A caminho do fim da civilização?

Publicado em: 08/08/2010 às 16:33
A caminho do fim da civilização?

Por Orlando Balbás.

El tema de la posibilidad del fin el mundo, cada vez cobra más fuerza en las producciones cinematográficas, literaturas, conferencias, encuentros. Pero muy poco se discute la realidad de una crisis civilizatoria. Desde 1492, Europa impone en la America su civilización, diametralmente opuesta, con paradigmas abismalmente distintos, a los encontrados en estas regiones que  ellos  compararon con el paraíso bíblico, denominado “el Nuevo Mundo”. El mercantilismo, como sistema económico del “viejo mundo” sigue su trayectoria consolidando con nuestras riquezas el capitalismo europeo y aliviando la carga de la deuda de España con otras naciones. De allí surgen los explotados que producen la riqueza a los dueños de los medios de producción, la propiedad privada se engalana generando desposeídos y pobreza en las mayorías. Inglaterra, insurge como la madre imperial del capitalismo y su gran fuerza naval que domina los mares.

En contraposición, las sociedades de nuestra America, se caracterizaron por su multiplicidad en la producción de bienes para la vida y sus relaciones económicas fundamentalmente colectivistas y de intercambio de especies. Los líderes o caciques, se destacan por su sabiduría, fortaleza y voluntad. Los llamados “emperadores” ejercían su influencia fundamental en la organización política, militar y la espiritualidad.

Los Mayas, Incas, Aztecas, Chibchas, Timotocuicas, Arahuacos, Caribes, representan sociedades definidas en la defensa de sus territorios. Consustanciados con la naturaleza, adoraban al sol, la lluvia, los ríos, a la misma tierra que le daba los alimentos. Su cosmogonía era reflejada en la práctica diaria. Todo giraba en el ciclo de la vida. Los europeos se presentan ante nuestros pueblos originarios de America, con ejércitos bien equipados: armas de fuego, espadas, su dios, sus santos y la biblia. Exterminaron nuestra población, esclavizaron a indios y africanos, practicaron en pocas palabras el genocidio y etnocidio.

Más de quinientos años han pasado y las grandes potencias occidentales no dejan de dominar por la fuerza y la ideología. Continúan conquistando espacios territoriales, saquean los recursos energéticos e imponen sistemas de gobierno aliados a sus intereses. La civilización capitalista está en su grado más crítico y peligroso. El gran polo del poder mundial perdió territorios estratégicos que está dispuesto a recuperar y ya desató una escalada militar poderosísima, con armas nucleares y altamente destructivas. Los submarinos nucleares, portaviones, buques de guerra y soldados en el golfo pérsico como amenaza a la República Islámica de Irán, a lo que responde su Presidente: “Ustedes respaldan a un país que cuenta con cientos de bombas atómicas, pero dicen que quieren detener a Irán, que podría eventualmente tenerla un día…” Amenazan a Corea del Norte por oponerse al dominio yanqui, acusan desde la casa blanca a Venezuela de colaborar con el terrorismo, el mismo presidente Barack Obama, califica de terrorista al gobierno cubano. Ochocientas bases militares en el planeta, la gran crisis económica de los Estados Unidos dejó sin viviendas ni trabajo a millones de norteamericanos. Junto a todo el desastre interno de la más poderosa nación del mundo y su despliegue militar planetario, está la campaña mediática, que utiliza la propaganda sucia para justificar las agresiones e intervenciones en cualquier zona de su interés.  Recordemos el caso de Irak, allí se utilizó el argumento de poseer armas biológicas de destrucción masiva para invadir eses país. Mataron a su presidente Sadam Hussein, la ONU comprueba que no existen tales armas, pero allí permanecen las fuerzas norteamericanas y la OTAN. La inminente guerra con Irán  será la amenaza más grande contra la humanidad, pero es un indicativo de la desesperación por mantener el control del poder en el planeta. Estamos ante la gran debacle de la civilización capitalista.

[email protected]

Deixe uma resposta