Débil o Império, fortes os jovens

Publicado em: 12/08/2011 às 22:35
Débil o Império, fortes os jovens

Por Pedro Echeverría V.

Enquanto o império ianque se debilita, os movimentos de lutas dos jovens se fazem fortes

1. Hoy los periódicos de todo el mundo hablan del “lunes negro” provocado por la crisis de los EEUU. Se habla del desplome mundial de mercados bursátiles de ayer por la baja de calificación crediticia a Estados Unidos; que este martes las bolsas asiáticas cerraron con pérdidas de hasta 5.66% y que las europeas registraron brutales vaivenes con caídas de hasta 6%, pero también -dicen los especialistas- concluyeron en positivo, y Wall Street operó al alza.Las bolsas enloquecieron y parece que hoy martes, al inicio de la jornada, el Dow Jones subía; el índice Standard & Poor’s  y el índice tecnológico Nasdaq Composite, se reportaban con ganancias. No hay duda que la crisis yanqui, el desempleo y los salarios de hambre, pueden crear un maravillosa coyuntura para hacer crecer las luchas sociales que hagan surgir protestas y rebeliones.

2. Ante la terrible crisis que los EEUU y varios países europeos sufren, pareciera que se avecina en el mundo el derrumbe del neoliberalismo, aunque no del capitalismo que parece tener aún larga vida. Lenin, el líder de la revolución rusa de octubre de 1917, escribió un libro dos años más tarde que lo titulo: El imperialismo, fase superior del capitalismo. Se veía que el imperialismo –como “última fase del capitalismo”, podría derrumbarse pronto y entonces la clase obrera, los trabajadores y “su partido comunista” se harían del poder. En 1918 nació la Tercera internacional “leninista” que fundó decenas de Partidos Comunistas que en los hechos –con raras excepciones- durante más de 50 años vivieron girando en torno a las políticas trazadas por la URSS, atravesando etapas de heroísmo, oportunismo y entreguismo.

3. La crisis que hoy desnuda a los EEUU demostrando al mundo que no es invencible, va a ayudar a que se desaten muchos movimientos sociales que estaban temerosos; pero también que las burguesías de cada país –socias del imperialismo- sientan que ya no tienen un respaldo seguro. ¿Qué pasará con los movimientos en España, Francia, Grecia, Inglaterra, Chile que en las últimas semanas y meses han estado en las calles reclamando derechos y condenando la represión? Los que hemos pensado durante décadas que las luchas nacionales, es decir las batallas aisladas de cada país, son nada frente a un imperio poderoso que todo lo domina y los controla, ahora debemos estar alegres y prepararnos más porque la coyuntura de los movimientos sociales internacionales ahora se hacen presente.

4. Ante las terribles guerras que realizan los países poderosos para adueñarse de las riquezas de todo el mundo, no hay que salir a gritar paz para que se burlen de nosotros los temerosos, sino buscar transformar las guerras asesinas imperialistas en revoluciones liberadoras, socialistas. Esa fue siempre la idea de Mao y de los socialistas de su tiempo que vieron que de la guerra de 1914-18 nación la revolución rusa y de la guerra de 1939-45 surgió una amplia zona de 14 países que respondieron a la guerra con movimientos de liberación con la influencia total de la URSS. Lo que sucedió después con esos países es que se burocratizaron y en la práctica fueron traicionados, es materia de otra reflexión y análisis, pero que las guerras han sido determinantes para que el imperialismo cave su tumba, eso, es una realidad. ¿Será el papel de las guerras de Afganistán e Irak?

5. En ambas guerras mundiales -la del 14 y la del 39- los yanquis realizaron maravillosos negocios; a tal grado que esas guerras los convirtieron en el país más poderoso sobre la tierra. ¿Puede olvidarse que después de vender millonadas en equipos de guerra, a ambos bandos enemigos, al terminar las guerras los países se convirtieron en sus deudores mediante “planes de ayuda”? Los EEUU se transformaron en el imperialismo más rapaz de toda la historia, pero perdieron en un punto que la causó un enorme dolor de cabeza: de esas guerras surgió un grupo de 15 países que se denominaron asi mismos “socialistas” y, aunque nunca lo fueron, representaron un contrapeso político mundial. Desde entonces de EEUU se difundió la consigna de “combate al comunismo” y toda la extensa propaganda anticomunista en todo el mundo.

6. Las poderosas batallas de los jóvenes hoy en una decena de países europeos, así como la de los estudiantes chilenos, son respuestas dignas a las políticas privatizadoras del capitalismo de recortes del gasto social, de abandono de los servicios de salud, de educación, de vivienda y demás atenciones que requiere la población mayoritaria. Esas son solo las más notables en este momento, pero existen miles de ellas contra el desempleo, la inseguridad, los salarios de hambre, que aún no se consolidan pero que van por el mismo camino. En la ciudad de México –como seguramente en otros muchos países-  todos los días se desarrollan tres o cuatro marchas en diferentes rumbos de centro histórico contra los mismos problemas de miseria y opresión.

7. Así como en los momentos de crisis política se puede ver con mucha claridad que la fuerza del pueblo es determinante, en los momentos de crisis económica también se transparenta la gran fuerza del capital que mueve al país. Obama, aunque sea el presidente de los EEUU, no manda; hace unas semanas leímos acerca del gran poder de los grupos imperiales que dominan el Banco de la Reserva Federal de los EEUU y hace unos días vislumbramos la gran fuerza que posee el partido republicano entre los grandes empresarios yanquis. Obama, para ser reelecto tendrá que someterse a los caprichos de los más grandes millonarios yanquis y permitir que la economía siga teniendo vida gracias a la labor tesonera de los sectores mayoritarios. ¿O se trata de esconder acaso el estallido de otra gran guerra en el mundo?

http://pedroecheverriav.wordpress.com

Deixe uma resposta