de los preceptos constitucionales y las leyes que deberían estar destinados a darle credibilidad al país.
La arbitrariedad, construcción de pruebas, juicios sumarios, fallos que rayan en la imbecilidad, son solo algunos de los males que afligen a nuestra sociedad, que hoy ve este sistema “justiciero” más como una amenaza que como una garantía; oficialmente, la ciudadanía teme a todos los estamentos de este aparato, politizado in extremis, corroído por la corrupción y la impunidad promovida por las clases dominantes del país que controlan descaradamente este sensible aparato del Estado que incluye a la policía y a los militares.
Ahora resulta que en Honduras la justicia se utiliza para desestabilizar la seguridad interna del país, mostrando características parecidas al de la Santa Inquisición, en la que la iglesia funciona como un oráculo, en el que se anuncian las fatalidades que la clase dominante tiene prevista para los ciudadanos que se oponen al cinismo, la hipocresía y la cobardía de un Estado caduco, injusto e incapaz de controlar las crisis que sus patrocinadores le organizan.
En el caso Flores Lanza, se lanza un ataque directo contra el Frente Nacional de Resistencia Popular, ente que evidentemente representa una opción de cambiar el orden de cosas en Honduras en el corto plazo. Los juicios que han sido desde el principio la expresión más vulgar de la arbitrariedad creada por el esquema del Golpe de Estado, tienen responsables desde hace años; para nadie es un secreto quien recibió el dinero, quienes se beneficiaron, quienes disfrutan aun hoy de ese dinero. Increíblemente, los señores encargados de investigar cuentan con elementos de prueba como videos y testimonios y no buscan al principal sospechoso.
Este es un momento delicado en la época post golpe, en el que se necesita una visión ampliada de todos los miembros de la resistencia nacional, pues la acción contra Flores Lanza marca, seguramente, el inicio de una escalada mayor, a la que necesitamos responder con sentido crítico y unitario. Es inaceptable que nosotros sirvamos de trampolín para las calumnias y el escarnio que emanan de las mentes rastreras de los seudointelectuales golpistas. No es la corrupción en Honduras lo que se está tratando de combatir, de ser así, el imputado gozaría de todas sus garantías; esto se trata de un acto político que suma una nueva víctima, esta vez un miembro de la Comisión Política del Frente Nacional de Resistencia Popular.
El Estado hondureño demuestra que es frágil, que cumple con la voluntad del imperio y las estrategias de los grupos de poder que dominan sin límites la vida de todos los ciudadanos, y que, además, no le importa llevar al país al despeñadero, con tal de imponer el crimen institucional desde las esferas del poder como la forma en que se rige la nación. El reclamo por una nueva sociedad se fortalece en medio de esta afrenta a la inteligencia, que solo sirve para saciar la morbosidad de una jauría de hienas urgida de un festín.
Evidentemente, cuando estamos frente una agresión política descarada de una banda de delincuentes pendencieros, no podemos menos que reaccionar colectivamente, y enfrentar al Estado, representado por Porfirio Lobo Sosa, quien de aquí en adelante es el responsable directo de la suerte que haya de correr el país. El solo tiene dos posiciones posibles: es consecuente con su discurso de reconciliación, dándole el beneficio de la duda, y ejerce sus facultades como regente de este circo, o es parte del mismo, ante lo cual la situación del país, por más mentiras que digan, se sume en una profunda crisis que costara mucho al país más atrasado de la América continental.
Es difícil presumir que el gobierno norteamericano y la derecha gusana de Miami estén fuera de este descomunal acto de desdén contra los seres humanos y sus derechos; en todas las otras violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad encontramos rastros de su participación. No encontraron la manera de evitar el acuerdo, entonces ahora aparecen los Noriegas descalificando el movimiento de liberación de nuestra patria. Es impostergable resolver nuestra actitud militante para contrarrestar la canallada detrás de estos siniestros personajes que aquí los medios de Canahuati y Flores Facussé nos presentan como eruditos demócratas.
Hemos visto a lo largo de estos meses desfilar como criminales a compañeros sindicalistas, maestros, todos tratados de forma de exhibirlos y humillarlos; ahora le ha tocado al compañero Enrique, todos ellos son víctimas de la avaricia de los perros del dinero, y las hienas que creen que la historia es inmóvil lo que los protegerá de por vida del inevitable rendimiento de cuentas. Estos compañeros son símbolos de nuestra lucha, y ejemplos d valor y fortaleza que debemos imitar orgullosos cada día más. Tenemos compañeros en huelga de hambre en las cercanías del congreso, y muchas víctimas ocasionadas por los conflictos agrarios; ante este Estado represivo estamos obligados a luchar con todos los medios disponibles. Esto no se puede dejar para después, la justicia es ahora, vamos a luchar para acabar de una vez por todas con toda esta pesadilla.

