Assassinos universais libertam?

Publicado em: 23/08/2011 às 13:19
Assassinos universais libertam?

 Por Pedro Echeverría V.

Os assassinos universais; ianques, inglesses, israelenses, “libertam africanos e asiáticos de suas ditaduras”

1. Con bombardeos de la OTAN, legitimación de la ONU, mercenarios armados hasta los dientes y enorme manipulación de los medios de información, los EEUU, el Reino Unido e Israel buscan “liberar” a países como Libia, Siria, Argelia y Marruecos. Obvio, sin los bombardeos de los asesinos de la OTAN y sin la legitimación de la ONU (que está obligando a los países a reconocer a los “gobiernos” mercenarios) los gobiernos de esos países no caerían o, si llegaran a derrumbarse sería por un magnífico levantamiento y una maravillosa revolución del pueblo; pero con los bombardeos lo único que se busca es imponer otros gobiernos –adictos a los EEUU- que faciliten que el petróleo y demás recursos naturales sean saqueados. Los soldados o civiles que combaten en tierra -al no ser rebeldes sino mercenarios bien armados y adiestrados por EEUU y socios- serán hechos a un lado porque sólo son empleados.

2. Ayer cayó Túnez y Egipto, mañana podrán derrumbarse los gobiernos de Libia y Siria, después vendrán otros de África como Argelia y Marruecos, así como Asia o América Latina, pero en ningún país podrá mejorar la situación de los pueblos porque todos son “golpes de Estado” dados por el imperio. Los mexicanos bien podrían imaginar que un falso movimiento “de abajo”, de mercenarios pagados con dinero yanqui, hagan caer al funesto  Felipe Calderón porque ya no puede gobernar y está poniendo en peligro la seguridad de EEUU. ¿Cambiaría algo en beneficio del pueblo mexicano si éste no está participando directamente para su propia liberación? ¿No sería acaso sólo un gobierno que permitiría seguir saqueando las riquezas petroleras y de más productos del país hacia los EEUU? Me imagino al Calderón encarcelado pero no por ser enemigo de los yanquis, sino por tontito que fue incapaz de garantizar la seguridad yanqui.

3. Si hasta nuestra “heroína de la radio”, Carmen Aristegui, subordinada a las noticias que le impone la empresa imperialista CNN hace campaña en beneficio de la OTAN y de los EEUU, sólo habría que escuchar las bobadas del López Dóriga, Alatorre, Gómez Leyva y demás bien pagados comentaristas de TV y radio. No hay análisis, no hay reflexiones y, lo peor, no hay –no puede haber- independencia. Cada locutor de esos medios informativos repite lo que les meten en la boca, y si no lo hacen gustosos los despiden; aunque algunos –los más oportunistas- le ponen sal y pimienta a las notas para recibir más. ¿Podrá haber alguna vez un noticiero o una nota imparcial? Jamás, nunca, porque tras cada empresa o noticia están los grandes propietarios capitalistas o burócratas que dan órdenes y dicen cómo presentar las noticias. Lo único que existe es la parcialidad a favor de quienes tienen el poder económico y político o de quienes trabajan en el campo y la ciudad.

4. La realidad es que los mexicanos de Chihuahua, Tamaulipas, Michoacán, Durango, Coahuila, Guerrero, están muy preocupados, atemorizados, porque en cualquier momento se oyen balaceras y ametrallamientos y eso los obliga a encerrarse en sus casas; pero estaría mucho peor si sobre sus casas y sus cabezas pasaran cada minuto –como en Afganistán, Irak, Palestina, Libia, Siria y demás- aviones bombarderos de EEUU, Reino Unido o Israel dispuestos a arrojar bombas y químicos con el fin de asesinar, o por lo menos intimidar, a los pueblos. Yo me pongo nervioso cuando cada tres o cuatro meses –por pura casualidad- pasa sobre mi casa algún avión o helicóptero; pero sólo habría que imaginar cómo viven súper angustiados esos pueblos que son permanentemente agredidos y asesinados por el hecho de tener dignidad y defender sus riquezas. A mí me encantaría que los yanquis vivieran así de angustiados para que sepan lo que se siente.

5. Así que antes de todo, en lugar de apoyar las guerras y bombardeos de intervención, hay que luchar para que los yanquis, ingleses, israelíes y demás países imperialistas, le bajen a sus políticas intervencionistas. Que dejen de invadir y saquear riquezas –tal como lo han hecho durante casi 200 años- para poner un ejemplo de respeto y solidaridad en el mundo. Los pueblos del mundo pueden liberarse solos –siempre y cuando los gobiernos y las clases dominantes no estén respaldados por el imperio- aunque tarden muchos años más. Pero si como en México, Colombia, Honduras, Costa Rica y demás, los gobiernos son armados y asesorados por el Departamento de Estado yanqui, los pueblos tendrán que elevar a un mayor nivel su agresividad y sus estrategias, pero siempre triunfarán.  Así que no seamos tontitos para caer en las mentiras de los medios de información y del imperialismo; descubramos siempre lo que está detrás de cada guerra imperial.

http://pedroecheverriav.wordpress.com

Deixe uma resposta