A Jihad

Publicado em: 23/04/2011 às 22:07
A  Jihad

Por Raul Crespo.

El Medio Oriente convertido en polvorín por EEUU, relacionando 3 focos  que son volátiles entre sí. El armamentismo de Israel apoyado por Washington, para sistemáticamente hostigar a las naciones árabes provoco una carrera armamentista sin precedentes en la región. Dos, las heridas abiertas por asuntos fronterizos sostenidas por los países europeos en todo el tiempo que duro las colonias. Tres, los recursos petroleros convertidos en intereses económicos de las naciones desarrolladas seguirán provocando las Jihad, sin embargo, las guerras santas tienen su origen siglos atrás.

La mayoría de historiadores coinciden que el crecimiento y esplendor del islam se sitúa entre los siglos VIII y XII. Todo lo contrario al querer establecer con exactitud se decadencia, pero se presume que fue a partir del siglo XII aclarando que la civilización musulmana estuvo siempre bogante hasta el siglo XVIII, no así la preponderancia del islam como imperio que, se supone, duró hasta el siglo XII.

En los siglos XIX y XX todo lo contrario de lo que se pueda imaginar por la producción de petróleo, el islam descendió hasta situarse en el tercer mundo o países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Cualquiera sea el calificativo sus pueblos sufrieron muchas humillaciones que no terminaron con la independencia, porque continúan las intromisiones extranjeras generalizada por el petróleo y por el militarismo estadounidense y europeo, quienes organizan nuevos ordenes a nivel mundial para sostener su desarrollo industrial-económico en base a los combustibles fósiles.

Mahoma (570 u 80 al 620-50) fue un profeta no un teólogo. Su trabajo fue enorme al unir en un corto periodo de tiempo a las tribus dispersas y hacer las paces con los judíos de Medina, luego entró en guerra con la Meca por alimentos, robos a las caravanas, proclamándola “ciudad santa del islam”. Rodeado de una influyente elite de la primitiva comunidad musulmana, se contentaron con obedecer la ley que había proclamado en nombre de Alá, siguiendo sus ejemplos y enseñanzas para una fe simple y robusta satisfecha con ritos y pocas fórmulas para creer en un único Dios, invitando al monoteísmo por medio de sus profetas Abraham, Moisés y Jesús para castigar a los malos al infierno y a los buenos al paraíso.

Fe, que tiene 5 pilares, la oración 5 diarias y la del viernes en la mezquita, el ayuno del mes Ramadán, el impuesto o la limosna, no hay mas Dios que Alá y Mahoma es el enviado, la peregrinación hacia la Meca, 5 pilares a los que hay  que añadir la guerra santa o Jihad.

Después de la muerte de Mahoma, ocurrió la expansión del islam y las guerras santas son emprendidas por su sucesor Omar (634-644). En 10 años ocupó Arabia desde Egipto hasta Persia pasando por Siria y Palestina. La expansión árabe musulmana no se debió al Jihad sino a la reconquista de territorios y pueblos entregados a los recién llegados con quienes compartían tradiciones y modos de vida con los cuales el islam sintonizo fácilmente en Oriente Medio, no así con los pueblos del Norte de África, en los siglos VII y VIII más tarde España cayó de un solo golpe por el 711.

Las familias de los Omeyas y los Abbasidas, en feroz disputa, decían ser los descendientes del profeta entre los años 660-750 convirtiendo a Damasco en el campo de esa lucha. En el siglo XII se inicia la implosión del mundo islámico, la casta de los nuevos guerreros Almadaviles, los Almohades se apoderan del califato en España. Lo mismo ocurre en el Norte de África con los Saharianos y los Bereberes y los turcos apropiándose de Oriente Medio, ese mismo contacto permitió a los turcos islamizarse contribuyendo con su cultura como paso con los europeos cuando llegaron los árabes.

