Afinal, rei

Por Orlando Balbás.

 Si tu padre quiere un rey

La baraja tiene cuatro

 Rey de oros, Rey de copas

 Rey de espadas, Rey de bastos

     (España mañana, será Republicana)

                                                                                           Poema de Federico García Lorca.

En pleno siglo XXI, hay monarcas y además creen que poseen  sus súbditos,  viven de un pueblo golpeado por una  crisis severa, con desempleo, reducción de pensiones y jubilaciones, financiamiento a los bancos para que se recuperen y el empobrecimiento y la indignación cubre las calles de toda Europa, un fantasma recorre de nuevo al viejo mundo, esta vez desangrando a los débiles, cuidando a los que tienen poder económico. Los indignados están esperando un cambio,quieren una República, donde las decisiones  políticas y económicas tengan como eje central el desarrollo del ser humano.

Ese personaje que sólo veíamos en los cuentos, ese invisible ser, tiene forma material, es visible, habla,  hace maldades y manda a callar a los demás en su mentalidad retorcida de amo feudal ¿o moderno? pero siempre vive del sudor de los demás. Especie de parásito incontenible, este Juan Carlos de Borbón, fue al continente africano y en Bostwana, mató a un animal que está en peligro de desaparecer. Además, su imaginación le dice que todavía África y América le pertenecen y allí viven sus vasallos.El puede hacer allí lo que le plazca. Se trata de un Rey y por lo tanto el manda.  Ridículo personajillo del pasado, pero que emboba a los que andan en campaña electoral con el término “futuro” en  Venezuela, les produce emoción y les parece muy natural.

Hay varios modos de ser rey, por ejemplo: decirle al Presidente venezolano ¿por qué no te callas?, apoderarse de unas islas que están a 14.000 (catorce mil kms de distancia de Inglaterra) y mandar naves de guerra para responderle a Argentina que quien manda es la reina Isabel. Las Malvinas son argentinas, pero el capricho de los reyes debe ser complacido. Está también un emperador negro, que sonríe al hablar de las muertes en Libia, Irak, Afganistán y amenaza a Venezuela porque se porta muy mal. En eso coinciden el Rey de España y el emperador norteamericano, sus patios traseros tienen gobernantes desobedientes y rebeldes, hay que meterlos en el carril o si no sufrirán el destino del elefante asesinado en Bostwana por el rey.

Pero los desobedientes suman cada vez mayor número de naciones y territorios. El rey y el emperador de estirpe africana,  se pusieron de acuerdo para ver como escarmientan a sus salvajes latinoamericanos, claro el rey de España piensa que de todas maneras ese tipo de la casa blanca en Washington debe besarle la mano, porque su  alma la vendió y debe  agradecer a los   supremos reyes  del vaticano, que  se la conceden para que se diferencie  de los esclavos en las  otrora colonias de España e Inglaterra.

Las contradicciones que tienen los defensores del capitalismo deben ser abrumadoras, confusas y tremendamente resbalosas. Condenar al socialismo porque es pasado y aplaudir figuras emblemáticas de la decadencia y el oscurantismo como a un estrafalario  Rey, es ser miserable.

Por ello, algunos poderosos que viven en la más grande opulencia y cuestionan al gobierno soberano, independiente y revolucionario del Presidente Hugo Chávez, seguramente quieren vivir como aquel miserable rey, son quejosos porque aspiran que el Estado Nacional financie sus aventuras  de placer, como hicieron con el borbón Juan Carlos. Con los impuestos de los ciudadanos españoles pagó cuarenta mil euros para satisfacer su capricho de ir a matar elefantes a otro continente, violentando la prohibición de cazar animales en peligro de extinción.

[email protected]

 

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.