Buscando la Guerra

Publicado em: 10/07/2010 às 20:12
Buscando la Guerra

Por Robert Reyes Gilles.

He leído con mucha atención las “reflexiones del compañero Fidel” en el que alerta conpreocupación desmedida sobre la posible agresión militar a Irán por parte de Israel y EstadosUnidos, así como el posible escenario de una guerra entres las Coreas.

Para mí se ha constituido en un deber hablar de esto, sobre todo por la autocensura quemediática que omite por completo los gravísimos movimientos de tropas en Medio Oriente.Habrá de considerarse que mi deber responde a lo que sería esta guerra: una catástrofemundial.  No es amarillismo ni preocupación sin fundamentos. Es un hecho evidente, concretoy terrible.

Frente a esta cuestión hay una sola visión válida: más allá del destino de Irán, está el destinode la humanidad. Si se incendia el Medio Oriente se incendia el mundo. Allí se concentragran parte del arsenal nuclear que no se limitaría a desaparecer del mapa a una revoluciónislámica o a la nación judía sino a toda la humanidad. Insisto, esto es un problema general dela política internacional.

En su reflexión del 24 de junio, titulada “cómo me gustaría estar equivocado”, Fidel Castroadvierte que

que desde el 20 de junio naves militares norteamericanas, incluido el portaaviones Harry S.Truman, escoltado por uno o más submarinos nucleares y otros buques de guerra con cohetesy cañones más potentes que los de los viejos acorazados utilizados en la última guerramundial entre 1939 y 1945, navegaban hacia las costas iraníes a través del canal de Suez.

Y agrega algo que debe ser considerado por todos nosotros, no como advertencia sino comoun signo de la magnitud que tendría un conflicto armado en el Golfo Pérsico y en el Estrechode Ormuz :

tanto Estados Unidos como Israel, después de 31 años, subestiman al millón de hombresde las Fuerzas Armadas de Irán y su capacidad de combate por tierra, y a las fuerzas deaire, mar, y tierra de los Guardianes de la Revolución. A éstas se añaden los 20 millones dehombres y mujeres, entre 12 y 60 años, escogidos y entrenados sistemáticamente por susdiversas instituciones armadas entre los 70 millones de personas que habitan el país.

La Revolución que lideró el Ayatollah Ruhollah Jomeini en 1979, no será detenidafácilmente. Es evidente que Estados Unidos pone en juego todo a riesgo de ser derrotadoestrepitosamente, arrastrando consigo el destino de la humanidad.

Antes de continuar, he considerado importante, al citar las reflexiones de Fidel Castro quien,como él mismo afirma, no es novato ni entrometido en este tema, resaltar su “razonamientológico” que comparto íntegramente, por cuanto es eso, un razonamiento de la lógicainternacional, uno que proviene de la estrategia militar que en las últimas décadas haaplicado Estados Unidos. Dice Fidel:

Creía por mi parte inicialmente, al analizar la actual situación, que la contienda comenzaríapor la península de Corea, y allí estaría el detonante de la segunda guerra coreana que, a suvez, daría lugar de inmediato a la segunda guerra que Estados Unidos le impondría a Irán.

Ahora, la realidad cambia las cosas en sentido inverso: la de Irán desatará de inmediato a lade Corea.

La dirección de Corea del Norte, que fue acusada del hundimiento del “Cheonan”, y sabe desobra que fue hundido por una mina que los servicios de inteligencia yanki lograron colocaren el casco de esa nave, no esperará un segundo en actuar tan pronto en Irán se inicie elataque.

Esto nos hace una segunda advertencia, la guerra “previsible” contra Irán, desatará unconflicto armado también en Corea, lo que incrementaría la gravedad de estas accionesbélicas, por cuanto no están en uso armas convencionales sino poderosas herramientasnucleares. Todos los factores que están en juego en esta “previsible” guerra no sonniños de pecho, al contrario, son peligrosos benefactores del armamento nuclear.

¿Por qué los seres humanos no logramos la capacidad de dirimir nuestros asuntos con eldiálogo sin tener que recurrir a la guerra? No es amarillismo, insisto. Una guerra, como laque se plantea, tendría consecuencias inimaginables. El recurso de las armas nucleares queposeen cada uno de los factores son suficientes como para plantear un gran genocidio. Unagran derrota a la historia y al hombre.

Denunciar estos hechos concretos y advertir los escenarios posibles es un deber ético. Cadadía se angosta el túnel de salida y el ser humano parece sellar su destino: la auto-extinción.Las esperanzas de los pueblos y los avances lentos que ha logrado la comunidad internacionala favor de la paz parecen fenecer en estas acciones que se desarrollan en Medio Oriente.

Buscar y conquistar la paz en esta latitud del planeta es clave para la armonía de todas lasnaciones; hoy es absurdo pensar que la paz del mundo no empieza por Medio Oriente. Porejemplo, no podemos perder de vista el drama de Gaza, es preciso aunar los esfuerzos de pazen Palestina. Es urgente la solución de este conflicto.

Estados Unidos y su aliado Israel han construido su poder sobre la irresponsabilidad de lacomunidad internacional. Conscientemente y sin escrúpulos estos dos países, enarbolandouna falsa bandera de lucha antiterrorista, continúan en sus planes de detener la libredeterminación de los países del mundo.

Venezuela debe estar alerta. Esta no es una cuestión sobre si imperialismo oantiimperialismo. No. Tampoco se reduce esto a la lucha maniquea de vencer la maldicióncapitalista. Estos asuntos trascienden la posición ideológica de cada persona dado que no estáen juego la permanencia de tal o cual gobierno sino el futuro de la humanidad. Un conflictonuclear acabaría por desaparecer de la faz de la tierra a todo ser vivo.

Las denuncias que se han hecho a nivel internacional sobre la vinculación del Gobiernovenezolano con grupos terroristas de Medio Oriente, así como la presunta colaboración enmateria nuclear que se plantea entre nuestro país e Irán, pueden ser factores decisivos parael destino nacional. Habrá que revisar la posición moral de la derecha venezolana y de lacorriente “revolucionaria” que aquí conviven, nadie puede siquiera imaginar que sean estoshechos aislados a nuestra realidad y que la solución de nuestros problemas POLITICOS pasenpor acciones intervencionistas que a todos por igual pasarían factura y bañarían de sangre ycaos nuestras calles.

Es de profunda urgencia considerar la afirmación oficial por la que Irán es aliado almovimiento de Hugo Chávez, más allá de él y de su proyecto político está nuestro pueblo. Ojoavizor, cada día el reloj avanza y es evidente que llegará la hora que han estado buscando: lahora triste de la guerra.

Venezuela es un país libre, igual que Irán y que todos los países de la tierra. Ningunanación puede asumir la responsabilidad de controlarlo todo y de ser el motor moral. Laresponsabilidad del mundo debe ser mancomunada y el motor moral de cada nación debe yen efecto reside en cada persona que, libre y con conciencia, decide lo que es mejor para sí ypara los suyos.

Recordemos Irak, aún persiste el genocidio allá. ¿Y? la excusa fue, no lo olviden, la falsaposesión de armas de destrucción masiva. Para el pueblo iraquí la invasión de Estados Unidosfue su destrucción masiva, si esto se repite en Irán, podría no estar en juego la suerte deese pueblo sino de la humanidad. pensémoslo y razonemos. Hagamos la paz, no la que se haimpuesto con parámetros inmorales sino aquella que es verdadera y nace de la igualdad y elrespeto.

Caracas, 6 de julio de 2010.

Deixe uma resposta