Dançante ao sol

Publicado em: 18/09/2011 às 19:56
Dançante ao sol


Por Juan Luis Berterretche.

Leonard Peltier (foto): “Sé quién soy. Soy indígena y me atreví a defender a mi pueblo. Soy inocente. Jamás maté a nadie ni quise hacerlo. Soy danzante al sol. Esa es mi identidad. Si me toca sufrir como símbolo de mi pueblo, lo haré con orgullo. Nunca me rendiré”.

 

El preso social-político más antiguo del continente americano

La Fundación Mario Benedetti (FMB) otorgó el primer Premio Internacional de Derechos Humanos Mario Benedetti al activista indígena Leonard Peltier, considerándolo el preso político más antiguo del continente.

“Leonard Peltier, quien el 12 de setiembre de 2011 cumplió 67 años de edad, ha permanecido más de la mitad de su vida preso y se constituye en un símbolo de resistencia a la represiva política de Estado que imponen los Estados Unidos de Norteamérica, donde hay personas encarceladas por razones étnicas, raciales, ideológicas o religiosas”, afirmó la fundación en un comunicado /1.

Ricardo Elena, miembro del Consejo de Administración Honorario de la Fundación, explicó a agencias internacionales que “es el caso de siempre, de violación, persecución, desalojo, invasión y expropiación de los indígenas del nuevo mundo desde que se descubrió hasta ahora.
Que no es solo en Estados Unidos, se sigue repitiendo en el Cono Sur con los mapuches, hasta los indígenas del hemisferio norte”.

Para Elena, “es un símbolo de cómo hay presos políticos en la que dice ser la sede de la democracia hoy, y tiene presos políticos como cualquier dictadura puede tener”.

La decisión del Consejo fue adoptada por la unanimidad de sus integrantes -entre los cuales figuran el escritor Eduardo Galeano y el músico Daniel Viglietti.

“Todos hemos visto que se han dado premios internacionales  famosos a personalidades que después han demostrado ser objetivamente genocidas y se han dado hasta premios Nobel”, cuestionó Elena, mencionando como ejemplo a Henry Kissinger, “que promovió el golpe en Chile”.

El más escandaloso y reciente fue el premio Nobel de la Paz otorgado a Barak Obama que aumentó la intervención militar estadounidense en el planeta. Después de recibirlo, Obama aprobó el mayor prepuesto militar de la historia estadounidense. No se trata sólo del mayor presupuesto militar del mundo sino que supera a todos los gastos militares del resto del mundo en su conjunto. Al recibir el Nobel de la Paz Obama hizo una verdadera arenga bélica a favor de la guerra imperialista. Alabó las virtudes de la guerra preventiva y señaló una serie de potenciales objetivos de las agresiones estadounidenses, entre otros, Irán, Sudán, Congo, Zimbabwe, Myanmar, Somalia, Yemen. Todos ellos ya han sido atacados abiertamente o en forma oculta. En el tintero le quedaron decenas de países donde intervienen militarmente en forma encubierta. O bajo la cobertura de la OTAN.

El premio de la Fundación Mario Benedetti -que consiste en una estatuilla del artista uruguayo Octavio Podestá- fue entregado a un representante del homenajeado el 14 de setiembre durante un acto por el aniversario anual del laureado escritor uruguayo en el Paraninfo de la Universidad.

La FMB fue creada por voluntad testamentaria del escritor uruguayo Mario Benedetti, fallecido a los 88 años en 2009, con los objetivos de conservar su obra, apoyar a las organizaciones de los derechos humanos y desarrollar actividades culturales vinculadas al ámbito literario.

Nunca me rendiré

 

Leonard Peltier, artista, escritor y activista indígena, cumplió 67 años el 12 de septiembre de 2011. Ha pasado más de 35 años en unas de las prisiones más crueles de Estados Unidos, injustamente condenado a doble cadena perpetua por el asesinato de dos agentes del FBI en 1975. Es un símbolo de la lucha de los activistas indígenas.