Um Comentário para "Duró poco el Acuerdo de Cartagena"

  1. mario diaz   18/06/2011 at 11:46

    SICARIATO JUDICIAL. VIOLACION AL ACUERDO DE CARTAGENA DE INDIAS. AL DESNUDO LA VERDADERA JUSTICIA HONDUREÑA. ABOGADO ENRIQUE FLORES LANZA, CHIVO EXPIATORIO DEL REGIMEN [email protected]
    El día de ayer Miércoles, trascurridas las 6:00 de la tarde, un grupo de amigos, compañeros y Profesionales del Derecho, en solidaridad, aguardamos el retorno a su casa de habitación ubicada en la Colonia Miraflores de esta Ciudad Capital, al Abogado Enrique Flores Lanza, luego de conocerse la imposición del Juez Claudio Aguilar de una sanción pecuniaria de alcances descomunales nunca vista en la historia judicial hondureña de 27 Millones de Lempiras en calidad de fianza con vencimiento a treinta días, seguido de arresto domiciliario. Aguardan dos Audiencias más por otros cargos para la próxima semana. Como sucede en estos casos un resguardo Policial acompañaba hasta su lugar de Residencia al Ex Ministro del Gobierno legítimo de José Manuel Zelaya Rosales, junto a su Abogado Defensor y otros allegados a su familia que le acompañaban en este difícil momento. Luego del procedimiento de rigor tuvimos la oportunidad de saludarlo y patentizarle las muestras de nuestra solidaridad personal.

    Unas horas antes de la audiencia judicial ya era un secreto a voces por diferentes medios de prensa, la pretensión del sistema judicial hondureño que más tarde se confirmó con el resultado de todos conocido.

    El Abogado Flores Lanza, denunció enérgicamente la resolución judicial como un “Sicariato Judicial”, en la que se esconde la verdadera pretensión, en una flagrante obediencia lacayesca de los fieles funcionarios, a la disposición de quienes los llevaron a los cargos, sin importar la ética, la moral y los sagrados postulados de un funcionario judicial crítico e independiente. Evidenciamos con esto, un “ajuste de cuentas” en el orden político contra el encausado y una nueva provocación de alcances imprevisibles por las reacciones que sobrevendrán en el orden social para Honduras.

    “La comidilla” esta a la orden del día, los medios de prensa golpistas desatan su más feroz encarnizada en contra de los perseguidos políticos y abonan a nuevos alcances para desbaratar la indetenible lucha popular que avanza incontenible por un nuevo orden social.

    No cabe la menor duda, que la estructura golpista que tiene las riendas del poder en Honduras, está detrás de esta funesta decisión política, con el control férreo y absoluto del sistema Judicial, con el que mantienen maniatado a los otros Poderes (Ejecutivo y Legislativo), la complicidad del Ministerio Público, en un nudo estratégico de poder para el mantenimiento del estatus quo creado en el país, después del golpe de Estado perpetrado en Junio 28 de 2009.

    El triste papel del Gobierno Bipartidista del nacionalista Porfirio Lobo, desnuda una vez más su incapacidad de gobernar y su ciega obediencia a los grupos de poder, que lo sentaron en el soleo presidencial de la nación, luego de las fraudulentas elecciones del 29 de Noviembre de 2009 en un desesperado intento por iniciar el blanqueo del cruento golpe de Estado que bañó de sangre al pueblo hondureño.

    En una rabia prepotente del recalcitrante sector Golpista que desde el primer momento se opusieron al Acuerdo de Cartagena de Indias, no cabe la menor duda que no están dispuestos a cumplir sus compromisos derivados de la mediación de los Presidentes de Colombia y Venezuela y que, como en el caso del Abogado Flores, Lanza requieren de un conejillo de indias en calidad de “Chivo Expiatorio” para ensañarse con él y que purgue las penas que no podrán fácilmente imponer al Presidente Zelaya Rosales en la persecución política que durante dos Años han desatado en su contra y a sus más cercanos colaboradores.

