Carta cidadã desde o Paraguai

Por Chester Swann.

Derrama más tinta sobre la leña:  Chester Swann.

¡El pueblo unido…!

El súbito  (e inesperado) retroceso de los senadores confirmando el veto presidencial contra el programado despilfarro de los bienes públicos a favor de la caterva planillera  sonó casi a música celestial para nuestros oídos, algo encallecidos de oír tantos disparates solemnes en contra del interés común, de la salud pública, de la educación, de la reforma qagraria, del IRP, de las viviendas económicas y otras necesidades ciudadanas siempre postergadas.

Es que, quienes se autoproclaman como “la clase política”,  siguen creyéndose los amos del país y pretenden operar sólo en favor de sus mediocres correligionarios (aunque “cómplices” sería el apóstrofe más adecuado para estos zánganos), de sus partidos y de intereses oligárquicos feudales ajenos al bien común, que por ahora es el menos común de los bienes.

Los ciudadanos pensantes tenemos incrustados en las molleras los nombres y apellidos de quienes están traicionando a la patria desde sus inmerecidos curules desde los que dicen “representarnos”.  Y esos nombres serán tenidos en cuenta a la hora de las urnas, para ser convertido en cadáveres políticos y epulsados por la tangente de la historia con el sambenito infamante de los herejes de lesa patria.

Sólo los muy fanáticos y envilecidos “clientes” les darán alguno que otro voto a estos vividores y sicofantes que se creen representantes del pueblo (o intentan hacernos creer que lo son) y no pasan de vendedores de influencias y gestores de atajos legales para sus patrocinantes.

Insto a toda la ciudadanía conscientee a pensar dos-tress y hasta diez veces, antes de dar su voto a partidos antes ue a su país.

Y será justicia…

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here