Desde su celda en el penal federal de Lewisberg, Pensilvanita, sigue luchando por los derechos de sus hermanos. Ha promovido bibliotecas, escuelas, becas y refugios para mujeres golpeadas entre muchos otros proyectos. Fue nominado para el Premio Nóbel de la Paz en 2004 y de nuevo en 2007 /2.

En su autobiografía Mi vida es mi danza al Sol (Prison Writings: My Life Is My Sun Dance /3), Leonard explica que él es de sangre Ojibway y Dakota Sioux, y adoptado por los Lakota Sioux. Creció en sus tierras, “las que ustedes conocen como América…pero no me considero americano”. “Sé quién soy. Soy indígena y me atreví a defender a mi pueblo. Soy inocente. Jamás maté a nadie ni quise hacerlo. Soy danzante al sol. Esa es mi identidad. Si me toca sufrir como símbolo de mi pueblo, lo haré con orgullo. Nunca me rendiré”.

Leonard cuenta que cuando tenía nueve años, un gran coche negro llegó a su casa para llevarle a él y a los otros niños a un internado de la Oficina de Asuntos Indios en Wahpeton, Dakota del Norte. Al llegar, les cortaron su cabello largo, los desnudaron y les echaron DDT en polvo. “Pensé que me iba a morir…ese lugar era más una cárcel juvenil que una escuela….Considero mis años en Wahpenton como mi primer encarcelamiento, y fue por el mismo crimen de siempre: ser indio”. Sigue contando: “Nos obligaron a hablar el inglés. Nos golpeaban si nos sorprendían hablando nuestro propio idioma. Aún así, lo hicimos… Supongo que aquí fue cuando me volví un “criminal sin escrúpulos” (como me nombra el FBI). Y se podría decir que la primera ofensa en mi carrera criminal fue el hablar mi propio idioma. ¡Qué violento!….El segundo fue el practicar nuestra religión tradicional.”

Cuando era joven, el gobierno del presidente Eisenhower se embarcó en un programa para eliminar las reservas y desalojar a la gente, dándoles unos centavos. Recuerda Leonard que las palabras “terminación” y “desalojo” se volvieron las más temidas en su vocabulario. El proceso de combatir el desalojo fue su primera experiencia como activista. Durante los años 60, Leonard trabajaba como jornalero en los campos y luego como hojalatero en Seattle. Mientras tanto, empezó a ayudar en esfuerzos de organización comunitaria. A principios de los 70 se unió con el Movimiento Indígena Americano (AIM), inspirado en el partido Panteras Negras. En 1972 participó en el Sendero de los Tratados Rotos, una marcha/caravana desde Alcatraz en California hasta Washington D.C. y también en la ocupación de la Oficina de Asuntos Indios en la capital. Se volvió blanco del programa del FBI para “neutralizar” a los líderes de AIM y fue falsamente incriminado y encarcelado a finales del año.

La defensa de Wounded Knee

Una de las acciones más atrevidas de AIM fue la ocupación de la aldea de Wounded Knee (Rodilla Herida) en la reserva Pine Ridge, el mismo lugar donde el ejército de Estados Unidos cometió la infame y cobarde matanza de 300 Lakota en 1890. A principios de los 70, AIM se estaba juntando con los indígenas Lakota que se guiaban por las tradiciones antiguas y querían mantener su cultura y sus tierras. La noche del 27 de febrero de 1973, unos trescientos Lakota y veinticinco integrantes de AIM ocuparon el pueblo de Rodilla Herida, acompañados por varios chicanos, negros y blancos. Se opusieron a los asesinatos de indígenas en la reserva, a la pobreza extrema, y al gobierno tribal corrupto. Exigieron al gobierno el respeto a los antiguos tratados que se habían firmado con los pueblos indígenas para proteger su territorio y autonomía.

