Cresce o entusiasmo pelo magistério

Publicado em: 06/10/2011 às 20:00
Cresce o entusiasmo pelo magistério

Página 12. Argentina.

La cantidad de inscriptos en carreras de formación docente aumentó un 40 por ciento a partir de 2007: pasó de algo más de 100.000 inscriptos en aquel año a más de 140.000 en 2010. El Ministerio de Educación lo atribuye a la jerarquización profesional vinculada con mejoras en la remuneración, con el mejor equipamiento en las instituciones y, especialmente en los últimos años, con una mayor demanda de docentes: es que la Asignación Universal por Hijo, al incrementar la cantidad de alumnos inscriptos, hizo crecer a su vez la cantidad de maestros y profesores requeridos. Alberto Sileoni, ministro de Educación de la Nación, destacó que “hemos aumentado el nivel y la duración de la carrera, y los alumnos nos acompañaron”. Graciela Lombardi, titular del Instituto Nacional de Formación Docente (INFD), observó que “los docentes, y la sociedad, no admiten ya la antigua idea de ‘trabajar o estudiar’: saben que para los adolescentes, por fuera de la escuela, sólo están la explotación o la calle”.

“Es significativo que el crecimiento del 40 por ciento en la matrícula docente se haya dado en coincidencia con la incorporación de un año más en el plan de estudios, medida que hemos tomado para jerarquizar la formación de nuestros maestros”, señaló Sileoni en el marco de las Primeras Jornadas de Formación Docente, que finalizan hoy en Mar del Plata. La prolongación de la carrera, de tres a cuatro años, implica 2600 horas de cursada y más prácticas desde el comienzo, lo cual exige mayor disponibilidad horaria.

“Que hoy haya más jóvenes interesados y con vocación de seguir la carrera docente tiene que ver con haber podido reconstruir lo que llamamos la Nación educativa”, comentó el ministro, en relación con “mejoras salariales otorgadas en el marco de las paritarias, la disposición del 6,40 por ciento del Producto Bruto Interno para educación, y avances en el equipamiento como por ejemplo la distribución de netbooks a los institutos de formación docente”.

Graciela Lombardi, titular del INFD, precisó que “en 2007 teníamos 101.000 inscriptos en primer año en todas las carreras de formación docente del país; en 2010, se inscribieron 142.000”. Estas carreras abarcan los profesorados que forman maestros de nivel primario, nivel inicial, educación especial artística, educación física y los profesorados de secundaria.

Lombardi señaló que “sin duda, un aspecto que los jóvenes consideran al elegir carrera es si hay empleo o no; también, si el empleo está adecuadamente remunerado. En el caso de los docentes, ha habido mejoras sensibles en la remuneración, remontando una situación que era muy mala”.

“Otra variable –agregó la directora del INFD– es el equipamiento en recursos materiales con que cuentan las instituciones. Pero también incide la mejora en la oferta académica. Hay mucha inversión del Estado nacional en proyectos de investigación en este orden. Todo esto hace a que las carreras docentes hayan adquirido o recuperado prestigio.”

Lombardi señaló también que “la Asignación Universal por Hijo, al aportar más niños a las escuelas primarias y más adolescentes a los colegios secundarios, conllevó un incremento en la demanda de docentes. Esto se hizo sentir en los últimos dos años. Provincias como Catamarca y Formosa, que habían cerrado sus carreras docentes, las reabrieron”.

El ministro Sileoni, en su intervención en las Jornadas, anticipó “un ciclo lectivo con más días de clase, con más horas por día y más escuelas con jornada extendida”. Lombardi, por su parte, comentó que “la jornada extendida debe ubicarse en su contexto social. En una comunidad que contara con una amplia oferta de instituciones deportivas, artísticas y sociales para los estudiantes, podría no ser indispensable que el niño o el joven concurra a una jornada extendida. Pero, donde no exista o no alcance ese tipo de oferta, la escuela seguirá siendo el mejor lugar para que estén los jóvenes y niños”.

“Hoy por hoy, se ha revertido entre los docentes la idea de que algunos alumnos puedan aprender y otros no. La escuela es para todos, y los docentes lo sostienen aun en situaciones arduas como el reciente episodio de Pergamino (donde el director de un colegio fue golpeado por la madre de un alumno). Nuestra sociedad no admite ya la antigua idea de ‘trabajar o estudiar’, y sabe que el único lugar posible para un adolescente es la escuela; por fuera de ella sólo están la explotación laboral o la calle”, concluyó Lombardi.

Deixe uma resposta