Las cruzadas del siglo XII al XIII de Ricardo Corazón de León contra el sultán Saladino fueron las primeras alianzas multinacionales no solo contra los árabes, quienes convivían tranquilamente con los cristianos en el Medio Oriente, estaban dirigidas contra el nuevo poder que significaban los turcos que en el año 1071 se apoderaron de Jerusalén. Ahora se forman coaliciones contra Irán, Irak, para frenar el fundamentalismo chiita que lucha contra los sunitas pronorteamericano y contra el mismo imperio.

Esas cruzadas movilizaron a una sociedad europea guerrera combatiendo permanentemente por lograr hegemonías y conquistas que vieron en la riqueza de Oriente un codiciado botín, y permitiría una tregua entre las tribus de Europa, subdesarrolladas. Las cruzadas se encontraron con el esplendor y desarrollo musulmán años después esas guerras provocaron el deterioro de esa cultura y del imperio islámico. Madres sirias aun hoy dicen a los niños “si se portan mal Ricardo Corazón de León vendrá para llevárselos”.

En 1571 la Santa Alianza derrotó a los turcos abriendo la explotación comercial y política de Europa hacia el Mediterráneo, nueve siglos después VIII-XVI los cristianos se apoderaron de Oriente. El primer asalto a los árabes lo protagonizó Napoleón, al ocupar Egipto en 1798, estratégico lugar para su fuerza naval en guerra con Inglaterra. Los franceses permanecieron en Egipto 3 años hasta 1801, después los británicos tomaron Egipto como un protectorado.

El segundo asalto se produjo con la liberación de Grecia, en donde Francia e Inglaterra impusieron un rey alemán para acelerar el abandono de los turcos, el tercer capítulo es la apropiación de Argelia por fuerzas francesas, la más larga invasión en las puertas del Mediterráneo y del Atlántico, la cuarta incidencia que favoreció la dominación europea en el Medio Oriente y en el Norte de África, fue la construcción del Canal de Suez (1855-1888) Una vez que Inglaterra anexó Sudán, abandonó Egipto en 1899, cuando los ingleses ya controlaban la ribera occidental del Mar Rojo y desde el Mediterráneo hasta el Océano Índico.

Rusos, franceses, ingleses y alemanes cayeron sobre los turcos, el grito de Guerra Santa lanzado desde Estambul no fue escuchado por las naciones árabes ya divididas e invadidas por algunas naciones europeas, África del Norte bajo dominio francés, Egipto, Sudán e India, invadidos por los ingleses y Asia menor por los rusos.

Desde la Segunda Guerra mundial se fortaleció la Jihad contra los norteamericanos, quienes como potencia hegemónica lideraron las reparticiones para sostener la economía petrolera centro nervioso del capitalismo, después de la primera guerra mundial los europeos se repartían esa parte del mundo.

En 1967 Israel  ocupa Jerusalén y los territorios palestinos. McNamara, Secretario de Defensa, comunica al presidente de EEUU LB Johnson, dejar en absoluta libertad a Israel sobre sus vecinos árabes o enviar una flota a la región, con esa libertad Tel Aviv anexiona Jerusalén, ocupa Gaza, Cisjordania, el Golán y el Sinaí, en 1978 se adueña de los territorios meridionales del Líbano, en 1981 ataca Irak, en 1982 nuevamente invade Líbano, en 1985 bombardea Túnez.

Simultáneamente, Israel aumenta su poderío militar con apoyo de Europa y EEUU, convertida ya en la sucursal de EEUU para vigilar el Oriente Medio. En este sector del mundo no habrá paz mientras no se resuelvan los asuntos del Estado israelí en territorio palestino, conflicto que ayuda a estadounidenses como a europeos a quienes no les interesa una verdadera conferencia de paz fuera de la publicitaria. En esas circunstancias las Guerras Santas en Líbano, Palestina e Irak, continuarán hasta no expulsar a los invasores.

 

 

Deixe uma resposta