Bloqueios no México

Publicado em: 10/05/2011 às 15:10
Bloqueios no México

Pedro Echeverría V.

Grito unânime: “Fora e morra Calderón”, mas, nada depois de marchar 85 km sem bloqueios.

1. Nuestra marcha Cuernavaca-ciudad de México, junto a los convocados por Sicilia, después de 85 kilómetros de caminata, parece reducirse a la renuncia del fascista policía Luna a pesar que el grito fue “Fuera y muera Calderón”. Es la experiencia mil de que las marchas y manifestaciones pacíficas, por más grandes que sean, no sirven de nada si no se organizan bloqueos pacíficos de carreteras, avenidas e instituciones. Esas marchas y manifestaciones pacíficas y el llamado diálogo en Gobernación, desde hace muchos años, son motivo de burla de las autoridades contra los manifestantes y sus líderes complacientes. Incluso los plantones en el Zócalo, en los parques o en espacios de calle, pueden durar uno o dos años (hasta que mueran o se cansen) y nada sucede.

 

2. Los bloqueos pacíficos son otra cosa y para ello hay que prepararlos bien. En adelante, en vez de manifestaciones, deberíamos llamar a bloqueos pacíficos; pero obviamente siempre ir preparados para resistir a la policía y al ejército que por naturaleza son violentos. Por lo menos estar preparados para huir de la brutal represión. En varios países los bloqueadores –obreros, estudiantes, campesinos, colonos y luchadores sociales- llevan por lo menos máscaras antigases, escudos contra golpes y enorme cantidad de piedras, ondas y resorteras, hasta botellas Molotov, como instrumento de defensa. Nunca los bloqueos son violentos de parte de los manifestantes son las fuerzas militares armadas las que llevan siempre la violencia para defender la explotación y al gobierno opresor.

 

3. La clase capitalista y su gobierno en México nunca ha perdido batalla alguna, por eso mantienen al 70 por ciento de la población en la pobreza y en la miseria. A pesar de grandes manifestaciones, huelgas y guerrillas, los gobiernos siempre, en lugar de perder ganan porque absorben, asimilan a los líderes de oposición otorgándoles subsidios, diputaciones y demás cargos que tengan que ver con altos salarios y negocios. Y cuándo éstos raramente (por dignidad o por ilusos) como Demetrio Vallejo, Rubén Jaramillo, Jenaro Vázquez, Lucio Cabañas, no han aceptado someterse a las ofertas de la burguesía, son encarcelados o asesinados. Para acabar con las luchas de los setenta la burguesía abrió las puertas de legislativo a oportunistas de izquierda que llevan 30 años ocupando cargos.

 

4. Por eso el grito de la marcha “Cuerna-Mex”- se convirtió en rechazo y condena total contra el ejecutivo, el legislativo y el judicial absolutamente convenencieros y penetrados por el narcotráfico, aunque desafortunadamente nada se gritó contra los empresarios, el clero y los yanquis que son las “cuatro narices” de la serpiente que domina en la sociedad capitalista mexicana. ¿Y los medios de información cuyos reporteros buscan informar con verdad pero la empresa les imponen un criterio o se van a la calle? Por cierto también estuvieron en la marcha más de 100 periodistas mexicanos y de otros países que la acompañaron –con enorme solidaridad- en sus tres tramos: Cuernavaca-Coajomulco-Topilejo-DF.  Desafortudamente las empresas publican todo de acuerdo a sus intereses.

 

5. Toda la socialdemocracia y sus intelectuales, así como el PRI y el PAN, rechazó la marcha porque sabían que iba a ser, y fue, contra ellos. La izquierda radical honesta se confundió por aquello de que “no permitirían gritos radicales y mantas partidarias”. ¿Se olvida acaso que los libertarios no debemos permitir que nos prohiban, tal como aquella consigna de los estudiantes franceses de “prohibido prohibir”? Hay que combatir frontalmente las manifestaciones de la derecha –como las “de blanco” que se realizaron en México alrededor de junio de 2004 convocadas por los empresarios, el PAN y los medios de información; pero esta de Sicilia no era de la derecha sino de un movimiento amplio que pudo radicalizarse con mantas combativas que nadie podría evitar si no estaban firmadas por partidos.

 

6. ¿Diálogo en Gobernación o con el presidente? No me jodan, ya hemos vivido más de mil experiencia y los pobres ex electricistas son el terrible ejemplo más reciente. Se puede dialogar hasta con gobiernos asesinos pero cuando las masas mantienen ocupadas las calles y las instituciones, cuando el gobierno pide la plática porque no resiste más. Pero cuando no se acude arrodillado, suplicante, como limosneros para pedir favores. En otras épocas, cuando el movimiento obrero, campesino, estudiantil era fuerte, se pedía huelgas, paro de solidaridad y huelgas generales como únicas medidas para sacudir al Estado capitalista. Hoy que las cosas han cambiado en beneficio de la burguesía que se ha fortalecido, solo nos quedan los bloqueos de carreteras e instituciones.

 

7. Así que muy bien con las movilizaciones de masas porque muchas veces educan; pero siempre hay que tener cuidado con los líderes que –aunque fueran honrados y honestos- suelen entregar todos los sacrificios por un plato de lentejas. El diálogo ha sido la mejor burla de las autoridades contra la oposición: dejan a los pobres líderes que se desahoguen y luego los funcionarios hacen sus ofrecimientos y ponen sus límites haciendo uso de su poder. En momentos de huelga me tocó estar en SEP por la CNTE frente a Bartlett en 1989 y Frente  Soberón-Carpizo por el SPAUNAM en 1975, así como en otras ocasiones) Un diálogo sin las masas en las calles podría ser incluso traidor. Nunca los diálogos son de razón, de habilidad, de inteligencia; los diálogos son de fuerza y los ganan quien más poder tiene.

 

http://pedroecheverriav.wordpress.com

[email protected]

 

 

 

Deixe uma resposta