    Queda al desnudo el servilismo judicial con que se actúa, a la orden de quienes están en el mando del control de la Corte Suprema de Justicia en Honduras, que llegan hasta el poder que no se ha podido desmontar y que emana del Dictador Roberto Micheletti Bain. Hoy escondido en algún lugar de su terruño el Progreso, Yoro y algunos paraísos fiscales donde se desplaza con alguna frecuencia.

    El Abogado Enrique Flores Lanza, Uno de los Ministros de confianza del Presidente Zelaya Rosales, durante el período de su Mandato hasta el Golpe de Estado contra su gobierno asestado por la oligarquía criolla, retornó al país bajo la seguridad, convicción, protección y garantía de los Acuerdos de Cartagena de Indias que entre otros puntos estableció, el regreso de los exiliados políticos, detener la persecución política, el respeto a los derechos humanos, permitir el juzgamiento y a ser escuchados en Libertad y respetar sus garantías Ciudadanas y políticas. Sin embargo y a escasos días del 28 de Mayo pasado luego de que los primeros exilados llegaron al país, acompañando al Presidente Zelaya, como arreglo primario para el retorno de Honduras a la Organización de Estados Americanos, – El Gobierno sucedáneo del golpe de Estado de Porfirio Lobo, da visos de incumplimiento, de falta de palabra y comienza a flaquear ante las fuertes presiones de la derecha recalcitrante y da muestras de su falta de voluntad política para cumplir con el Acuerdo en abierto desacato a un convenio de orden internacional , que demanda de respeto hacia los países que como Venezuela y Colombia, fueron importantes garantes con el Aval del Presidente de este último, Hugo Chávez. Quieren dar imagen al mundo de la prevalencia de un Estado de Derecho, de la implantación de verdadera justicia y que las instituciones públicas son santuarios de honestidad, derecho y justicia y que se mantienen en el marco constitucional para las que fueron creadas. Vaya falacia, como la aprendida en las aulas universitarias preñada de ignominia.

    ¿Qué más viene? Este es un claro mensaje para la Resistencia Nacional, con el objeto de desviar su agenda y hacer creer al mundo que en Honduras, se está aplicando la justicia y el derecho. En un país donde la constitución fue violentada y mancillada y que hoy es un cascarón vacío con un Estado fallido de Derecho desde la asonada de sus defensores perpetrado el 28 de Junio de 2009.

    Luego del reconocimiento de Honduras en la OEA y que las puertas de la Cooperación Internacional se abren para dar paso a la llegada de los confortantes recursos financieros, necesarios para rehabilitar este agonizante y débil sistema, entendamos que no tienen nada que perder y que reorientan su estrategia de represión, persecución, muerte y engaños contra el pueblo hondureño para fortalecerse y no dejarse arrebatar el Poder que requieren para su continúo usufructo en provecho de los explotadores que mantienen en condiciones de miseria y de ignominia a la mayoría de los hondureños.

    Una vez más estamos a prueba. El recurso más valioso con que contamos los hondureños es la denuncia en todos los espacios y cada Ciudadano debe hacer uso mediante su expresión y opinión en cualquier foro como sucedió con el Golpe de Estado para denunciar la injusticia y llamar la atención del mundo.

    El Abogado Enrique Flores Lanza, un estratega político valioso, Miembro de la Comisión Política del Frente Nacional de resistencia Popular, hombre de confianza del Coordinador José Manuel Zelaya Rosales, obtiene el respaldo solidario de la mayoría de los hondureños, de un pueblo en resistencia dispuesto a hacer valer sus derechos y hacer prevalecer la justicia social que demandamos.

    Las calles nos esperan. El Frente Nacional de Resistencia Popular, en todos los rincones de Honduras, deberá ejercer toda su presión social y popular para revertir esta maquiavélica resolución judicial de los enemigos acérrimos del pueblo hondureño, entronizados en los poderes de la nación.

    La Asamblea Nacional del Frente, convocado por su Conductor máximo José Manuel Zelaya Rosales deberá adoptar el próximo 26 de junio de 2011 acciones contundentes para sacudir al régimen de turno y demostrarles nuestra fortaleza política. Vamos por la Asamblea Nacional Constituyente del pueblo y por el Poder de la Nación mediante la creación de un poderoso Frente amplio que aglutine a todos los Sectores sociales de Honduras para desmontar esta estructura sòrdida y mezquina que nos corroe.

    Hasta la victoria siempre!

    Mario Díaz. “EL LIBERTADOR” 16 de Junio de 2011

    Responder

Deixe uma resposta