Cresce indignação global

Publicado em: 11/10/2011 às 10:46
Cresce indignação global

Por Narciso Isa Conde.

La multi-mega crisis de la civilización capitalista, sus efectos empobrecedores de mayorías y depredadores de la naturaleza, está provocando una creciente indignación mundial, que se expresa en novedosas movilizaciones a escala planetaria. El próximo sábado 15 de octubre ha sido escogido como día de la indignación simultanea y coordinada en numerosos puntos del planeta.

Aquí, “Democracia Real” ha programado la Feria de los Movimientos y las Luchas Sociales a realizarse ese día en el Parque Colón de  Santo Domingo y en otras plazas del país; iniciativas que debemos apoyar con toda el alma. Así lo ha decidido el proyecto-Campamento ¡NO más!

Alienta que en estos días las fuerzas empobrecidas de los Estados Unidos se lancen a las calles y escojan a Wall Street y su “avaricia”, símbolo del gran capital imperialista, como blanco de ataque.

El tono anti-sistémico de las  movilizaciones globales crece. Aquí necesitamos dar un salto en esa dirección, superando el “reivindicatismo” tenue, el reformismo funcional al “orden establecido” y el electoralismo blandengue.

Este gobierno merece ser emplazado y condenado. Pero además hay que impugnar  los pilares del modelo neoliberal y del sistema de dominación, desde el auge de la democracia de calle.

La partidocracia no es solo morada. Es también blanca, colorá y de otros colores subordinados.

La oligarquía capitalista no ha desaparecido, sino que se ha tornado más fuerte y voraz.

El imperialismo no ha muerto, sino que en su fase senil resulta más cruel, brutal y  destructivo.

Y si alguien lo duda, que mire a Barrick y Uni Gold, La Hispanola, Gold Corp… y revise la apropiación  de valiosos terrenos urbanos, rurales y costeros por  viejos y nuevos mega-ricos, mediante procedimientos espurios y concesiones mineras amañadas.

¡Unos 15 magnates, empresas y cooperaciones están identificados como ladrones de espléndidos recursos naturales!

Las privatizaciones del patrimonio público y natural de país correspondiente a la “era neoliberal” han tenido nefastos efectos empobrecedores en los/as de abajo y conspicuos beneficiarios en los de arriba.

Los aprovechados de la gran corrupción estatal tienen nombres y apellidos en el PLD, PRSC, PRD y sus aliados civiles y militares.

Esta realidad no debe ser ignorada. Aquí tenemos nuestro Wall Street y nuestro Estado delincuente.

En esas direcciones debe apuntar la indignación popular. Esa es la forma de construir alternativas, no simplemente sumando “partidos minoritarios” que le dan las espaldas a temas y luchas  cruciales.

Deixe uma resposta