A alegria de perder a vida

Publicado em: 30/06/2011 às 10:58
A alegria de perder a vida

Por Ronnie Huete.

Dos años después de la asonada castrense en nuestra patria grande, Latinoamérica en el Estado de Honduras, los hondureños retomamos el espíritu rebelde de Lorenzo Zelaya, Tomas Nativi, Fidel Martínez, el padre Guadalupe Carney y los demás que ofrendaron su vida con la alegría de emancipar esta tierra centro americana bajo el legado de Francisco Morazán.

Tegucigalpa. El retroceso en Honduras  inicio con las voces fascistas militares que en los medios de comunicación anunciaban y que aferrados a una falsedad, defendían la soberanía y la patria en la mañana del 28 de junio de 2009.

Esa arrogante voz que emitían las radios locales de Honduras conocidas hoy como golpistas intentaron esparcir el miedo a los hondureños, pero resulto lo contrario.

Esa madrugada la plaza la merced fue abarrotada por los que sobreviven el día sin pensar en el mañana, esos trabajadores a los que el sistema llama buhoneros se plantaron de pie frente a la cobardía militar y policiaca que tenía sus tanquetas, armas, y demás artefactos de tortura masiva,  preparadas para atacar a la esencia popular.

Jóvenes artistas, profesionales, universitarios, personas de la tercera edad no entendían porque un minúsculo grupo económico se oponía a escuchar por primera vez sus voces acalladas durante décadas.

Gendarmes de la económica

Pero, no fue así se despertó la aptitud de luchar por esta tierra, por rescatarla de los criollos árabes que hoy se definen como los gendarmes de la economía débil y que fortalecen vendiendo el territorio.

Los gritos que se escucharon en la plaza de la merced fueron trasladados en frente de casa presidencial en donde las señoras con la esperanza de que se hiciera la consulta popular, comenzaron a pedir los votos de esa encuesta de carácter no vinculante.

Todos firmaron simbólicamente entre los militares, policías  y antimotines que se acercaban al lugar para derrumbar a un pueblo que iniciaba una Resistencia pacifica.

Los militares ingresaron a Casa presidencial y eran golpeados por las mujeres que indignadas y con la rabia de querer revertir lo inevitable escupían el  rostro de estos “gorilas” que seguían órdenes financiadas por la burguesía terrorista que pago muy bien al mejor de los títeres, Roberto Micheletti Bain.

Perro de mezclas

Micheletti Bain de ascendencia italiana e inglesa es una mezcla de un perro que duro más de lo que debía estar en esta tierra y ya en sus últimos días de vida decidió convertirse en el perro de los oligarcas asesinos.

La madrugada del 28 de junio todos los que estuvimos ahí, vimos nuestro sueño cumplido de un pueblo levantado sublevado con un horizonte lleno de revolución insurreccional y permanecimos ahí.

Fuimos testigos de la peor de las cobardías cuando en la madrugada una camioneta blanca disparo a la masa que se encontraba haciendo una velada pacifica, exigiendo el retorno de la democracia.

Todos nos tiramos al suelo bajo esa lluvia y agua que llenaba la avenida de la Casa Presidencial. Una señora comenzó a exaltar el nombre de Dios para que no sucediera nada a los que estábamos tirados en el suelo resguardándonos de las balas de estos cobardes militares que hoy ostentan cargos públicos.

Fogatas urbanas

Un repentino apagón de luz mientras el sonido estridente de los aviones que sobrevolaron el cielo, no permitió claudicar esa velada y los jóvenes comenzaron hacer fogatas urbanas con los neumáticos que estaban en los alrededores de esa avenida en donde se ha convertido el micro mundo de los oligarcas.

La sombra de las torres que están a lo alto de las lomas del guijarro temblaba al ver al nuevo hondureño, parado, con frio, mojados y gritando el regreso de un presidente que había ofrecido alternativas a los más necesitados.

Una vez encendidas las fogatas, comenzaron a calentar un poco el terrible frio provocado por la lluvia y las bromas y las alegrías comenzaron a brotar de forma espontanea, pese a que la vida de los que estuvimos ahí, peligraba.

No importaba, porque lo único que podemos perder los pobres son las cadenas exaltaban como una consigna. Esa madrugada es inolvidable, Camilo Átala y Fredy Nasser, porque su cobardía se engroso al sentir la energía revolucionaria que ahí comenzaba.

Malestar Facussé

El puño en alto de los y las que en esa noche y madrugada del 28 de junio de 2009 alzaban, exigiendo ser escuchados te causo malestar Miguel Facussé Barjum, octogenario que seguramente tuviste que mandar a llamar a tus médicos rastreros.

Ricardo Maduro, no tuviste las agallas de hablar con Micheletti, pero si fuiste corriendo a Estados Unidos a pedir auxilio de lo que se gestaba en Honduras.

Carlos Flores Facussé te preocupaste demasiado por tu hija a esa que insultas delante de todos los periodistas de ese diario fascista y la mandaste al exterior. Te duele saber que no perteneces al linaje directo de los árabes en Honduras y que desheredaron a tu madre y que tu hija es una analfabeta funcional, debido al maltrato que brindabas a tu esposa.

Ese golpe de Estado que fraguaron junto al departamento de Estado de Estados Unidos, cuya hegemonía guerrillera los llevara a la derrota de su imperio como bien lo describen los legados históricos, de antiguos imperios como Roma que no pudieron sostener tantas guerras.

Vergüenza

En Fin, a dos años de un golpe de estado militar, religioso, empresarial y político que ustedes organizaron sirvió para levantar a las masas desde la aldea más remota hasta las ciudades más importantes de estas Honduras.

Sobra decir que son la vergüenza de la comunidad árabe que lucha en su revolución en Palestina, Libia, Yemen y Siria, cuya geografía desea ser conquistada por los Estados Unidos y Europa para hurtar las riquezas naturales que ahí yacen.

Retomando la madrugada de ese 28 de junio de 2009, será un recuerdo viviente en donde el embrión revolucionario comenzó a dar sus primeros pasos en el andar de la emancipación popular.

Todas y todos los que estuvimos ahí tenemos grabadas las imágenes de esa alegría por perder la vida, por defender este pedazo de tierra que pertenece a nuestra grande patria Latinoamérica.

Ya, en la mañana, que sean las imágenes que hablen y dictaminen el camino que debemos de seguir, puesto que ahora estamos en otro.

El autor de este artículo y fotografías  es corresponsalía  voluntaria de la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica,  La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil

Deixe uma resposta