El siguiente día, el general Alexander Haig /4 ordenó una invasión. Según Ward Churchill y Jim Van der Wall en el libro Los Agentes de Represión (Agents of Repression): “En el primero operativo dentro de las fronteras nacionales desde la Guerra Civil, el Pentágono invadió a Rodilla Herida con 17 vehículos blindados, 130,000 balas de M-16, 41,000 balas de M-1, 24,000 bengalas, 12 lanzadores de granadas M-79, 600 cajas de gas lacrimógeno C-S, 100 rondas de explosivos M-40, helicópteros, aviones Phantom y personal militar bajo la dirección del General de Ejército Alexander Haig” /5

El operativo también contó con 500 policías, alguaciles federales y agentes del BIA (Bureau of Indian Affairs) y el FBI, todos fuertemente armados. Rodearon a Rodilla Herida e instalaron barricadas por toda la carretera. La ocupación duró 71 días y terminó solo después de que el gobierno prometió investigar las quejas, cosa que nunca pasó.

Los tres años siguientes se conocieron como el “reino del terror” en Pine Ridge. Más de 300 personas asociadas con AIM sufrieron ataques violentos y muchas de sus casas fueron quemadas. Durante este periodo más de 60 indígenas fueron asesinados por paramilitares armados e instruidos por el FBI. También hubo un aumento en el número de agentes del FBI en la reserva, especialmente de los equipos de Armas y Tácticas Especiales (SWAT por sus siglas en inglés).

Ahora se sabe por medio de una demanda en base a la Ley de Acceso a la Información que el FBI había vigilado las actividades de AIM dentro y fuera de la reservación y que preparaban operaciones paramilitares en Pine Ridge un mes antes del ataque.

En una situación cada vez peor, el consejo de ancianos del rancho Jumping Bull cerca del pueblo de Oglala le pidió a AIM que regresara a la reserva a protegerlos. Leonard Peltier y un gran número de integrantes y no integrantes de AIM respondieron al llamado e instalaron un campamento en el rancho. El 26 de Junio de 1975, dos agentes del FBI, Jack Coler y Ron Williamsen murieron en un confuso episodio. Más de 150 miembros del SWAT del FBI, policías de la Oficina de Asuntos Indios, y paramilitares rodearon a unos 30 hombres, mujeres y niños de AIM y abrieron fuego. Leonard Peltier ayudó a un grupo de jóvenes a escapar entre la lluvia de balas. Según documentos del FBI, más de cuarenta indígenas participaron en la escaramuza, pero solo cuatro fueron acusados del asesinato de los agentes: tres líderes de AIM –Dino Butler, Bob Robideau, y Leonard Peltier– y Jimmy Eagle.

Butler y Robideau fueron los primeros en ser detenidos, y en su juicio, los dos declararon que habían disparado en auto-defensa. El jurado consideró que su acto estaba justificado debido a la atmósfera de terror que existía en Pine Ridge en ese periodo. Los encontró inocentes.

El FBI se indignó por el veredicto y retiraron los cargos contra Jimmy Eagle, según sus memorandos, para que “…todo el peso de la ley del gobierno federal pudiera ser dirigido en contra de Leonard Peltier.” Mientras tanto, Peltier se fue a Canadá creyendo que nunca recibiría un juicio justo. El 6 de Febrero de 1976 fue detenido y luego extraditado a los Estados Unidos. En base a falsos testimonios conseguidos bajo coacción por agentes del FBI, un jurado amañado condenó a Leonard Peltier. Fue sentenciado a dos cadenas perpetuas consecutivas. Un nuevo juicio le fue denegado.

Clinton condescendiente con el FBI

En 1993, Peltier pidió clemencia ejecutiva al presidente Clinton. Una campaña intensiva fue lanzada con el apoyo de grupos indígenas, organizaciones de derechos humanos, miembros del Congreso, grupos comunitarios, iglesias, sindicatos y celebridades. En respuesta, el FBI lanzó una campaña de desinformación tanto con los medios de comunicación como con importantes oficiales gubernamentales. El 15 de Diciembre del 2000, más de 500 agentes del FBI marcharon en frente de la Casa Blanca oponiéndose a la clemencia para Leonard Peltier. El 20 de Enero del 2001, la lista de clemencias ofrecidas por Clinton antes de dejar el gobierno fue entregada a los medios de comunicación. Sin ninguna explicación, el nombre de Peltier fue excluido. Aunque Estados Unidos no lo reconozca Peltier como Mumia Abu-jamal, es un preso social y político. Y como ellos hay decenas.

