Avalanche classista em contra do povo

Publicado em: 31/08/2010 às 22:42
Avalanche classista em contra do povo


Por Ronnie Huete Salgado.

Los frecuentes derrumbes producidos por las torrenciales lluvias no siempre son a causa de los fenómenos naturales. Prueba de ello es lo ocurrido recientemente en la entrada principal del barrio El Reparto por Arriba, cuyos habitantes tienen como vecinos a varias zonas residenciales que se mantienen privilegiadas a costa del sacrificio de los pobladores del Reparto.

Tegucigalpa, 30 de agos. Una avalancha de tierra cayó sobre diez familias en la entrada principal del barrio El Reparto por Arriba el pasado 24 de agosto, a mediaciones de los condominios Viera, situada cerca de la casa del embajador de Estados Unidos en el Distrito Central.

La familia Vega, narró que un estruendo de piedras, arboles y tierra hizo que salieran rápidamente de sus casas hacia la calle principal para salvaguarda sus vidas, puesto que no entendían lo que estaba ocurriendo.

El alud de tierra dejó completamente soterrada a una familia que milagrosamente fue rescatada por el cuerpo de bomberos de Tegucigalpa. En el lugar no se reportaron pérdidas humanas pero si materiales.

Los testimonios de los vecinos denunciaron que este hecho sucedió debido a una desviación de una caja de control de aguas que efectuó hace once años el personal técnico del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) y que los vecinos han denunciado en años anteriores sin obtener ninguna respuesta.

Negligencia

Según la información proporcionada por el vecino, Iván Sagastume la caja de control de aguas quedo instalada a 15 metros debajo de la caja donde existía una antigua cuneta que desviaba el agua por otra dirección para no inundar esa parte del barrio El Reparto por Arriba, sin embargo los técnicos del Sanaa rompieron el canal dejándolo destruido.

Esto se hizo para que las aguas lluvias no entraran en los condominios Viera y los proyectos habitacionales que están en frente de la casa del embajador de los Estados Unidos.

Para Sagastume la raíz del problema surge cuando los técnicos del Sanaa introdujeron los tubos conductores de agua por debajo de la tierra en donde está la caja, lo que ha producido que la fuerte humedad del líquido haya presionado la debilitada tierra de un solar baldío que está situado arriba de las casas afectadas por la avalancha.

La presión del agua a lo largo de los años ha causado que la tierra se debilite y que busque un cauce por donde salir por lo que las casas aledañas se humedecen fuertemente cuando ocurre la temporada de lluvias en Honduras. Sumado a esto la acumulación de piedra que dejaron los técnicos, también contribuyó para que el agua se desviara y cruzara la carretera principal que conduce hacia el Hatillo y cuya estructura lateral derecha se haya derrumbado, provocando así la avalancha de tierra que primeramente destruyó una pequeña loma ubicada arriba de las casas de  la entrada del barrio El Reparto por Arriba. Por esta calle transitan figuras gubernamentales, políticas y empresariales de Tegucigalpa, puesto que viven en la zona residencial del Hatillo.

Privilegios

Otro fuerte factor que haya producido esta avalancha, fue la destrucción de las cunetas por donde se conducía el agua acumulada por las lluvias, cuando construyeron el proyecto habitacional frente a la casa del embajador, lo que ha provocado que los fuertes torrenciales  que han caído sobre la capital estos últimos días, llenen de agua la calle principal de la entrada de este populoso barrio.

Los vecinos afirman que esta avalancha de tierra se debe a las preferencias sociales que gozan los habitantes de las zonas residenciales, aledañas a la entrada del Reparto por Arriba y esto se confirmó cuando los técnicos del Sanaa llegaron a inspeccionar el lugar, ya que negaron la versión de los vecinos, haciendo caso omiso a sus comentarios.

Para contrarrestar el enorme cumulo de lodo que provocó la avalancha de tierra cuando cayó sobre la calle principal de este sector del Reparto por Arriba, los vecinos arriesgaron su vida y trabajaron toda la noche para que el enorme alud de agua, piedras y tierra no siguiera penetrando en sus casas.

A seis días de la avalancha de tierra los vecinos aun no tienen una respuesta concreta de parte de los funcionarios responsables, sin embargo han decidido organizarse para dar una pronta solución para que no se repita nuevamente esta avalancha, que aun atenta en contra de sus vidas.

Deixe uma resposta