A catástrofe como estratégia

Por Orlando Balbás.

En Venezuela se enfrentan  en la actualidad dos proyectos de vida, dos formas de hacer política, dos formas de responderle al pueblo  para satisfacer sus necesidades. Los representantes de  la vieja política que responden al modelo capitalista dependiente, desde hace años perdieron apoyo en las bases populares y los que defienden la idea de vivir en una sociedad justa, que comprendieron el significado de la igualdad, el fenómeno de la exclusión y las causas de la pobreza,  irrumpen con un nuevo liderazgo en nuestro país, con una propuesta diferente basada en la Constitución de 1999, encaminada a legitimar la  democracia participativa y protagónica.

Con la lucha por el  cambio social teniendo como norte el Socialismo y la búsqueda del desarrollo económico con inclusión y bienestar para las mayorías, en la nación venezolana ha tomado mucha fuerza el poder popular y la organización de las comunidades, el control obrero sobre algunas fábricas y empresas manufactureras. El desarrollo de la producción social es un gran avance, pero se siguen tomando iniciativas trascendentes en el ámbito económico y otras áreas de la vida nacional.

En estos tiempos de revolución, es indudable la popularidad del Presidente Hugo Chávez Frías, quien cuenta con una amplia y contundente aceptación en el pueblo de Venezuela. Es el candidato de las mayorías para el 07 de octubre de 2012 y puntea las encuestas  con una evidente y amplia ventaja. A estas alturas del juego es cuesta arriba superar el puntaje del Comandante Chávez en la preferencia electoral.
Ante una realidad como la descrita anteriormente ¿Qué intentan hacer los enemigos de la revolución?
Están empeñados en acceder al poder político por cualquier vía y para ello tienen en su agenda, medidas urgentes que accionar  para ir generando el caos y el  pánico. La idea es conducir a una catástrofe dentro de la  estrategia electoral, para tratar de desmoronar la enorme ventaja que les lleva el líder y símbolo de la liberación de América Latina y el Caribe, como es el Presidente Hugo Chávez.

El gobierno estadounidense, en su desespero por superar la crisis económica interna, que padece y las sucesivas guerras que dirige en el Medio Oriente y el norte de África, busca controlar de nuevo nuestro petróleo y de esa manera sobrellevar el desequilibrio e inestabilidad en el comercio petrolero.Siguen siendo los gringos, el bastión donde se produce  y preparan todas las acciones terroristas, como las de utilizar un alimento vital como el agua para incidir en desestabilización política y crear desconfianza hacia Chávez. La denuncia del Presidente de Venzuela sobre la posibilidad de un plan para asesinar al candidato de la derecha, es muy seria y objetiva, pues se ubica en la visión de la situación catastrófica que arrasaría la tranquilidad de la sociedad y gestaría todo un movimiento internacional acusando al primer mandatario de un hecho tan diabólico como ese. Es que la candidatura de Radonski es un plan de la CIA y el poder económico que domina el mercado mundial y quiere controlar las riquezas de nuestra nación venezolana.

La conspiración está en marcha, los ciudadanos venezolanos debemos estar informados de manera objetiva y los organismos de seguridad, atentos a los actos de los opositores.  Los medios de comunicación privados se convierten nuevamente en el centro neurálgico de este conflicto tan vulnerable.      ¿Qué acto miserable  harán en pocos días?

[email protected]

Imagem tomada de: poderenlared.com ( À esquerda, Capriles Radonski)

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here