A Venezuela é independente

Por Orlando Balbás.

Con la firma de la nueva Ley del Trabajo por el Presidente Hugo Chávez, se fortalece en Venezuela la política de defensa de los trabajadores. Mientras en Europa se reducen los salarios, se aumenta la edad para jubilaciones y se protege a los grandes banqueros y monopolistas, aquí en nuestro país se aprueban leyes que cada día le otorgan más poder al pueblo venezolano. No puede ser de otra manera, el gobierno bolivariano se ha planteado construir una nueva sociedad, justa equitativa y sobre todo donde exista la justicia social y para ello es imprescindible generar la igualdad entre toda la ciudadanía.

La creación de los consejos de trabajadores y una comisión nacional para garantizar el cumplimiento de lo establecido en esta Nueva Ley del Trabajo, evidencia la existencia de un Estado de derecho y de justicia favorable a la transformación. En la medida en que el pueblo asuma su papel protagónico y sea garante de sus propios derechos, el camino hacia un cambio social será inminente.

Las diferentes leyes ya aprobadas, como Ley de las Comunas, Ley del Poder Popular, Ley de los Consejos Comunales, son mecanismos impulsados desde los entes competentes paras darle fuerza y aceleración a este proceso revolucionario que lucha sin descanso contra el gran poder del capitalismo. Evidentemente, se conservan aun en la misma Ley del Trabajo, sujeta a los derechos constitucionales, la propiedad privada por ejemplo, pero se mejoran sustancialmente las relaciones laborales que en otro tipo de gobierno ya hubiesen sido totalmente favorables a los grandes dueños de los medios de producción y a las transnacionales.

Es que no se puede esperar otra cosa, en nuestra nación venezolana, se desarrolla un proyecto muy firme de superación del atraso social, la miseria y la dependencia heredada del pasado reciente. Es indudable la resistencia en sectores de nuestra sociedad a los nuevos conceptos de funcionamiento institucional, las relaciones internacionales con otros países que anteriormente les era vedada su presencia en casi toda Latinoamérica. Estos mecanismos para suscribir acuerdos y convenios tecnológicos y económicos, están basados en la búsqueda del desarrollo sustentable de Venezuela. Lograr transferencia de tecnología hacia nuestro país, para manejar la producción interna, producir nuestros bienes y transformar la materia prima que había sido casi regalada a las potencias del mundo. Los venezolanos estamos celebrando muy contentos esta Nueva Ley del Trabajo que profundiza los derechos laborales y abre los espacios de la nueva sociedad.

Junto a esta Nueva Ley del trabajo, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, conformó el Consejo de Estado para estudiar el retiro de Venezuela de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos. Esta decisión ha sido severamente cuestionada por los que adversan al gobierno del Presidente Chávez.

Argumentan que nuestro país se encamina hacia el autoritarismo, pero parecen olvidar el silencio de esta Comisión Interamericana sobre los atroces asesinatos del ejército de los Estados Unidos en varias partes del planeta, las torturas en bases militares como Guantánamo, la invasión a países del medio oriente , la participación del departamento de estado norteamericanos en los golpes de estado en Chile en 1973 y Venezuela en el año 2002, donde derrocaron por cuarenta y ocho horas al Presidente Chávez. Es evidente que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos ha perdido su espíritu y naturaleza, está parcializada y no es objetiva. Venezuela y los países latinoamericanos deben crear su propia instancia de Derechos Humanos en la CELAC.

[email protected]

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.