En una carta Leonard concluyó: “Si mi caso queda igual, ninguna persona tiene la libertad verdadera, sólo la ilusión, hasta que tenga algo que los opresores quieran… En el espíritu de Caballo Loco, quien nunca se rindió”.

Notas

1/ Posta Porteña Un indígena preso en EEUU gana el primer premio Benedetti de DDHH; Nº 624; 16 de setiembre 2011.

2/ Leonard Peltier, Prison Writings: My Life Is My Sun Dance, St. Martin’s Griffin; 1st edition; June 16, 2000.

3/ Leonard Peltier, Mi crimen es ser indio. ¿Cuál es el tuyo? Defense Committee  http://www.leonardpeltier.net

4/ Alexander Haig, asignado como asesor al General Douglas MacArthur durante la ocupación de Japón, sirvió a sus órdenes en la Guerra de Corea (1950-1951). Fue destinado a Europa en los años 50, y en 1960 volvió a los EEUU como profesor en la academia militar de West Point, y oficial del Departamento de Defensa. Trabajó en la oficina del adjunto al Jefe de Personal de Operaciones en el Pentágono (1962-1964), y como asesor militar del Secretario de la Marina Stephen Ailes (1964), y asistente del Secretario de Defensa Robert McNamara (1964-1966). Volvió al campo de batalla en 1966, como comandante de un batallón de la 1ª División de Infantería en la Guerra de Vietnam. A su vuelta a los Estados Unidos, se incorporó como asistente militar al equipo del Consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger, en la nueva Administración Nixon (1969-1970). En 1970, el Presidente Nixon lo promovió para Adjunto al Consejero de Seguridad Nacional (1970-1973). Cuando el 30 04 1973H.R. Haldeman dimitió como Jefe de Gabinete del Presidente Nixon,  Haig fue designado para cubrir la vacante. Le tocó dirigir el Gabinete presidencial en los quince últimos meses de mandato de Nixon (mayo de 1973 – agosto de 1974). De 1974 a 1979 fue comandante supremo de la OTAN. En 1979, Haig se retiró definitivamente del ejército, y pasó a ocupar la presidencia de United Tecnologies, sociedad vinculada a la fabricación de material militar. Y a finales de 1980 fue recomendado al Presidente electo Ronald Reagan para ocupar el cargo de Secretario de Estado, función que ejerció en los años 1981-1982. Falleció el 20 de febrero de 2010 a la edad de 85 años.

5/ Ward Churchill y Jim Vander Wall Agents of Repression: The FBI’s Secret War against the Black Panther Party and the American Indian Movement. Ward Churchill (Keetoowah Band Cherokee) es uno de los más firmes activistas de los nativos americanos y  especialista en América del Norte y uno de los principales analistas de las cuestiones indígenas. Es profesor de Estudios Étnicos y Coordinador de American Indian Studies en la Universidad de Colorado. Churchill actúa como Director Asociado del Centro de Estudios de Etnia y Raza en América en la institución. También es codirector del capítulo del American Indian Movement en Colorado y vicepresidente de la American Indian Consejo de Lucha contra la difamación. Sus libros tratan sobre la represión política del FBI. Además del caso de la AIM y Leonard Peltier, 62 carillas de Agents of Repression están dedicadas a otra página importante en la historia de la represión en Estados Unidos: la campaña del FBI contra las Panteras Negras, grupo revolucionario afroamericano que fue especialmente fuerte en Chicago y California. Esta campaña, que contó con la colaboración de fuerzas policiales locales, informantes y agentes provocadores, incluyeron asesinato a sangre fría. Tal fue el caso de Freddie Hampton, quien fue ultimado en horas de la madrugada mientras dormía en su apartamento, por agentes de la policía de Chicago bajo la supervisión del FBI.

Deixe uma resposta